sábado, 26 de noviembre de 2011

New Order - Waiting For The Sirens’ Call (2005)

Sigo con la tradición de este otoño de hacer el post semanal sobre los discos que han ocupado fielmente mis escuchas en las últimas semanas. Es curioso en mi plano personal que me decidiera a rescatar el que fuera último disco de estudio de los de Manchester en unos tiempos (hace unas semanas) en los que se estaba fraguando una nueva recomposición de la banda, y que cuando volviera a darle unas pasadas musicales a este álbum de 2005 todavía no me hubiera enterado del regreso del grupo. Ese regreso no está exento de polémica al no incluirse en el mismo al bajista Peter Hook y darse el hecho de que éste además esté enfurecido y dispuesto a joder de cualquier forma posible el regreso de sus ex-compañeros. Luego, al final del post haré una reflexión sobre ello de pasada, pero ahora veamos cómo andaban estos muchachos antes de sacar su hasta ahora último disco de estudio.

2001 resultó un retorno glorioso de New Order, que no editaban lp desde “Republic” de 1993, un disco irregular en conjunto, aunque individualmente tenga momentos celebérrimos como “Spooky”, muy movidita, “Regret” o “World (Price of love)”. El regreso se concretó en el sobresaliente “Get Ready”, que ya se presentó con un fabuloso single llamado “Crystal”, que por otro lado incluye en su parte final unas notas que particularmente me recuerdan mucho a A forest de The Cure; nuevamente estamos ante el recurrente tema del seguimiento que realiza New Order a The Cure y The Cure a New Order desde el comienzo de sus trayectorias.

Este “Get Ready” se selló por parte de la formación completa de New Order, aquella formada por Stephen Morris a la batería, Peter Hook al bajo, Bernard Sumner a la voz y guitarras y Gillian Gilbert en los teclados. Sin embargo, Gilbert diría adiós al grupo tras la promoción correspondiente del disco y se reclutaría a Phil Cunningham para completar la formación. Este hecho para nada es irrelevante, ya que el enfoque del disco es radicalmente distinto al que probablemente hubiera tenido si Gillian hubiera estado en el ajo. Les anticipo antes de las conclusiones que les dejaré al final del artículo que “Waiting For The Sirens’ Call” cada vez me gusta más y que a día de hoy es uno de mis lps favoritos de la banda. Metámonos en el análisis de cada una de sus canciones sin más demora.

Hay que advertir (lo digo nuevamente) que la ausencia de Gillian Gilbert en New Order no es baladí en este caso, ya que en muchos de sus temas el disco tiene un fuerte carácter rockero, concediendo en la producción una mayor importancia a las líneas de guitarra y al bajo de Peter Hook, quedando los teclados en un 2º plano. Eso se puede apreciar en “Who’s Joe?”, glorioso inicio de intensa fuerza rockera, con un ritmo y melodía bastante seria y entregada. Sin dejar de lado la importancia de las guitarras e intentando sonar dentro del estilo del rock indie de la década donde se encuadra el disco, llega “Hey now what you doing”, quizás una de mis favoritas de la obra. Su sentir es mucho más luminoso o alegre que la sesuda “Who’s Joe?”, consiguiéndose un medio tiempo con matices rock muy acertado. El tridente de apertura me parece maravilloso, ya que el mismo se completa con la canción que concede el título al disco, que es una de las mejores composiciones de New Order de siempre. Poco a poco se va restando seriedad para en esta ocasión permutarla directamente por la emotividad, en la cual tiene mucho que ver la línea dibujada por Peter Hook y su bajo en esta ocasión. Ese toque de melancolía y esa parte final de la letra en la que Bernard se busca acompañamiento vocal femenino, son 2 de los principales activos de esta delicada y sentida composición que dignifica por sí sola el disco al que da título. Es curioso que el que fuera 1er. single del disco y que llega justo a continuación me produzca una cierta bajada de la emoción o de la percepción de excelencia sin reservas que experimento con las 3 primeras canciones. “Krafty” destaca por su inmediatez, y aquí sí que se da un mayor protagonismo a los teclados, con un recubrimiento muy poperito. No se hace para nada desagradable su escucha, pero está lejos de otros momentos parecidos de la historia de New Order como por ejemplo es la fabulosa “Bizarre love triangle”, composición de la que creo que viene la inspiración o al menos desde cuyo prisma se parte para haber dado lugar a “Krafty”. Con “I told you so” se pasa a un punto musical menos pop, menos luminoso y menos enérgico, buscando un medio tiempo electrónico, con una dosis generosa de adornos, entre los que destacan ciertos coros femeninos. Un ritmo frenético es el que muestra la nuevamente guitarrera de forma notable “Morning night and day”. New Order van reafirmando este sonido más rock en el disco y ya desde el título de esta canción se aprecia ese movimiento estresante al sucederse de forma muy rápida los distintos momentos del día.A continuación, “Dracula’s castle” muestra interesantes formas oscuras, en el corte menos evidente musicalmente del lp, destacando sobre todo esa misteriosa a la par que elegante introducción. Contrasta que después de este momento llegue el tema más superficial, pero en todo caso divertido y válido, de “Waiting For The Sirens’ Call”, que no es otro que el que fuera su 2º single “Jetstream”. Nadie puede negar que esos deletreos y la sencillez del estribillo, marca de la casa en varias de sus composiciones históricas, no se quedan grabados después de todo, aunque quizás de primeras escuchas no cause muy buena impresión. A esta “Jetstream” estimo que se le va cogiendo el punto con el paso de las escuchas, ya que en aquella primavera de 2005, cuando vio la luz con sencillo, no me llamaba mucho la atención. “Guilt is a useless emotion” es como coger el tema “I told you so” que hemos escuchado unos minutos antes, y darle una dosis mayor de ritmo y aceleración, con un enfoque o sensación más oscura. Quizás su estribillo resulte algo plano, pero el comienzo, con ese leve misterio presente en el poso que deja y los primeros versos tan interesantes que canta Bernard “otra semana en la ciudad, esperando que una oportunidad se presente delante de mí…”, ofrecen una apertura de tema notable cuanto menos. Es quizás el tema más nocturno y electrónico de la obra, personalmente me gusta mucho. Si queremos poner un ejemplo de género pop/rock para todos los públicos y con un sentir amable en las sensaciones que transmiten las cálidas líneas de guitarras de su instrumentación, es inevitable mencionar a “Turn”, la cual supone el penúltimo episodio de este interesante lp de New Order. Con una gran sencillez en su estribillo se consigue rubricar una pista notable y quizás la composición más pulida y menos agreste del disco para todo aquel que no sea seguidor de New Order o que no haya accedido a su obra aún; véase ese “aparta los ojos de mí”. Se termina con un tema rockero, el más rockero y contundente en su sonido del álbum. “Working overtime” al ser el fin de la obra, ayuda a dejarnos esa impresión de que New Order en su último trabajo ofrecieron una entrega principalmente dominada por las guitarras y el carácter más rock, dejando en un segundo plano los teclados y sintetizadores que les dieron la fama en su día. Como ya he mencionado varias veces en el post, la ausencia de Gillian Gilbert en este aspecto se ve claramente.

El que ha sido el último trabajo de New Order hasta la fecha, y el cual parecía poner punto y final a su trayectoria musical, hasta que por el motivo que sea Bernard Sumner, Stephen Morris y Gillian Gilbert hayan decidido reunirse al margen de Peter Hook para seguir con la leyenda en activo, es una obra que tarda en entrar. De primeras choca, ya que el enfoque más guitarrero nos puede descolocar, incluso aunque no se haya perdido la óptica del enfoque que tenía el igualmente fenomenal trabajo previo “Get Ready” de 2001.

Es innegable la calidad de por ejemplo los 3 primeros cortes de la obra sobre todo, y también del resto de capítulos que poco a poco terminan por mostrar su potencial oculto con el paso de las escuchas y de producirse la lenta digestión del disco. Lo que no se puede esperar, o al menos en mi caso particular así ha sido, es que el disco termine ganando tantos y tantos enteros en el foro interno de cada uno. Me parece un dignísimo disco a las alturas en que la banda lo editaba y que demuestra que una banda tras más de 20 años en activo puede dar lugar a cosas bastante decentes y acertadas.

Tras la gira de presentación, la cual se extendió razonablemente a lo largo del tiempo, se produjo el anuncio de que el grupo se disolvía y no sé si propiciado por ello, al poco tiempo el bueno de Tony Wilson, defensor a muerte de Joy Division primero y luego de New Order fallecía. Luego comenzarían a venir los enfrentamientos clásicos que ya se han visto previamente en bandas del rock como Pink Floyd o del pop como Spandau Ballet, en los que Hook parecía ir en contra del resto.

Y en este punto están New Order, es decir, anunciando que van a publicar un nuevo disco con temas descartados de las sesiones de la obra que hoy hemos revisado y actuando en Bélgica y otras sedes sin la presencia de Hook y sus inmortales notas de bajo y la forma de ejecutarlas sobre las tablas. A falta de que se publique ese nuevo material, que a buen seguro será realmente interesante (básicamente por la exigencia del disco a cuyas sesiones pertenece, que no es otro que el hoy escogido para este post), no hay nada más apropiado para meterse con “Waiting For The Sirens’ Call” y darle unas nuevas pasadas. Durante mucho tiempo lo tuve apartado y descartado como un trabajo irregular, y es su recuperación lo que me ha hecho verlo con distintos ojos. Rectificar dicen que es cosa de sabios, ¿no?

Respecto a nuestro programa de radio, no se pierdan hoy a las 16.00h en la sintonía de &radio de Torrejón de Ardoz el especial coloquio que haremos sobre Queen y su disco “The Game”, lo cual nos permite rendir tributo a Freddie Mercury justo cuando se cumplen 20 años de su fallecimiento. El miércoles sonará el programa debate que dedicamos a Supertramp y a su “Crime Of The Century”, el cual estaba previsto que sonara este pasado miércoles, pero que por problemas técnicos no se escuchó ni en &radio ni en RUAH. Esto será el miércoles 30 a las 21.00h en &radio y a las 23.00h en RUAH, pero lo primero es que esta tarde nos acompañen en directo. Además, si lo desean podrán participar telefónicamente, pues abriremos las líneas telefónicas por 1ª vez.

5 comentarios:

el gato kilo dijo...

Bueno uno de mis pesos pesados New Order, y encima su ultimo disco que tuvo en su día criticas enfrentadas, en fin a mi me parece un trabajo digno encima teniendo en cuenta que cuando lo grabaron las relaciones entre los garrulos Sumner y Hook iban de mal en peor.
Sin embargo que me parezca digno no quiere decir que lo ponga entre sus mejores trabajos porque "get ready" por poner un ejemplo cercano le da mil patadas, no digamos ya clasicos como "lowlife" o "power corruption and lies", estoy muy de acuerdo en que los tres primeros temas son impresionantes y en concreto el tercero que da titulo al album es de lo mejor de toda su discografia pero a partir de aqui la cosa se va un poco a la mierda, "krafty" esta bien, da el pego, un tema electronico muy pop, podria ser de Erasure si no fuera por el bajo de Hook, pero baja el nivel y no tiene madera de single de presentacion, no tiene pegada, de hecho el problema de este album es que no hay un solo tema con pegada y supongo que fue dificil elegir los singles, pero en fin un bonito homenaje a Krafwerk segun ellos este krafty.
"Jetstream" es un desesperado intento de estar en las listas con una cancion simplona para la que contaron con Anna Mantronix, de Scissors sister grupo muy de moda en esa epoca, se les vio el plumero y encima no funciono, pero al menos la cancion al igual que "krafty" se deja escuchar, no es ningun horror.
Luego hay temas que sin ser de los mejor de ellos los encuentro acertados como la ibicenca "i told you so", "dracula's castle" o ese desfase a los 50 que es "morning night and day".
El final quizas sea lo peor un tema aburridisimo como "turn", ¿Cuantas canciones tienen iguales que esta? a mi me salen por lo menos 10, luego esta el tema de verguenza ajena del album "guilt is a useless emotion" donde suenan desfasados y desesperados por hacer un tema dance, al final les sale un truño que parece remezclado por dj cani, la última "working overtime" es un tema curioso pero como cara b, jamas debio pasar el corte del album, lo cual nos da una idea de cual podia ser la situacion y no quiero ni pensar en que tipo de material puede haber en el album "the lost sirens" con descartes de este disco aunque bueno lo mismo nos llevamos una sorpresa.

el gato kilo dijo...

En cuanto a Gillian Gilbert, la verdad es que disiento de tu opinion, para mi siempre fue una simple comparsa en directo y en estudio ejercio de puta ama porque en mi opinion Sumner aportaba la electronica (siguiendo el consejo de Curtis) y Hook la parte rockera, a otro nivel mas bajo Morris aportaba una singular forma de tocar la bateria cuando esta no es tocada por las maquinas, y entonces que narices hacia Gilbert, pues basicamente su funcion era dar soporte en directo por eso fue muchisimo mas facil sustituirla a ella que a Morris, como sabras uno de los dos debian dejar el grupo por los problemas de salud de sus hijas y se acordo que fuera ella porque simplemente podian prescindir mas facilmente de sus servicios y con meter a otro que tocase teclados y guitarra pues listos aunque tocar teclados lo cierto que poco, en cuanto la tecnologia avanzo Gillian simplemente disparaba frecuencias y listo, vamos que apretaba un par de botones y ya he hecho bastante pero bueno supongo que despues de que Ian decidiese retirarse tenian que meter a alguien y para que todo quedase en casa pues metieron a ésta.
Los ultimos discos suenan mas rockeros mas que nada porque era una especie de compromiso que tenian Sumner y Hook, si New Order volvian, Peter Hook querian que la cosa estuviese mas nivelada entre la electronica y el rock, aunque a Hook tambien le guste la electronica el siempre ha sido mas rockero.

En cuanto a esta vuelta de NEW ORDER pues simplemente decir que me parece vergonzosa y que no tengo el mas minimo interes en ver algo que ni es New Order ni es nada, al igual que no tengo ningun interes en ver al garrulo de Hook destruir el repertorio de Joy Division.
En fin, despues de "Sinverguenzas sin fronteras" voy a tener que dedicarles otro articulo a esta gente, ya han hecho suficientes meritos de nuevo para que les de un repasito de los mios.

Un abrazo!

Abacab dijo...

El gato kilo, de acuerdo, pero coincidirás conmigo en que si Gillian hubiera estado dentro, simplemente porque la pobrecita hiciera algo, habría a la fuerza mayor presencia de teclados. Coincidimos en muchas cosas de lo que has escrito, y de hecho ya lo hemos hablado en persona. Solamente nos diferenciamos en que yo le valoro un poco más a "Waiting For The Sirens' Call" que tú, al considerarlo un disco muy bueno y tú verlo como aceptable.

Como siempre, por todo lo que aportan (ya que son como un post anexo), valoro mucho tus comentarios.

Gracias por escribir.

Enzo dijo...

Al igual que el autor del blog, tenía este disco apartado y llenándose de polvo en mi estantería y cayó en mis oídos debido a que recientemente adquirí las nuevas ediciones de sus primeros trabajos. Así que decidí pasar por todos los discos y cayeron, claro, "Get Ready" y "Waiting for the Sirens Call" . Ambos fueron una auténtica sorpresa, considero que que "Get.." esta bueno y que "Waiting.." me gusta más y coincido con los 3 primeros temas y que el single que da título al disco es genial, genial, genial y uno de los mejores de toda su carrera. Conclusión, coincido mucho con los puntos de vista aquí presentados y que "Waiting .." es muy buen disco.
Hoy es 19 de marzo del 2014, llegué unos añitos tarde al comentario. Saludos

Abacab dijo...

Enzo, primero de todo, disculpas por la tardanza en responder.

La verdad es que el retorno de New Order y sus discos desde 2001 no tienen desperdicio. Me alegra ver que hay gente que tiene mi mismo punto de vista. Si tú llegaste tarde, fíjate yo en responderte a tí... (nuevamente disculpas).

Gracias por escribir.