sábado, 9 de abril de 2011

The Smiths - Meat Is Murder (1985)

Poco, demasiado poco han pasado por aquí The Smiths. De hecho, solamente han pasado una vez, allá por los inicios del blog, en lo que fue el tercer post (al margen del post de introducción), con la revisión de quizás su mejor disco, que no es otro que el enorme “The Queen Is Dead” de 1986. Desde entonces, julio de 2008, solamente su vocalista Morrissey ha supuesto un momento de recuerdo al entorno del grupo con el artículo que hace más o menos un año realicé sobre su disco en solitario “Vauxhall And I”. También hay que apuntar que sendos artículos se trasladaron al programa de radio y si lo desean pueden escuchar el resultado en nuestro perfil de ivoox (“Dmr 1-2” y “Dmr 2-19”).

Tampoco es que The Smiths tengan una trayectoria dilatada y por lo tanto una discografía amplia donde elegir. Discos propiamente de estudio tienen 4 y tras “The Queen Is Dead”, el resultado lógico es que nos quedan 3 ítems por analizar, aunque también podríamos tratar como discos de estudio a los pseudorecopilatorios “Hatful Of Hollow” y “The World Won’t Listen”, ya que The Smiths era un grupo que trabajó de forma intensa a la par que impecable el formato single, por lo que esos recopilatorios incluyen temas que no se encuentran ni en “The Smiths”, ni “Meat Is Murder”, ni “The Queen Is Dead”, ni “Strangeways, Here We Come”; además, las que sí se encuentran en esos discos, suelen incluirse en estos 2 ítems en forma de sesiones en la BBC o en definitiva con otra toma distinta; este aspecto principalmente en “Hatful Of Hollow”.

Bueno, que me enrollo demasiado. Nos ocupará hoy el 2º disco de estudio del grupo, editado en 1985, de directo título, “Meat Is Murder”. Tras la buena acogida del lp de debut, de título homónimo al nombre del grupo, y por otro lado comprobar el gran éxito obtenido por ese compendio estupendo “Hatful Of Hollow”, el cual se mantuvo en la lista de los álbumes más vendidos durante una infinidad de semanas, The Smiths estaban situados de forma perfecta para dar un golpe de efecto y confirmarse como una de las grandes bandas del momento, que además basaban su éxito en un sonido muy alejado de las corrientes sonoras que proliferaban en la década de los 80. The Smiths no fallaron en el intento y dieron lugar a un lp mítico dentro de la historia de la música y que a día de hoy se encuentra en dura pugna con su sucesor “The Queen Is Dead”, para ver cuál de los 2 puede considerarse mejor.

Yo personalmente soy más de “The Queen Is Dead”, pero con el paso del tiempo “Meat Is Murder” me ha ido gustando cada vez más. Veamos pues qué aportaron en 1985 a la historia de la música el cuarteto formado por Morrissey a la voz, Johnny Marr a la guitarra, Andy Rourke al bajo y Mike Joyce a la batería.

“The headmaster ritual” abre con una crítica clara de Mozzer hacia la educación británica, algo con lo que ya se atrevieron unos años atrás los Pink Floyd en The Wall. Aquí Morrissey construye ese dardo envenenado contra la educación escolar sobre una melodía de tiempo medio, sin grandes estridencias sonoras, y en la que destacan los coros de la parte final que aporta Morrissey al micrófono. En la 2ª pista de la obra pasamos al rockabilly de la mano de “Rusholme ruffians”. Un tema como poco animado y que constituye uno de los guiños que The Smiths hacían de cuando en cuando a géneros que no estaban muy de moda en aquellos días, demostrando riesgo por su parte. No obstante, “Rusholme ruffians” se queda a la altura del betún cuando escuchamos a continuación la brillantísima “I want the one I can’t have”. En esta pieza la melodía rítmica tan rápida y luminosa de Johnny Marr da lugar a una canción irresistible, en la que Morrissey campa a sus anchas entonando unas de sus letras de amores imposibles, en lo que podría ser en parte un pequeño adelanto del desarrollo definitivo del texto de la magna “There is a light that never goes out”. Se adopta tras este desenfreno melódico una canción más cáustica como es “What she said”, mucho más ruda, que contemporiza un poco el ritmo, para que a continuación entremos en la reflexiva “That joke isn’t funny anymore”, donde la máquina sonora baja notablemente de revoluciones, cediendo el protagonismo a Mozzer, el cual se gusta en varios momentos al micrófono. Este tema, bastante acertado por lo general, quizás peca un poco de repetitivo en la parte final, y además hace una especie de amago de terminar, para posteriormente volver a repuntar durante unos segundos.Uno de los clásicos que incluye la obra, sin lugar a dudas, es “How soon is now?”. Esta canción con el tiempo ha ido ganando adeptos y ha sido versionada en un razonable número de ocasiones por diversas bandas. Nos enfrentamos a una pista en la que las guitarras de Johnny Marr suenan más incisivas y corrosivas que nunca en el disco, y que por lo general destila un cierto desasosiego en su melodía. La letra es ciertamente depresiva, y en la misma Morrissey afronta parte de sus problemas de personalidad, en los que pone sobre la mesa su poco éxito en el plano sentimental y su extrema timidez, lo cual le conlleva ciertos problemas de índole sociológica que hacen que regrese a casa con ganas de morirse. Dispuso de un videoclip, con un collage de imágenes del grupo tocando en directo, alternadas con otras de una actriz en actitud nihilista y disoluta, que no hizo mucha gracia a Morrissey, gran detractor de los videoclips en aquellos días. Hay que mencionar que no en todas las ediciones que existen del disco se incluye “How soon is now?”, y es que originariamente no estaba en el track list. “Nowhere fast” puede suponer en parte un adelanto de “The Queen Is Dead”, ya que aquí Mozzer suelta eso de “me gustaría bajarme los pantalones delante de la reina”. Se trata de una canción acelerada, con la máquina sonora de los Smiths rindiendo a un buen nivel. Una de la grandes joyas ocultas del disco es “Well I wonder”. Una lenta balada, de cierto carácter nocturno y lluvioso, este último aspecto sobre todo debido al efecto de sintetizador logrado, y eso que el grupo renegaba de la electrónica. En todo caso, la canción es nuevamente una oda a la desesperanza, resultando maravillosa esa línea de guitarra acústica de Johnny Marr, aderezada de las acusadas y graves notas del bajo de Andy Rourke, las cuales tienen una presencia muy importante en las mezclas de producción en este caso de forma muy acertada. Es quizás mi favorita del disco, ya que hasta los falsetes finales de Morrissey son en cierto modo comedidos y no chirrían de cara a romper la perfecta armonía y relajamiento que te reporta esta excelsa balada a cargo de The Smiths, en la que Mozzer pide “por favor, tenme presente”. El penúltimo capítulo de la obra es “Barbarism begins at home”, una canción algo bestia en su letra, y que incluye una melodía realmente movidita, pero que sin embargo se basa en una cierta repetición de unos acordes, que vienen a crear un cierto efecto hipnótico o de trance. Aquí destacan nuevamente y por 2ª vez consecutiva tras “Well I wonder” ciertas notas del bajo a cargo de Rourke y por otro lado ciertos gritos que se marca Morrissey de cuando en cuando en la canción. El final lo reporta la proclama del disco, “la carne es asesinato”, en la que Morrissey hace apología clara de su vegetarianismo. Es una pieza lenta, pero que cambia el enfoque de balada que tenía “Well I Wonder” para adoptar un tono más gris y agrio, con ciertos efectos sonoros que te pueden descuadrar un poco, como son ciertos mugidos de vacas. A ratos el sonido resulta hipnótico por el loop de los acordes de guitarra de Marr. En todo caso, es un buen cierre de disco.

Simplemente con advertir que “Meat Is Murder” fue a la larga el único disco de The Smiths que llegó al número 1, bastaría para advertir su importancia en un año que no fue manco a la hora de recibir discos maravillosos como “Hounds Of Love” de Kate Bush o “Songs From The Big Chair” de Tears For Fears. El resto de lps de The Smiths se quedaron a las puertas del número 1 en su momento, todos en un meritorio y notorio 2º lugar de la lista de álbumes más vendidos en el Reino Unido. Es un disco bien cuidado, con el sonido o regusto más potente de los Smiths en un lp de estudio a lo largo de su carrera, y que mantiene la tradición de portadas enormes de la formación, con esa instantánea mítica del soldado con el lema del título del disco inscrito en su casco.

La clave de “Meat Is Murder” reside en que terminó de confirmar a The Smiths como uno de los grandes grupos de la década. Lo que quizás nadie intuía es que el grupo no avanzaría más allá de 2 años vista y en 1987 se desintegrarían por la rúptura del frágil equilibrio de egos que había entre Morrissey y Marr, sus 2 claros líderes. Esto se puede apreciar en la entrevista que ofrecieron a Paloma Chamorro en La Edad De Oro, en la que se tenían un respecto y distribución de la importancia casi cartesiano en lo que a los turnos de respuestas se refiere, ya que una pregunta que iba claramente dirigida a Morrissey, éste se frena y le cede el turno a Johnny ya que en teoría le tocaba a él. Cuando se faltaron lo más mínimo al respeto (según la biografía de Luis Troquel, derivado de que Johnny Marr se fue de viaje a colaborar con Talking Heads haciendo uso de los fondos de la discográfica Rough Trade), The Smiths se fueron al traste. Y es una pena, ya que probablemente si el binomio Morrissey-Marr se hubiera prologando en el tiempo un lustro más, nos hubieran deparado cosas enormes. U2 serían los grandes beneficiados y aprovecharían el hueco vacío rápidamente con el lanzamiento de “The Joshua Tree” en los días en los que asistíamos al velatorio de The Smiths como grupo.

Consecuencia del disco que hoy analizamos, The Smiths realizarían una gira que a la larga fue la única ocasión que les pudimos ver en España, con una actuación en una sala de reducido aforo en Barcelona y con un concierto gratuito multitudinario en el Parque del Oeste de Madrid. De lo de la cancelación de su show en San Sebastián, mejor no diremos nada…

Después se meterían en estudio para dar forma a un disco menos aguerrido, pero lleno de verdaderas joyas de rock mucho más suave que el regusto general que te deja “Meat Is Murder”. “The Queen Is Dead” sería el resultado y para más información pueden leer el post que le dedicamos hace mucho tiempo o escuchar el programa de música que grabamos sobre el mismo. “Meat Is Murder” es de los discos más importantes de mitad de la década de los 80 y uno de los discos que explican por qué a día de hoy The Smiths son tan valorados en general. Solamente “vivieron” 4 años, pero en ese periodo les dio tiempo a editar de forma casi consecutiva “The Queen Is Dead” y el disco que hoy hemos revisado. Esta proeza está al alcance de muy pocos. Como cierre solamente decir que creo que no es mala época ésta para escuchar “Meat Is Murder”; los meses inmediatamente previos al verano le sientan muy bien a su música, y en esta ocasión me lo ha vuelto a parecer.

Este miércoles tenemos programa especial de entrevista a las 23.00h tanto en &radio como en RUAH. En los próximos días habrá un post especial informativo al respecto. El resto de la programación de nuestro programa de esta semana en &radio lo pueden ver en nuestro rincón de la web de la emisora.

6 comentarios:

Funes de la Torre dijo...

Miles de Bandas que no llegaron a componer un tema como the smiths, y ellos sacaron cuatro discos...
La verdad, prefiero que se hayan separado en vez de empezar a robar muchos otros, eso los hizo quedar como héroes.

Hace un tiempo leí la crítica de "The queen is death", pero se nota que hay una mejora en el análisis de los discos.
Siga profesando sobre estas grandes bandas que quedaron en el tiempo para muchos,
saludos

Funes

jairo F.Quindós dijo...

lOs smiths no nes uno de los grupos que mejor conozco la verdad, es más apenas los conozco aun asi Victor un gran post y como dice Funes día a día mejoras en tus cronicas sigue asi amigo un abrazo rojiblanco

serreina dijo...

Como siempre hago, leo tus post, a la vez que escucho en Spotify, la música de las que nos hablas. Y de nuevo tengo que admitir, que has recuperado un grupo que tenía muy olvidado. Ya he hecho una recopilación de sus temas, para poder seguir escuchandolos. Genial como siempre.

Un abrazo

el gato kilo dijo...

Como sabes este es mi disco favorito de los Smiths, quizas sea porque en mi opinion sea su disco mas social o porque es donde realmente materializan todo lo que prometian en su primer album o tambien porque en la carrera de Morrissey hay varios guiños a este album.

No se pero sea como sea es un disco importantisimo para la musica independiente, los Smiths y Morrissey en concreto con su imagen de intelectual gafapasta ponian las bases de lo que se ha denominado movimiento indie y que ha degenerado muchisimo en los ultimos tiempos dicho sea de paso.

Es un disco perfecto en el que no sobra nada y teñido por la violencia: violencia escolar, violencia urbana, violencia domestica...desde luego aqui no vamos a encontrar canciones que nos suban mucho el animo.
Me gusta mucho "headmaster ritual" sin embargo prefiero "teachers are afraid of the pupils" que es su correspondiente vuelta de tuerca, 11 años despues las cosas habian cambiado mucho en las escuelas y morrissey supo reflejarlo en todo un temazo, el rockabilly de "rusholme ruffians" esconde el miedo a Mancheste por ser una ciudad tan violenta en la epoca aunque el narrador finalmente expone una vision algo ingenua aunque probablemente sea pura ironia, el rockabilly lo podemos encontrar tambien en temas como "shakespeare's sister" o "pregnant for the last time" era un estilo que atraia bastante a los smiths y morrissey.
Si hay un tema que da un toque de color ese es "i want the one i can't have" aunque se note cierta frustracion por no tener a quien quiere, una tematica made in morrissey, "what she said" son los ramones con tones tragicomicos, es uno de mis temas favoritos.
"That joke isn't funny anymore" es de los temas mas tristes que han hecho nunca, su origen es las burlas de los periodistas britanicos hacia la tematica miserable del cancionero del grupo. "Nowhere fast" la veo incluso mas triste que "queen is dead" a pesar de lo de los pantalones, tiene una letra, como diria, es como si el interprete estuviera totalmente desnaturalizado, incapaz de sentir ningun tipo de emocion.

Bueno corto de momento que luego no se me publica el comentario.

el gato kilo dijo...

sigo:

"Barbarism.." es puro funky, aqui es rourke el que esta que se sale, de hecho reclamaria ser coautor de esta cancion que podria ser un excelente tema de baile si no fuera por la tematica tan dura, son cuatro frases pero que cuatro frases. Otra cancion con letra escasa es "well i wonder" que es una bonita cancion que me recuerda a "Asleep" y que se puede considerar un poco la antecesora de temas como "i know it's over" o "never had no one ever".
"meat is murder" que cierra el album del mismo nombre es todo un simbolo del vegetarianismo y la defensa de los animales, que puedo decir yo siendo un gato? pues que totalmente de acuerdo que leches!!
La cosa es que si te fijas bien la cancion no es la tipica parrafada de maltrato animal, aqui morrissey no va a por el tipico maltratador sino que va a por el que se esta friendo un filete en su casa, dificil hacer una cancion con estas premisas tan duras y que encima la cancion se convierta en una cancion popular y en todo un simbolo, pues esa es la grandeza de este tema y de este album con un titulo tan duro, porque me parece totalmente increible que un disco con un titulo asi fuera numero 1, no me lo imagino que pasase ahora, en eso el mundo de la musica se ha vuelto muy conservador.
Por otro lado he de decir que esta cancion donde realmente gana es en directo con una interpretacion totalmente histrionica por parte de morrissey, he aqui un ejemplo

http://www.youtube.com/watch?v=DhxabDfVQPw&feature=related


Para terminar "how soon is now" no se incluyo originalmente en el album pero seria añadida posteriormente en direfentes ediciones y en la version del album en otros paises, no se si en la version original en vinilo española publicada por nuevos medios incluyeron esta cancion pero juraria que si, los efectos de guitarra de Marr son sencillamente geniales, consigue mantener la tension durante toda la cancion y crear una sensacion fria que unida a la depresiva letra de Morrissey crean uno de los mas grandes temas de toda la carrera de los Smiths, quizas sea su cancion mas apreciada junto con "there's a light.." y "this charming man". El caso es que "how soon is now" es una cancion que me la puedo imaginar perfectamente tocada simplemente con sintetizadores, se presta mucho a esta instrumentacion en mi opinion o a mi me lo parece.

En "Meat is Murder" veriamos como Marr pule su estilo que alcanzaria sus maximas cotas en temas como "the boy with the thorn in his side" del siguiente album y por su parte Morrissey afianzaba de una manera mas firme su personaje de voz de los marginados socialmente, algo que le llevaria al triunfo en USA en su carrera en solitario.

En fin que "meat is murder" es muy grande, significo muchisimo en su dia y aunque algo oscurecido por la enorme sombra de "queen is dead", demuestra porque los Smiths han terminado siendo un grupo mitico tanto a nivel musical como extramusical. Espero con ganas esa tertulia sobre este disco en la radio.

Un saludo!

Abacab dijo...

Funes de la Torre, pues sí, tienes razón: una retirada a tiempo es un triunfo. Celebro que hayas notado mejoría respecto de los comienzos del blog en lo que a los artículos que escribo se refiere. Saludos.

Jairo, gracias por tus palabras. Casi siempre comentas, aunque no conozcas al grupo, y eso es de agradecer. Un abrazo rojiblanco enorme también para ti.

Serreina, es un grupo que estimo será de tu época. Veo que te has animado a retomarles escuchándoles en el streaming. Me alegro. Un abrazo.

El gato kilo, como siempre tus comentarios son muy valorados por mi parte. Por sí mismos valen como un artículo o post adyacente. Destaco la idea que aportas de que la violencia está muy presente en el disco y tratada desde distintos puntos. Por supuesto, ve preparándote para el coloquio radiofónico que haremos, pero este será ya en otoño dentro de la 3ª temporada del programa de radio.

A todos, gracias por escribir.