jueves, 29 de diciembre de 2011

Concierto Fnac Music Festival. Madrid (27-12-2011)

Gran tarde/noche de música la que pudimos vivir el pasado martes 27 de diciembre de 2011 en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, gracias a la organización de Fnac. Para la ocasión se escogieron 6 artistas o grupos, que todos juntos dieron lugar a un más que apañado cartel para celebrar esta 1ª edición del festival y de paso darle un toque musical a estos días tan navideños.

Nos presentamos en las inmediaciones del Palacio de los Deportes a las 18.00h, pero por un error protocolario a la hora de recoger las acreditaciones que teníamos, el fotógrafo que habíamos dispuesto para recoger las mejores instantáneas posibles del evento para el presente artículo, no pudo acceder a la zona cercana al escenario y desde el acceso de prensa nos mandaron a la entrada de la calle Goya y de ahí al interior. Nadie quiso ayudarnos a intentar lograr una posición mejor para nuestras fotografías (especial indiferencia y actitud algo borde por parte de un encargado de localidades que pululaba por la zona de la grada extensible enfrente del escenario). Por ello, las fotos de las 3 primeras actuaciones son laterales y cuando se fue poblando el recinto, retornamos a la zona habilitada para prensa, frente al escenario. El zoom se exprimió al máximo y las fotos que hay son las mejores que pudimos conseguir, no siendo grandes cosas.La puntualidad fue bastante escrupulosa y solamente hubo una demora lógica por el trasiego de grupos y roaddies en el escenario en las 2 últimas actuaciones. Por ello, a las 18.30h aparecieron en escena The Noises, grupo que dispuso a duras penas de media hora, y como diría Bunbury en “Alicia expulsada al país de las maravillas”, o mejor dicho parafraseando al ex-Héroes Del Silencio, fueron tan breves que cuando estaban empezando ya habían acabado. En los pocos minutos que estuvieron en las tablas, demostraron intensidad y mucho ritmo, dejando a la gente entonada para que Second llegaran con la gente en caliente. No había oído nada previamente de The Noises y la verdad es que no me desagradó lo que escuché en el festival, pero creo que tendré que escucharlos con más detenimiento, en casa y con buenos alimentos para emitir un juicio musical más sopesado. Arriba del párrafo, una imagen de The Noises en acción.Cierto es que el recinto se fue poblando poco a poco, y fue con Love Of Lesbian en el escenario cuando alcanzó su apogeo, pero para cuando los 5 de Murcia se presentaron ante la audiencia para defender su disco “Demasiado Soñadores”, la audiencia que ya se daba cita en el Palacio de los Deportes ya era considerable. Sean Frutos, Nando Robles, Fran y Jorge Guirao y Javi Vox, es decir Second, tuvieron que hacer encaje de bolillos para la selección de temas, dando lugar a una variante de set list con un comienzo bastante melancólico, ya que dispusieron los 2 singles de su último trabajo con “Rincón exquisito” intercalada entre “Muérdeme” y “N.A.D.A.”, para luego ir metiendo más energía de la mano de 2 trallazos como “Autodestructivos”, “Psicopáticos” y “Rodamos” para terminar la jugada. Abajo pueden ver la presencia de Sean Frutos sobre el escenario del Palacio de los Deportes.Realmente me sorprendieron Second, ya que me imaginaba un set list parecido al del Universimad del 15 de mayo de este año (que tan lejos me parece que queda a día de hoy), pero en lugar de descargar energía sin cesar, quisieron aportar más variedad. Y eso jugó a favor suya, ya que de haber apostado por un set list muy intenso, hubieran diferido poco de la propuesta acelerada y movida de sus predecesores en el festival The Noises.Por fin “Rincón exquisito” pudo sonar en un recinto a su medida y además sonó muy, pero que muy bien. Sin embargo fue “Autodestructivos” el tema que más se bailó y celebró (más si cabe que el final de actuación que supuso “Rodamos”) y desde aquí, por si no lo hemos dicho ya, apoyamos vehementemente a este gran tema como 3er. single de “Demasiado Soñadores”, aderezado de un buen videoclip; esta canción no merece menos. Sean se movió por todo el escenario a sus anchas, avanzando por la pasarela pasillo que se adentraba en el público e intentando transmitir ese carisma a las almas allí reunidas mediada la tarde del martes. Lo que sin duda demostró fue que claramente se coronó como el mejor vocalista del festival, en dura pugna con la también importante Eva Amaral, de la cual hablaremos cuando avancemos en el tiempo en el post. La acústica no jugó malas pasadas a Second y con el tiempo que tenían cumplieron de sobra y pusieron su bandera en un recinto realmente importante dentro de Madrid y nuestro país en general como es el Palacio de los Deportes. Espero que algún día el grupo alcance el suficiente apoyo de seguidores y repercusión como para verles en exclusiva en ese mismo recinto, siendo ellos el artista principal de un concierto. ¿Que nos quedamos con ganas de más? Pues sí, pero eso con Second siempre nos sucede, aunque toquen casi 2 horas como en el pasado concierto en los Teatros del Canal.Llegaba el turno para Christina Rosenvinge. Bueno, pues, ¿qué quieren que les diga? Mi relación (igualmente exigua) con la buena de Christina es cuanto menos peculiar. El caso es que a esta mujer la conocí en mi más tierna infancia cuando salía en “La Bola De Cristal” su videoclip del tema “El souvenir”, que me transmitía un mal rollo de alucinar, tanto por su clip como por su letra; es lo mismo que me sucedió con Mecano y su “No es serio este cementerio”, que a un niño de 5 años le pones imágenes de cosas destrozadas (un desguace de coches en el caso de Mecano y demoliciones con explosión en el caso de la Rosenvinge, que en aquellos días estaba con Alex de la Nuez, dando lugar a Alex Y Christina), y a no ser que seas un incipiente psicópata, no te suele gustar. Luego descubrí (aunque era anterior en el tiempo) su naif “¡Chas! y aparezco a tu lado” y le quité un poco el sanbenito de “tipa chunga”. Pero de ahí no he pasado. Vamos, que de su trayectoria, bastante prolífica en solitario desde entonces, ni flores.El caso es que Christina hizo algo muy complicado, dadas las condiciones del recinto: conseguir transmitirnos a todos la sensación de que estábamos asistiendo a un concierto en una pequeña sala; eso fue un punto muy a su favor. Su repertorio fue delicado e íntimo y ella, acompañada de sus músicos, se encargó de la guitarra y los teclados para defender su buen nombre en los poco menos de 40 minutos de los que dispuso. Supongo que algún día volveré a ver el videoclip de “El souvenir” y me pasará lo mismo que con Mecano, que ahora me gusta mucho su “No es serio este cementerio” y me parto de la risa viéndolo. Para no conocer el repertorio de Christina, apuntar que no me importunó y que ayudará a quitarme el yuyu algo irracional (cosa de la infancia) que me gasto con la Rosenvinge desde hace más de 20 años. Añadir que la moza se conserva fenomenalmente bien para su edad, y eso es algo que en cierta manera comparte o tiene en común con quien le cogería el testigo en las actuaciones.Sí, mi principal interés del cartel ya había pasado. ¿Hace falta que muestre otra vez mi devoción por Second? No, ¿verdad? Ya estarán cansados. No obstante, Iván Ferreiro siempre estará en mi listado particular de gente a la que admiro, respeto, me gusta su música y me apetecerá siempre ver en directo. Solamente tuve una experiencia previa con él y curiosamente en el mismo lugar, en aquel Festival Pobreza Cero de la primavera de 2006 (si no recuerdo mal). No sé si el mal rollo con Los Piratas, habiendo pasado por entonces no demasiado tiempo de su disolución (bueno, 2 años largos para entonces) y que estaba con la promoción de su primer disco, hicieron que aquel día Iván ignorara por completo el repertorio de la banda que lideró y con la que se dio a conocer. Esta vez no tuvo lugar ese feo a su historia grupal previa y Ferreiro ofreció unos 50 minutos de espectáculo musical muy equilibrado entre su obra en solitario y el legado de Los Piratas.No faltaron de sus composiciones en solitario “Extrema pobreza”, que dispuso de ese video que en parte lo considero una coña, ya que juega a envejecer de aspecto a Ferreiro, cuando este tío siempre me ha parecido (en cada una de sus etapas vitales) que tiene 10 años menos de los que tiene en realidad (por cierto, cada día me recuerda más al Peter Gabriel de la época de su 3er. disco, en lo que a aspecto físico se refiere) o contundencia tal como la que supone siempre “El viaje de Chihiro” de su primer disco (y que recordaba haber escuchado también en ese mismo lugar un lustro atrás).De Los Piratas, Iván Ferreiro rescató muchas cosas buenas para la ocasión, lógicamente todo ello motivado por la promoción de su último trabajo antología “Confesiones De Un Artista De Mierda” en el que Ferreiro recupera varios de los temas de su grupo anterior. Fue curioso escuchar una nueva versión de “Promesas que no valen nada”, más lúgubre que la original del grupo o un dueto con Santi Balmes de Love Of Lesbian (arriba una imagen del momento, aunque sea poco nítida) cuando tocaba oír “El equilibrio es imposible” (por cierto, se ve que se coló una canción antes a la hora de presentar al bueno de Balmes, y al darse cuenta dijo: “bueno, pues no voy a presentaros a nadie… ¡Que os den!”). De los minutos de Iván Ferreiro, quizás el tema más celebrado fue “Años 80” (que pensaba que volvería a contar con la presencia de Eva Amaral, al estilo de lo que hicieron Los Piratas en su concierto despedida en La Riviera en otoño de 2003), sin dejar de lado a “Mi coco”, la cual se dispuso en la recta final de los minutos de actuación. Como curiosidad, mencionar la rareza que supuso en el set list el tema “Tiovivo”, perteneciente a ese “Kid A” de Radiohead a la española que es el disco “Relax” de Los Piratas. En definitiva, una actuación notable de Iván Ferreiro, que daría paso al que a la larga fue el gran momento de la noche. Más del dueto con Santi Balmes en la siguiente foto.Que Love Of Lesbian están subiendo como la espuma, y con merecimiento, no es una novedad, pero su actuación en el Fnac Music Festival lo rubrica o pone de manifiesto. Este grupo es un caso parecido a Second (trayectoria desde finales de los 90, comienzo de repercusión de unos pocos años para aquí, primeros discos en inglés…). No es la primera vez que el grupo que no es cabeza de cartel es el que triunfa y tampoco es la primera vez que yo lo experimento en persona (recuerdo perfectamente a aquellos The Killers en Las Ventas en junio de 2007 en el Pepeworld Festival, cenándose con patatas al gran Billy Corgan y a sus Smashing Pumpkins adulterados en su formación). Cuando el día siguiente es laborable y el festival termina tarde, la cosa juega en contra del cabeza de cartel y eso le pasaría a Amaral, que aunque estaban previstos para las 22.40h y no hubo mucho retraso, ya les tocó igualmente salir a las 23.00h.Bueno, pues los catalanes Love Of Lesbian aparte de que disfrutaran de la mayor concentración de gente (ya había llegado casi todo el mundo y aún no se había ido nadie), se notaba que en la masa no solo había cantidad, sino especificidad, es decir, mucha gente que es fan, no sé si de John Boy, pero sí de Santi Balmes y sus compañeros. Y en efecto cuando la luz se volvió a apagar (por cierto, muy acertado por parte de la organización de poner videoclips en la pantalla gigante del escenario de telón de fondo, y más acertado aún repetir varias veces el de “Shiny soul” de Fuel Fandango), y cuando sonaron los primeros compases de “Club de fans de John Boy”, se notaba que la gente estaba muy entregada.Love Of Lesbian tiraron claramente de su último trabajo hasta la fecha, ese “1999 (O Como Generar Incendios De Nieve Con Una Lupa Enfocando A La Luna)”. No faltaron temas como la propia “1999”, en la que el grupo se sirvió de la compañía de Iván Ferreiro (compruébelen en la siguiente imagen), o la esperadísima (al menos por mi lado y la canción que más me gusta del grupo con distancia) “Allí donde solíamos gritar”, la cual se dispuso en una primera mitad de forma acústica, para posteriormente meter toda la maquinaria sonora y terminar su actuación en lo más alto.Tan solo fueron tres cuartos de hora de música, pero suficientes para que Love Of Lesbian confirmaran su buen estado de forma, no solo musical, sino social, ya que la gente lo vivió intensísimamente (bueno, cosa que también sucedió con Iván Ferreiro, sobre todo con ciertas fans que estaban un par de filas de asientos detrás de la nuestra); no en vano, siendo ello bastante significativo, mucha gente se marchó tras su actuación y eso teniendo después a un artista de la talla del grupo Amaral, es cuanto menos un insulto, a no ser que te tengas que levantar al día siguiente a las 4 de la mañana.Y es que yo a Amaral le debía una desde hace un par de otoños, cuando vinieron a las Fiestas Patronales de Torrejón de Ardoz, y por estar fuera de Madrid no poder ir a verles. Eva le echó valor y vino desafiante. Se notaba algo especial, como una mezcla de alivio, sufrimiento y emociones en Eva, ya que por un accidente de su batería, llevaban un tiempo sin poder actuar, viéndose obligados a cancelar varios conciertos últimamente. En cada intervención, Eva se mostraba solemne dirigiéndose a la audiencia, casi provocando un aplauso constante a cada una de sus palabras entre canción y canción, echando en una de ellas el órdago de decir que tocarían todos los temas de su último disco. Incluso nos dio alguna lección sobre el mundillo de la música cuando nos explicó quiénes eran los “backliners”, que son el personal que se encarga de tener afinados los instrumentos y tal; yo de toda la vida les he llamado “pipas” de forma coloquial, pero bueno.Y cumplieron su palabra de tocar “Hacia Lo Salvaje” al completo. De hecho, en los primeros compases ya apareció la fuerza y rotundidad del tema título, pero no por ello el grupo renunció a su repertorio de grandes clásicos como “Sin ti no soy nada”, la cual no se hizo mucho esperar a que sonara en el Palacio de los Deportes. Si me pongo a destacar los grandes momentos de la actuación de Amaral, me quedaré principalmente con 2. Primero, y quizás uno de los grandes puntos álgidos del Fnac Music Festival en general, fue la versión tan rítmica y rockera que hicieron de “Estrella de mar”, que dejó de lado las tendencias electrónicas para provocar una sacudida increíble; yo, sentado en esos momentos, al término de la misma me puse en pie para aplaudir tan a rabiar como Orson Welles en cierto pasaje de la película “Ciudadano Kane”. Y sin duda, otro momento muy esperado y celebrado en general, fue “El universo sobre mi”. En su día cuando vio la luz no me llamó mucho la atención, pero a día de hoy es mi tema favorito de Amaral y afirmo que es una de las mejores canciones, sino la mejor, que vieron la luz en la pasada década.“Revolución”, no era para menos, también puso todo patas arriba, con Eva esforzándose en gritar con un megáfono al comienzo de la canción. Del nuevo disco, el cual no he escuchado aún al completo, me convenció mucho “Van como locos” y es que Eva se encargó de que todo saliera a la perfección, aleccionando al público para hacer unos coros que hicieron retumbar las paredes del pabellón, con ensayo previo incluido. Muy buen tema éste, me gustó notablemente.Un artista tiene que ser de palabra. Eva prometió tocar cada una de las canciones que forman parte de su último disco, y con las luces ya encendidas, las cuales te invitan a tomar el camino a casa, salió y se marcó la última canción de la noche (no hubo narices a cortarles la corriente del escenario, hubiera faltado más) con el Palacio de los Deportes completamente iluminado, momento que aproveché para bajar a pie de pista y sacar la foto más cercana que pude; lástima que me saliera borrosa. Abajo la prueba.Eran las 00.50h y Amaral habían ofrecido su show desde las 23.00h. Parecía increíble, ya que la sensación fue que el concierto hubiera durado una hora escasa. Ni nos dimos cuenta de cómo pasó el tiempo. Amaral tuvieron tiempo para remontar y conseguir momentos de gran complicidad con el público, siendo este menguante progresivamente a medida que iban pasando los minutos ante las horas tardías que se alcanzaban. Juan Aguirre estuvo centrado en sus cuerdas, como es habitual, y salvo alguna tímida cosa que soltó al micrófono, se mantuvo en un discreto segundo plano de protagonismo. Eva hizo gala de esa voz tan personal y su buena labor como vocalista. Al micrófono solamente Sean Frutos de Second estuvo a tan buen nivel, como ya hemos comentado antes.Con menos frío de lo esperado enfilé el camino hacia la avenida de América para esperar esos malditos búhos nocturnos del Corredor del Henares, que “tanta frecuencia” de paso tienen (tradicionalmente uno cada hora, a las en punto, y llegué a la parada a las 01.15h en esta ocasión, sufriendo 3 cuartos de hora de eterna espera). Llegando a las conclusiones, decir que el Fnac Music Festival en su 1ª edición fue un más que notable éxito. La venta de entradas funcionó más que bien y la asistencia de público al Palacio de los Deportes rozó el lleno en sus momentos de máximo apogeo cuando Love Of Lesbian eran los amos y señores del escenario. Todos los grupos y artistas estuvieron a un más que aceptable nivel, pero creo que por el ambiente vivido y por su actuación en sí (bastante intensa por lo general) Love Of Lesbian fueron los auténticos triunfadores de la noche. Amaral, quizás a priori, se suponía que serían sin discusión los más destacados del evento, pero tuvo en su contra la hora tardía de salir a escena. No obstante, lucharon contra los elementos y con la seguridad de disponer de la actuación más larga en duración para conseguir sellar una digna actuación, recibida por el público de forma cálida. Flanqueando el presente párrafo, 2 imágenes más de la actuación de Love Of Lesbian.Los mimbres están dispuestos para próximas ediciones. Supongo que tras la acogida de su primera edición, el Fnac Music Festival se celebrará en más ocasiones. “Discos, música y reflexiones” confiará en estar allí para contarles nuevamente lo que acontezca en el mismo. En tanto a esta edición, finalizo agradeciendo a la gente de Get In, Amaia Nuin y Nacho Gamboa, nuestra acreditación para el evento. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de un tipo que tenía pinta de responsable de la organización de localidades, el cual pasó olímpicamente de nosotros, no pudiendo tener acceso a conseguir unas mejores imágenes del evento para el presente artículo. No obstante, para donde pudimos situarnos, creo que el trabajo no está tan mal. Es curioso que a esta hora que publicamos el artículo se está dando lugar en el Palau Sant Jordi la edición del festival en Barcelona… ¡Qué cosas! ¿Verdad? Espero que el post haya sido de su agrado.

2 comentarios:

el gato kilo dijo...

Me alegro de que lo pasases bien, como bien sabes yo pase olimpicamente de este festival a pesar de actuar el que es para mi el indiscutible mejor grupo nacional del momento AMARAL, pero me negue a verlos rodeados de todos esos indies de pacotilla y me temo que a este paso voy a tardar bastante en verlos en directo pues no hacen mas que ir a eventos gafapasta de estos.
Eso si, me parece de una autocomplacencia tremenda que te toquen el ultimo album entero, los conciertos deben estar mas nivelados y por otro lado "hacia lo salvaje" esta bien pero desde luego no va a pasar a la historia como su mejor disco, asi que no veo la necesidad de tocar todo el disco sino es por una mera cuestion promocional.

El resto del grupos o me dejan frios o directamente los detesto como a la Rosenvinge, a mi Second me parecen una aburrida version del grupo de Guille Mostaza "Ellos", de hecho la prensa los ha comparado bastante a ambos grupos, y si, hay que reconocer que el cantante tiene una gran voz y tienen a la Warner detras metiendo pasta con lo cual es posible que un dia los veas como cabezas de cartel en el palacio de los deportes.
Love of lesbian me aburren aun mas y no entiendo que le gusten a tanta gente y encima con lo feos que son y ese nombre absurdo que tienen aunque llamarse Second tambien tiene cojones, asi nunca llegaran al numero uno.

En fin, el proximo concierto Eva y Juan solitos y menos indie gafapasta.

Un abrazo!

Abacab dijo...

El gato kilo, bueno, ya sé que no eres muy amigo del indie español (sino que más bien eres enemigo acérrimo), pero a mi me gustó el cartel de principio a fin.

Amaral estuvieron bien, pero eso de comparar a Second con la mostaza, no sé yo... Un respeto para mis amigos de Murcia que son mi ojito derecho!

Un abrazo y gracias por escribir.