viernes, 25 de junio de 2010

Michael Jackson - Thriller (1982)

Publico con unas horas de antelación debido a que este fin de semana estoy ausente de mi domicilio. Dicho esto, de forma escueta que no quiero enrollarme, pasemos a lo que nos ocupa esta semana. ¿Qué falta por escribir sobre este disco que nos ocupa esta semana? Yo creo que nada. Todo está dicho. Y, ¿hace falta que desde aquí apoyemos su escucha o su rescate del olvido? Pues no, ya que es un disco que siempre está presente y se trata de uno de los discos más vendidos de la historia de la música moderna (sino el que más). Entonces, ¿para qué vamos a hablar de él? ¿No es acaso este un blog que suele luchar por recuperar discos olvidados o grupos que están en un nivel inferior de conocimiento popular? Pues sí, pero igual que ya pasaron Madonna o Springsteen entre otros, Michael Jackson es pieza básica de la música moderna y esta obra es imprescindible, les guste a algunos o no. Por ello, y para celebrar nuestro 2º aniversario he tenido a bien decantarme por tan alta elección.

Además, sirva en parte para homenajear a Michael Jackson, justo cuando se cumple el primer aniversario de su fallecimiento, que en su día coincidió con el primer aniversario de nuestro blog. No es tarea fácil abordar obras tan grandes e importantes. Siempre me supone un grave respeto y cierto miedo el extenderme en mayor demasía de la que de por sí es habitual en mis artículos. Intentaré sintetizar lo máximo posible.

Jackson a comienzos de los 80 ya había despegado su vuelo por su solitario más allá de su grupo The Jacksons Five, en el que tanto sufrió debido a la conducta autoritaria y dictatorial que su padre ejercía sobre la formación. De hecho, el anterior trabajo de Jackson “Off The Wall” ya había demostrado que nos encontrábamos ante una gran estrella. Canciones como “Rock with you” valían su peso en oro y tras este prometedor despegue definitivo, sería justo al siguiente paso cuando Michael dio de lleno en la diana.

“Thriller” sería el título de su siguiente disco. Este álbum supuso una conmoción brutal a nivel mundial. No solo por la calidad de sus canciones, sino por los excelentes videoclips y el gran despliegue audiovisual que se produjo alrededor de la promoción de la obra. La duración de la promoción del trabajo duró una barbaridad de meses, dando varias veces la errónea impresión de que “Thriller” fuera publicado en 1983 o hasta el 1984. Y es que individualmente “Beat it”, “Billie Jean” o la propia canción título fueron sacudidas puntuales durante varios meses cuando fueron editadas como singles o estrenados sus videoclips en la televisión.

El comienzo de “Thriller” nos muestra una animada canción titulada “Wanna be startin’ somethin’”, que choca de primeras al acceder a la obra si es que te has guiado por las canciones más conocidas extraídas de la misma. El caso es que aquí se nos presentan animadas secciones de viento y coros luminosos escudando a Jackson, que quizás entroncan el mundo musical del que proviene el artista con la proyección internacional y el nuevo estilo que abrazaría a partir de aquí. En 2º lugar nos encontramos con “Baby be mine” que es una delicia de pop ligero, con unas acertadas melodías de teclado, sobre ese ritmo funky suave que viene a regalarnos una de las joyas ocultas de “Thriller”, más allá de sus grandiosos éxitos individuales a nivel internacional. Pierde ritmo respecto a la alborotadora “Wanna be startin’ somethin’”, pero gana sensualidad en su sonido, aportándola así en este aspecto un resultado global mejor. Tras la sensualidad, se pasa a una lenta balada, que además es una especie de continuación en lo que al título se refiere de la anterior pista. Michael pasa de pedir “nena sé mía” a afirmar “la chica es mía”. Es una lenta balada que sirve como preludio o aperitivo de la gran traca central del disco con los 3 inmortales de la música moderna que se situarán seguidos a continuación. En el primer paso de ese triunvirato, nos encontramos con la canción que da el título a la obra. Apoyada en el respaldo inestimable del videoclip más famoso de la historia de la música pop (creo que en esta ocasión no hace falta que cuente de qué va), “Thriller” es un tremendo ejercicio de música electrónica con matices del soul clásico del que provenía Jackson, que ejemplariza la principal virtud del disco: la innovación y perfecta simbiosis de 2 géneros musicales enfrentados. Las bases rítmicas, tan contundentes y marcadas en la producción, junto a esos teclados y arreglos de viento son marca principal dentro de esta canción.Y si cabe “Beat it” situada a continuación, nos va suponer otro momento de frescura al introducir aquí matices de rock gracias a la guitarra de Eddie Van Halen. Es quizás la pieza más potente del disco y a ratos mi preferida. El clip grabado que, entre coreografías muy acertadas, muestra el ambiente de las bandas callejeras de las grandes ciudades de los Estados Unidos, fue otro gran fenómeno mediático. Dentro de la rotundidad de la canción, como ya he dicho, la parte de solo de guitarra es genial. Una canción muy pegadiza y llena de adrenalina, que entona a cualquiera que la escuche de camino a su trabajo por la mañana. El tercer gran hit es “Billie jean”. Con el estribillo quizás más recordado de Jackson “Billie jean no es mi amante…” es asimismo de los más memorables dentro de la historia del pop en general. Jackson en el video muestra sus pasos de baile en esa acera de baldosas luminosas, conformando otro fotograma imborrable de los últimos 30 años del pop. No deja de ser curiosa esta disposición de los 3 grandes hits del disco seguidos y en la parte central de “Thriller”. Creo que lo más acertado hubiera sido alternarlos, pero bueno, supongo que dentro del universo de Jackson, en aquella época en la que medían tan milimétricamente todos sus pasos, algún motivo de peso habría para poner de esta guisa el set list del álbum. En todo caso, estas 3 canciones que nos han venido seguidas, pueden estar sin ningún tipo de duda en el top 5 de las mejores canciones de Jacko. Tras tanta sacudida durante los 3 últimos cortes, la relajada “Human nature” se agradece gracias a la calma que nos transmite, lo cual nos permite recuperarnos de tanto ritmo y emoción transmitida en los 3 pesos pesados que se han encadenado en la parte central del disco. Luego “P.Y.T. (pretty young thing)” retoma el pulso con sus animadas bases rítmicas y su desenfadado carácter pop. Casi nos recuerda a los sonidos de algunos pasajes del anterior “Off The Wall” en ciertos momentos. En todo caso “P.Y.T. (pretty young thing)” es una pieza llevadera y animada que no desentona en “Thriller”. Sin embargo, Jackson dispone como cierre una lenta balada, que no queda mal como último paso, apoyada en unos teclados muy suaves y delicados para dar forma a “The lady in my life”. Es un final muy discreto, quizás demasiado discreto para un disco que guarda dentro de sí 3 inmortales de la música moderna (“Beat it”, “Thriller” y “Billie Jean”) y otras piezas tan interesantes como “Baby be mine” o “Wanna be starting something”.

Y esto es lo que contiene dentro de sí “Thriller”, que no es poco. Estamos ante uno de los discos más exitosos de la historia de la música moderna y en los años 80 tan solo discos como “The Joshua Tree” de U2 o “Like A Virgin” de Madonna supusieron estremecimientos tales como los que ocasionó este disco de Jackson. Tal fue la repercusión y tan largo se extendió en el tiempo la promoción del disco, que en la década de los 80, cuando los artistas normalmente editaban un disco por año, Jackson se permitió el lujo de esperar 5 años hasta que publicara “Bad”.

La repercusión mediática del disco fue exagerada. Michael Jackson se convirtió en la gran sensación del momento y en un símbolo mundial. Pasó a ser uno de los personajes más imitados por sus innovadores bailes, movimientos y también por su estilismo. Jackson fue de los primeros que supo aprovechar el gran avance audiovisual que el mundo de la música experimentó a comienzos de los años 80. Sus videoclips promocionales son un buen ejemplo de ello.

No obstante, estos días tan felices para Jackson fueron a su vez paradójicamente los del inicio de su lento declive. Es cierto que tanto “Bad” como “Dangerous” fueron discos con una repercusión importante, aunque dichos trabajos no hayan entrado en la historia de la música con letras doradas como es el caso del disco que hoy hemos homenajeado, ni tampoco como es el caso de “Off The Wall”, que cada vez está más valorado.

Me refiero a lo del declive debido a que hace un año y a raíz del inesperado fallecimiento del artista, se desveló un video con un tétrico accidente laboral del Jackson al realizar una promoción para una conocida marca de refrescos. Michael sufrió una explosión de unos fuegos artificiales cerca de su cabeza que hicieron que su cabellera se prendiera y a consecuencia de ello sufriera severas quemaduras en su cráneo. Esto derivó en la necesidad de tener que tomar calmantes y el comienzo de los problemas de salud de Jackson.

No vamos a hablar del progresivo descrédito que fue acumulando esta estrella a partir de 1996 en adelante hasta que falleció el año pasado. Curiosamente su bajada de popularidad más pronunciada empezó tras la humillación a la que mi admirado Jarvis Cocker, líder de Pulp, sometió a Jacko en los Premios Britt del citado año.

Dejando de lado todas esas consideraciones, hay que reconocer que “Thriller” es un gran disco y que Michael Jackson fue la estrella más importante, deseada, admirada y también la que más curiosidad levantó desde 1982 hasta mitad de los años 90. “Thriller” es un excelente conjunto de canciones con una triada de clásicos inmortales de la música pop que no tienen posibilidad de discusión alguna.

Sirva este humilde post como una especie de homenaje que desde este blog realizamos al peculiar Michael Jackson, recuperando su disco y sus días más gloriosos, en los que este personaje era protagonista por su música y no por sus excentricidades. He de decir que Jackson no está ni de lejos entre mis artistas favoritos, pero no es de los casos que me causen animadversión, con lo que he tenido a bien rendirle este pequeño tributo justo en esta semana que se cumple un año de su muerte. No obstante, y tras haberles confesado esto último, he de decirles que escuchar “Thriller” es una experiencia satisfactoria aunque no seas fan de Michael Jackson; espero que se animen a ello pues.

Llegamos al final de nuestra 1ª temporada en Radio Universitaria de Alcalá de Henares. Este miércoles pasado se pudo escuchar nuestro penúltimo programa dedicado a “The Lexicon Of Love” del grupo ABC. Ya saben que pueden escucharlo este sábado a las 19.00h en http://www.ruah.es/online.html, y así se lo recomiendo pues tardaré algo en subir el “DMR 1-23”.

No obstante, lo importante para mi llega este próximo miércoles 30 de junio de 2010 en nuestro último programa, con una gran sorpresa que les hemos preparado para despedirnos hasta septiembre. No voy a desvelar la misma por un sencillo motivo: sé que es mucho pedir, pero me gustaría que en la medida que sus quehaceres se lo permitan, este próximo miércoles estén presentes a las 22.00h en http://www.ruah.es/online.html para escuchar en directo nuestro último programa. Evidentemente subiré el audio de lo que les tenemos preparado en el futuro al servidor ivoox, pero me gustaría que registráramos una buena marca de audiencia para despedirnos por esta primera temporada. Sé que no me defraudarán.

2 comentarios:

serreina dijo...

Genial disco. Aún recuerdo las navidades que emitieron el video por la tv. Era un crío, y me asusto, pero a la vez me encanto.

Uno de los mejores artistas del siglo XX sin duda como bien dices, que aunque no a todo el mundo tenga que gustar, bien se merece el reconocimento.

Y enhorabuena por el aniversario. Espero seguri leyendote por muchos años más.

Espero poder estar en la escucha en directo del programa, tengo ganas de ver que sorpresa nos teneis preparada.

Un abrazo amigo

Abacab dijo...

Serreina, todo lo que apuntas es cierto. Digamos que el personaje se acabó tragando al artista o músico y fue una pena.

Ya te vi en directo en la emisión del programa el otro día comentando en el chat. Me hizo mucha ilusión verte por allí. Gracias por lo del aniversario. Aguantaremos por acá todo lo que nos lo permita el cuerpo.

Un abrazo también para tí. Gracias por escribir.