sábado, 3 de diciembre de 2011

Alaska Y Dinarama - Deseo Carnal (1984)

Cumplo con el último grupo de aquellos que comenté a comienzos del presente año o finales del 2010 que circularían por 1ª vez por el blog. Aquel comentario lo hice visible en las redes sociales y no sé si algún seguidor del blog, en plan inquisidor, se anotaría la lista de grupos y los ha ido tachando a medida que hayan ido apareciendo por aquí este año.

Parecía mentira que Olvido Gara, alias Alaska, en 1984 solamente tuviera 20-21 años, pues daba la impresión por su trayectoria que fuera mucho mayor, todo ello debido a que empezó a una edad increíblemente temprana. En todo caso en 1984 le había dado tiempo a ser guitarrista en Kaka De Luxe, a formar y finiquitar Alaska Y Los Pegamoides y a fusionarse con el proyecto de Dinarama puesto en marcha por Carlos Berlanga, para conformar el proyecto conjunto de ambos, con la simple unión de sus nombres artísticos y con el inseparable Nacho Canut en el combo.

“Canciones profanas” de 1983 había sido la primera piedra de toque de la reinvención de lo que en su día fueron Alaska Y Los Pegamoides y que se diferenciaban básicamente en que en el pack no estaban ya Ana Curra ni el malogrado Eduardo Benavente, que formaron Parálisis Permanente tras la desaparición de Pegamoides. De este anticipo no quedó en el recuerdo colectivo ningún tema relevante (aunque sí para los seguidores acérrimos del grupo destacar “Perlas ensangrentadas”), pero tenía en su interior cosas curiosas como el experimento pop con tintes orientales de la versión de “Kali”.

Sería en el 2º paso de Alaska Y Dinarama cuando consiguieron igualar el éxito de “Terror en el hipermercado” o el de “Bailando”, incluso superándolo. Realmente “Deseo Carnal”, protagonista del post de esta semana, es de los discos más relevantes de los tiempos de la movida madrileña. Bueno, quizás lo más correcto sería decir que es de los discos más relevantes de la historia de nuestra música moderna junto a otros inmortales como algunos ítems de Radio Futura o de los rivales de Alaska Y Dinarama Mecano.

No se puede empezar de mejor manera que con “Cómo pudiste hacerme esto a mí” Lo afirmo básicamente porque quizás sea mi canción preferida de todos los tiempos de la trayectoria de Alaska en cualquiera de sus proyecciones musicales. Carlos Berlanga fue capaz de dar forma a una letra trágica y épica a partes iguales, además de anotarse un dueto vocal interesantísimo con Alaska. La envoltura instrumental, aunque su base y sentir es electrónico, tiene matices que le dan un aire retro especial. Los cambios de ritmo y giros melódicos a la par que acusados son geniales. Casi todo el mundo recuerda ese estribillo “la calle desierta, la noche ideal, un coche sin luces no pudo esquivar, un golpe certero y todo terminó entre ellos de repente. No me arrepiento, volvería a hacerlo, son los celos…”. En definitiva estamos ante una historia pasional llevada al límite, que despliega todo el potencial de encanto que este tema puede ofrecer en una canción pop. “Isis” realmente lo que hace es valerse de los arreglos clásicos de “Cómo pudiste hacerme esto a mí” y cambiar las bases, para dar lugar a una canción más oscura y menos evidente. Hay lugar para otro gran tema inolvidable que es “Ni tú ni nadie”. Quizás podríamos afirmar que estamos ante un tema que desprende una alegría con tintes melancólicos en mitad de ese discurso sobre la reafirmación personal. Los teclados se muestran fastuosos, confiriendo al tema un tono algo pomposo, sin que esto sea una nota negativa para “Ni tú ni nadie”. De los temas más ligeritos y accesibles de la historia musical de Alaska y sin duda otra de las canciones más marcadas en la memoria colectiva popular. Coincide con “Cómo pudiste hacerme esto a mí” en los arreglos orquestales que incluye. Pasamos a un corte más rockero en el que Carlos Berlanga se hace cargo de la interpretación vocal íntegra, titulado “Sólo por hoy”. “Sólo por hoy” es por otro lado en el plano personal una de mis canciones favoritas de “Deseo Carnal”. Una composición esta “Sólo por hoy” con un sentido más agrio, pero que concede el testigo a un tema contrario en sus sensaciones, en el que nuevamente Berlanga es la voz principal y Alaska se encarga básicamente de hacerle los coros en un templado dueto. “Falsas costumbres” choca a cualquiera que conozca los grandes éxitos de Alaska Y Dinarama exclusivamente, ya que es una composición ligera, en el que los toques clásicos están nuevamente presentes y las guitarras suenan muy cálidas y amables.Alaska recupera el protagonismo vocal en la bailable y medio funky “Un hombre de verdad”. Esas voces en medio falsete le dan un toque lisérgico y hedonista muy simpático a un tema bastante válido. No sé si alguno se habrá dado cuenta, pero noto un paralelismo rítmico bastante acusado entre “Un hombre de verdad” y la anterior “Bailando” que sellarían Alaska Y Los Pegamoides. “La decisión” suma al lado más rockero, contundente y directo de “Deseo Carnal”. Quizás peca algo de repetición o reiteración del estribillo en su parte final, pero no desentona para nada en el conjunto de la obra, ya que la variedad es uno de los distintivos de “Deseo Carnal”, y si no, escuchen bien la siguiente canción y cómo se cambia de tercio de forma tan acusada. Es curioso el enfoque de la canción título. “Deseo carnal” tiene un toque cabaretesco en su cadencia, ritmo y sobre todo debido a esas notas de saxofón. Tanto Alaska como Carlos emplean su registro vocal más grave para darle un enfoque taciturno a esta composición. “Víctima de un error” se sirve de un pop muy heredero de décadas anteriores, convirtiéndose en uno de los momentos más alegres de “Deseo Carnal”, lo cual choca más con la lúgubre y misteriosa “Carne, huesos y tú”. Esta última composición supone un curioso final, un epílogo algo siniestro (ya desde su título), con toques fantasmagóricos en sus formas instrumentales, que en definitiva podría estar más en concordancia con esa imagen de Alaska en aquellos días, tan influenciada por la dama siniestra del pop/rock británico Siouxsie Sioux.

Quizás, y sin el “quizás” bajo mi punto de vista, “Deseo Carnal” sea el mejor trabajo de Alaska Y Dinarama. Y es que aparte de ser el que mejor funcionó en ventas y que incluya en su interior 2 joyas o clásicos de la talla de “Cómo pudiste hacerme esto a mí” y “Ni tú ni nadie”, el disco es un conjunto de canciones bastante centrado y además variado en su enfoque o sensaciones que cada una transmite. La portada representa ese deseo carnal en la imagen de Alaska con ese abrazo desnuda al que sea quizás ese “hombre de verdad” que se alude en una de las canciones que forman parte del disco. La imagen de Carlos y Nacho se deja para la contraportada.

No es que Alaska Y Dinarama dejaran de tener éxito en años venideros. No. Lo que sucedió es que sufrieron el despegue absoluto de Mecano. No podemos obviar que cuando los hermanos Cano y Ana Torroja atravesaban los días más difíciles de su trayectoria con su 3er. disco “Ya Viene El Sol”, revisado en el blog y objeto de un glorioso programa en esta temporada de radio, con la participación de El Capi (programa que volverá a sonar en breve en los próximos miércoles en nuestros horarios y sintonías de emisión habituales), coincidían con este “Deseo Carnal” y los días más venturosos para Canut, Berlanga y Alaska.

Tanto “No Es Pecado”, como “10” o “Fan Fatal” regalaron a la escena musical nacional clásicos impagables como “A quién le importa” o “Mi novio es un zombi”, y también en esa 2ª etapa Alaska se convirtió en un icono de la sociedad española irrefutable con su participación en el mítico programa de TVE “La Bola De Cristal”. Lo que pasó es que sus rivales Mecano se comieron el mundo ya desde “Entre El Cielo Y El Suelo” y parecía que no había ningún otro grupo en España.

La cosa iría decayendo lentamente hasta que Alaska Y Dinarama saltó por los aires. Alaska y Canut se reconvertirían en Fangoria por un lado y Carlos Berlanga se iría por su cuenta a trabajarse él solito su música y demás inquietudes culturales. Personalmente recuerdo que en verano de 1988 acudí al Parque de Atracciones de Madrid y en aquel día actuaba Alaska Y Dinarama y La Trinca. Mis padres me llevaron porque querían ver al irreverente y cómico trío catalán y recuerdo que mi madre, algo chapada a la antigua en tanto a lo que la música se refiere y bastante despegada de intereses musicales en general (¿de dónde me vendrá a mi tanta afición a la música? ¡Ah! Sí. De su padre, mi querido y siempre recordado abuelo materno Alejandro), veía a Alaska como al “anticristo”, dándole respeto ver su actuación y mezclarnos entre el gentío, por lo que solamente recuerdo verlo desde la parte de arriba de las gradas del anfiteatro del recinto de conciertos del lugar, con una humareda a lo The Cure que no permitía ver casi nada y un juego de luces bastante interesante. No sé si llegamos a escuchar algo más que 2 canciones de su concierto, pero muy lejos de la vorágine de modernos y tipos raros que estimaba mi madre nutrían el núcleo duro de la audiencia allí reunida.

“Deseo Carnal” es un gran disco, que además puede derrumbar varios tópicos previos a la gente que no conoce más que superficialmente a Alaska Y Dinarama. Lo principal es el papel tan importante que Carlos Berlanga tenía en las voces. También es importante ver la variedad de estilos que incluye la obra y el cambio de registro tan acusado que hay entre unos temas y otros. Siempre merece la pena recuperarlo, sea la época del año que sea; aquí en nuestro blog le ha tocado en vísperas de navidades, ¡qué cosas!

Esta semana nuestro programa de radio de estreno (el miércoles a las 21.00h en &radio de Torrejón de Ardoz y a las 23.00h en Radio Universitaria de Alcalá de Henares) versará sobre The Specials y su disco de debut. Por si se lo quieren descargar o simplemente escuchar, ya está subido el audio del programa nº 7 de esta 3ª temporada de radio, aquel coloquio que hicimos el 7 de octubre del presente año sobre Supertramp y su “Crime Of The Century”. Mientras que ojean el blog, pueden escucharlo en el reproductor que aparece en el lateral derecho del blog; es el “Dmr 3-7”. No me digan que no se lo pongo fácil.

5 comentarios:

serreina dijo...

Reconozco que no he sido mucho de Alaska, aunque también reconozco, que con jarra en mano bien que ha bailado (o intentado) alguna de sus canciones más famosas.

Saludos

Abacab dijo...

Serreina, yo también era más de otros grupos que de Alaska, pero este disco es muy bueno.

Saludos, y gracias por escribir.

el gato kilo dijo...

Bueno pues yo si soy de Alaska, considero que Alaska y Nacho son los artistas de la llamada movida que han envejecido con mas dignidad, es mas, es tan a años luz de sus coetáneos, también diría lo mismo de carlos berlanga pero ya no esta con nosotros y la verdad es que yo le hecho muchísimo de menos. El único caso que se me ocurre de artista de la movida digno seria Santiago Auseron pero desgraciadamente el rumbo musical que tomó tras Radio Futura es completamente ajeno a mis gustos, eso no quiere decir que no lo respete, que lo hago y mucho, simplemente no es lo mio. De los demás prefiero ni hablar porque las dosis de vergüenza ajena me hacen ponerme rojo, y eso en los tiempos Rajonianos en los que vivimos es todo un peligro y mas para un pobre gato ya talludito como yo que solo espera vivir en paz los años gatunos que me queden.
“Deseo carnal” es el mejor disco de los 80, asi lo digo, categorico 100% y mira que hubo discos buenos en los 80 pero me temo que ninguno llega al nivel de calidad de este álbum porque en el se dieron varias circunstancias que hicieron que fuera la gran obra de Dinarama.
Por un lado Carlos Berlanga recupera totalmente el control sobre su grupo cosa que no paso en “Canciones profanas” que fue mangoneado bastante por Alaska y Nacho (aunque esto no lo digo como negativo), por otro Carlos perfecciona totalmente su técnica de hacer canciones y encuentra su estilo característico ayudado por el productor Nick Patrick, el hecho de buscar un productor extranjero dice mucho de la ambicion que había con este disco, se pensó en Tino Casal que era amigo y producía de perlas como se pudo comprobar con lo de Obus, pero finalmente decidieron que no querían sonar como el.
El álbum contiene una serie de canciones que hoy por hoy son miticas, historia del pop español y de la buena, mi favorita no podía ser otra que “como pudiste hacerme esto a mi” una arrebatadora historia en clave cinematográfica que por algo Carlos es hijo de quien es.
Esta claro que este es el álbum mas Carlos Berlanga de toda la discografía de Dinarama, hay están “la decisión”, “solo por hoy” o “victima de un error” para atestiguarlo, excelentes temas que demuestran lo tremendamente ecleptico que era Carlos, y ese es otro punto fuerte de este álbum, el eclepticismo, tenemos disco, electrónica, sonidos siniestros, funky y hasta un bolero, alguien da mas?
Pues si, hits como la copa de un pino como la archiconocida “ni tu ni nadie” o la ultima esperanza masculina “un hombre de verdad” que reconozco que es la que menos me gusta debido a la tirania compositiva de Carlos que dejo la canción en su tono de voz obligando a Alaska a cantar en un falsete que no le pega para nada.
Pero es que no hay una sola canción mala, la enigmática “isis” es de mis favoritas, a mi gata le encanta. Los arreglos de cuerda están muy presentes en el álbum, por ejemplo en “falsas costumbres” ese dueto Alaska –Carlos donde esas cuerdas le dan un ambiente dramático.
En cuanto al bolero que decir, nunca un grupo tan ajeno a este genero salió tan airoso, luego Fangoria han practicado el llamado bolero electrónico con lo cual algo les debió quedar de este deseo carnal, por otra parte “carne huesos y tu” entronca con su lado Pegamoide en el sentido de hacer una canción siniestra pero humorística a la vez como por ejemplo “quiero salir” o “redrum”.

el gato kilo dijo...

En fin un álbum perfecto en un momento comercial inmejorable para el grupo, ayudado por la exprosion de la modernidad en España y porque no decirlo, con la bola de cristal.
No volverían a tener un éxito igual, “no es pecado” el siguiente disco esta muy por debajo tanto a nivel de éxito como musical, para mi es su peor disco y no debió ser asi, el disco podía haber sido otro “deseo carnal” en toda regla, pero la situación del grupo en esa época 1986 era tan complicada que bastante tuvieron con sacarlo y aunque incluia el gran exito "a quien le importa" eso no podia enmascarar un trabajo en general por debajo de las expectativas creadas, encima le pusieron esa portada con Alaska rapada y la sierra, lo cual espanto a bastante publico del "deseo carnal".

Fue una pena que las drogas condicionasen tanto el ritmo de Carlos, esto les obligo a sacar la recopilación “diez” pues no tenían canciones para un nuevo álbum, el disco esta bien con las nuevas versiones y tenemos incluso a Coppini rapeando en "Bailando" pero eso no quita que al fin y al cabo sea un disco para salir del paso, tras el cual tuvieron que plantearse seriamente prescindir de Carlos en gran parte de su ultimo álbum, el excelente “fan fatal” mi favorito después de este álbum que comentas y que anticipa en parte lo que será Fangoria, mas electrónica, varios compositores, etc
Siempre se ha dicho que “fan fatal” era como el primer disco de Fangoria pero yo no estoy de acuerdo, yo aun les veo ahí mas Dinarama que Fangoria.

Despues tanto Carlos como Fangoria nos dieron grandes momentos, como el “indicios” de Berlanga en 1994 o “una temporada en el infierno” de Fangoria en 1999.
Me das envidia pues aunque solo pudieras escuchar dos o tres canciones vistes a Alaska y Dinarama cuando existía el grupo, yo tuve que esperar a 1993 para ver un concierto de Fangoria aunque puedo decir que asisti a una especie de reunión de Dinarama o algo parecido y me explico, asisti al concierto de presentación del “via satélite alrededor de Carlos Berlanga” en la sala moroco, este concierto conto con Nacho en los teclados y Alaska cantando con Carlos 3 canciones del álbum, no era Alaska Y Dinarama pero se le parecía bastante, mención aparte a Spunky que también hizo coros en el concierto y que hubiese deleitado a nuestro compañero Mariano, desde aquí un saludo para el y desearle una pronta recuperación.

Y ahora una propuesta, no contento con haberte propuesto lo del “born this way” para la radio, te propongo un programa de dos horas sobre “deseo carnal” para el año que viene aprovechando que en junio se cumplirían diez años de la muerte de Carlos Berlanga y que mejor homenaje? Por supuesto tendrías toda mi colaboración para que lo que sea, yo por mi parte voy a preparar un post de esos inmensos para homenajear la figura de Carlos.
En fin ahí lo dejo, felicitarte por este gran post sobre un gran disco y una gran banda.
Un abrazo!

Abacab dijo...

El gato kilo, como siempre un comentario extenso, tan bueno (o más) que mi revisión en sí.

Mejor disco de los 80? Uf! Yo no sabría decirte. Que es buenísimo, sin lugar a dudas.

Te diré que lo del programa sobre el disco que propones está en marcha... El sábado te cuento más.

Un abrazo y, as usual, gracias por escribir.