viernes, 17 de febrero de 2012

Concierto Simple Minds. Madrid (15-02-2012)

Muchas veces puede resultar algo gratuito afirmar que se viaja al pasado por el mero hecho de asistir a la gira de un grupo que lleve varias décadas en activo, por el simple motivo de que en los set lists incluyan de forma irremediable alguno de sus grandes clásicos o éxitos, aparte de los temas que la banda incluya de su, en teoría, nueva obra (si es que la gira es motivo de presentación de nuevo material en cuestión). Sin embargo, el concierto que Jim Kerr y sus muchachos, Simple Minds, ofrecieron en Madrid este pasado miércoles sí que fue un viaje al pasado en toda regla.Realmente es un verdadero acierto recuperar material antiguo y centrarse en el mismo, con la valentía o gallardía añadida de llevar a cabo una gira prescindiendo de sus grandes éxitos de discos posteriores como “Once Upon A Time”; es decir que “Alive and kicking” o su archiconocida versión de “Don’t you forget about me?” no tienen cabida en el repertorio a tocar en esta gira titulada “5x5”, y si es que hubo alguien que asistió al concierto no sabiendo esto, es que no tenía mucha idea de qué iba la historia. El título de la gira puede venir motivado por varios aspectos. Primeramente es porque se recuperan los 5 primeros trabajos (con la particularidad de que hay un 4º disco “a” y un 4º disco “b” o ep, con ese combo “Sons And Fascination” y “Sister Feelings Call”). También por el hecho de que el grupo se presenta en escena con 5 componentes, ya que a los clásicos Jim Kerr como vocalista, Charlie Burchill, con su flequillo, a las guitarras y también Mel Gaynor como batería, se suman un teclista y un bajista para terminar de completar la formación. Debajo de este párrafo, Jim con su bajista al fondo.Lo que ya no está tan claro es que otro motivo del “5x5” sea que se escojan 5 temas de cada disco, ya que exactamente el reparto no fue así del todo, puesto que “Empires And Dance” fue vilipendiado en parte por solamente tocarse 4 temas y por otro lado se puso en mayor valor a “Sister Feelings Call” y “Sons And Fascination”, concediéndole a esta asociación de obras 6 lugares del set list.La tarde y el clima frío que afrenta Madrid y España en general en los últimos tiempos (también hay que decirlo que acorde con la época del año que atravesamos) no invitaba a florituras derivadas de esperas largas en las inmediaciones del río Manzanares a las puertas de la sala La Riviera. Por ello, me dispuse para llegar unos pocos minutos más tarde de la hora fijada para la apertura de puertas. De este modo me situé en mis habituales posiciones, ladeado a la izquierda del escenario en una 5ª fila, y en este caso sin apreturas, cosa de agradecer en estos grupos en los que la media de edad del público asistente supera los 30 años y ya no hay empujones y apreturas, como sí sucede con bandas que o bien son más cañeras o bien son más jóvenes, con un espectro de seguidores en consecuencia más inmaduros, los cuales afrontan de peor manera las horas que hay que permanecer de pie frente al escenario para ver a tus ídolos musicales. El grupo se encarga de cuidar todos los detalles para meternos en situación y lo del viaje al pasado se cumple hasta en la música que ambienta la sala antes del comienzo del show, ya que pudimos escuchar temas de los años en los que se editaron las 5 obras que recupera el grupo o años colindantes; “Let’s stick together” de Brian Ferry, “She’s in parties” de Bauhaus, “Love will tear us apart” de Joy Division, “The Killing Moon” de Echo And The Bunnymen, “(We don’t need this) racist groove thang” de Heaven 17 o “Underpass” de John Foxx entre otras muchas, nos deleitaron mientras que las 21.00h, hora de inicio del concierto, se iban acercando.Puntualidad escocesa, ya que a las 21.00h, y con el preaviso en megafonía 10 minutos antes dándonos la bienvenida al concierto y explicando sucintamente que habría 2 partes de actuación divididas por un descanso de 10 minutos (también recuerdo que el concierto en Aqualung el grupo fue presentado, aunque en esta ocasión viendo en el escenario a quien hablaba, antes de que saltaran al escenario), Kerr y demás saltaron al escenario para plantearnos esta propuesta de gira tan arriesgada e interesante.Para abrir fuego, nada de medias tintas. Ni más ni menos que “I travel” comenzó a descargar potentes dosis de electrónica y de acordes de la guitarra de Burchill, mientras que Jim se afanaba en moverse sin parar por el escenario, con el brazo en alto girando en círculo el mismo en los compases del estribillo. Atropelló a todos con ese “hablar, hablar…” tras mencionar el “problema de idioma de Europa” y consiguió con este single, que injustamente jamás llegó a entrar en los charts (ni en sus reediciones), meter a una Riviera prácticamente llena en el ambiente del concierto. Luego llegarían los teclados más amables de “Life in a day”, para situarnos al extremo temporal inicial del periodo discográfico repasado. La lúgubre “Today I died again”, supuso que “Empires And Dance” se anotara 2 temas en la parte inicial del show, para que a la postre fuera el disco menos valorado, al solamente tocarse 4 temas del mismo. Abajo un fragmento que grabé de “I travel” y he subido personalmente a mi recién estrenado canal de youtube. Uno de los grandes momentos de la noche, bueno, quizás mi gran momento personal (y también en general de conciertos a los que haya asistido, se lo aseguro) del show (y luego explicaré por qué “Glittering prize” no se anotó ese reconocimiento personal que daba casi por hecho), fue el 4º capítulo del listado de canciones. No tenía todas conmigo que del gran compendio de canciones que forman parte del “Sons And Fascination” y “Sister Feelings Call” se escogiera a “70 cities as love brings the fall” como una de las opciones “no single” al margen de las clásicas “Sweat in a bullet”, “Lovesong”, “Theme for great cities” o “The american”, pero por fortuna mi gran esperanza para el set list tuvo lugar, y ¡de qué manera! Y es que con este contundente tema, con esa distorsión periódica que sigue a los 2 latigazos rítmicos de la batería, ese arrollador Jim Kerr, sumamente desgarrado, y un estribillo que también incluye unas notas fabulosas de la guitarra de Charlie (cosa que se aprecia sobre todo en su versión instrumental renombrada en “Sound in 70 cities”), Simple Minds terminaron de poner la sala patas arriba. Ello se debió sobre todo a la intensidad desbordante que pusieron Simple Minds en su interpretación, más que por la reacción del público, la cual no fue todo lo cálida posible, ya que este tema es un pequeño desconocido incluso para grandes seguidores de la formación. El hecho de que en giras incluso de la época que se homenajeaba no estuviera incluida en sus repertorios, no fue óbice para que en este evento “5x5 “se dignificara a esta joya oculta, paradigma, sin lugar a dudas, de los Simple Minds más experimentales y arriesgados, que en definitiva es el espíritu y germen que se pone en alza en este tour actual. Abajo un fragmento de esta fabulosa canción; como siempre, disculpen la calidad, sobre todo del audio.
Es curioso que en esta primera mitad del concierto, de 55 minutos de duración, no se incluyera ningún tema de “Real To Real Cacophony”. Siguieron apareciendo temas que supusieron grandes minutos de música y conexión escenario-audiencia, como sin duda fue ese momento-“Súper García en la hora 0”, que fue “Lovesong”, que se ganó la ovación más estruendosa cuando finalizó. Jim en este clásico no hizo gala de esos disparados tarareos fuera de estrofa tan característicos, pero sonó fiel a su sonido clásico y para nada daba la impresión de que Jim Kerr tenga ya la edad que tiene por el brío que demostró en los minutos que duró este gran clásico de los primeros tiempos de la formación escocesa.En la 2ª mitad se dispusieron de forma seguida casi todos los temas de “Real To Real Cacophony”, los cuales hay que advertir que sonaron mucho mejor que en su edición de estudio; siempre he dicho que el 2º lp de Simple Minds es un disco lleno de buenísimas ideas, pero al que le falta un mejor acabado, cosa que el grupo se ha afanado en pulir para esta gira dignificadora de su legado que están llevando a cabo. Genial “Changeling” y tampoco le fueron a la zaga “Scar”, “Premonition” o “Calling your name”.Lo bueno del concierto fue que incluso temas que son realmente sombríos, calmados, íntimos e introspectivos como es el final de “Empires And Dance”, la canción “Room”, aquí sonaron realmente intensos y casi épicos. Este tema lo demostró como colofón a la primera mitad del concierto, ya que en su tramo final realmente alcanzó una intensidad y fuerza que para nada tiene en su corte de estudio en el que fuera 3er. disco de estudio de los escoceses, editado allá en 1980.De “New Gold Dream (81/82/83/84)”, quizás 3 de los temas estaban muy claros y la duda se sembraba entre los otros 2 que se ganaran el privilegio de incluirse en el set list. Yo apostaba claramente por “Hunter and the hunted” y por “Big sleep”, quedando con un escrutinio de un 50% a mi favor, ya que solamente la 1ª de las mencionadas hizo acto de presencia en la primera parte del concierto, la cual además contó con uno de los mejores momentos vocales de Jim Kerr al micrófono, realmente emotivo, sentido y comunicador. El 5º puesto, y de hecho así fue, ya que fue la última del disco en aparecer y la que además selló el final del concierto en el bis, fue la canción título. Esta canción sonó espídica, casi hipnótica y con un muro sonoro inquebrantable, que nos dejó bocaabiertos tras poder ver su ejecución arrolladora tras rebasar unos cuantos minutos las 2 horas de actuación. Hubiera preferido a “Big sleep”, pero como bien comenté con mi amigo y colaborador en nuestros coloquios radiofónicos Mariano González, cualquier tema que hubieran escogido del 5º lp de su trayectoria, lo hubiéramos recibido de muy buen grado.Siguiendo con el análisis de lo derivado de “New Gold Dream (81/82/83/84)”, he de hablar sin más dilación de lo que ya he anticipado unas líneas atrás: el cierto bajón que me deparó “Glittering prize”. Creo que cuando analicé hace no mucho el disco en el que se incluye, he dicho y he confirmado que es quizás de mis temas favoritos de toda la discografía del grupo y en todo caso el momento que me animó en su día a ver con mejores ojos a Kerr y los suyos y meterme en su universo. Lo que sucedió es que tras ejecutarse como primer tema del bis “Theme for great cities”, Kerr puede que saliera a escena demasiado relajado y afrontó el tema con una liviandad excesiva, concediéndole una interpretación algo distendida, lejos de la exigencia épica que desprende este tema. Da igual que como ya se hacía en las giras antiguas el tema comenzara en estrofa y no con el Ilumina, ilumíname con la luz, lo que pasa es que Kerr se tomó el tema de una forma que le quitó toda la fuerza que esta gran canción tiene. Para mi, el único punto mejorable de una actuación soberbia, pero me duele un poquito que haya sido precisamente en mi tema favorito del grupo; ¿puede que quizás tenía una expectativas demasiado grandes sobre la misma y sus minutos en el concierto? Puede que sí, pero creo que soy objetivo en cierta forma. No obstante, por todo lo demás es más que pasable este punto y sobre todo porque en “70 cities as love brings the fall”, ahí sí que estuvo Jim Kerr arrollador y con una mayor exigencia de intensidad que la que incluso solicita el tema (que ya es mucha de por sí). Abajo el video de “Glittering prize” completo, para que ustedes juzguen por sí mismos, a pesar de la paupérrima calidad de los videos de mi cámara de fotos.
La parte final de la 2ª mitad resultó potente de la mano de los otros 2 grandes clásicos del 5º disco de Simple Minds. Primero llegó “Promised you a miracle”, que sonó bastante bien, con esos rimbombantes teclados, que siempre hubieran sonado más entrañables si Mick McNeil estuviera en el grupo aún y después, cerrando el núcleo de la actuación, antes de los bises, llegó “Someone somewhere in summertime”, con esa melodía tan melancólica, y en la que Kerr se encargó de hacer un guiño al público readaptando la letra diciendo en un par de ocasiones “In Madrid, in España, in wintertime”, lo cual le quedó bien y no excesivamente forzado. Jim jugó durante toda la actuación mucho con el micrófono y su cable, ofreciéndoselo a la audiencia en muchas ocasiones, como la que ilustra la siguiente imagen; Kerr se mostraba sonriente y feliz en el momento reflejado.Un buen latigazo supuso que el grupo retomara el contacto tras el descanso de la 1ª mitad con “The american”, que retumbó aplastante, para posteriormente ceder el testigo a casi todas las canciones del repertorio escogidas del 2º disco del grupo, con la única entrometida entre las mismas “Sons and fascination”, la cual quizás le robó el espacio que le hubiera correspondido al tema que faltó de “Empires and dance”. Del disco de debut, aparte de la ya comentada canción título que apareció en los primeros compases, aparecieron “Wastelands”, pero destacaron mucho más las 3 otras. Primero “Pleasantly disturbed” con Charlie Burchill tocando de forma correcta el violín (la siguiente foto, no muy nítida, así lo viene a demostrar) de su melodía tan asfixiante, luego “Someone” que se encargó de sumarle intensidad al bis tras la interpretación algo anodina de “Glittering prize” (quizás en reservar energías para “Someone” resida lo de “Glittering prize”) y seguidita en el mismo bis se dispuso antes del tema de cierre “New gold dream (81/82/83/84)”, la bien acogida “Chelsea girl”.Creo que a modo de comentar el set list ya está bien y por si hay alguna duda, dejo el mismo con el escrupuloso orden que se siguió a continuación, el cual fui anotando a modo de sms como borrador en mi tlf. móvil. Apuntar que fue muy bueno que “Theme for great cities” no fuera excluida y, como supuse, se interpretara en uno de los momentos en los que el grupo retornara a escena, para así darle algo más de descanso a su vocalista y frontman Jim Kerr. Lo dicho, el siguiente párrafo muestra el set list y la estructura del show.Parte 1: “I travel”, “Life in a day”, “Today I died again”, “70 cities as love brings the fall”, “Hunter and the hunted”, “Wastelands”, “This fear of gods”, “Lovesong”, “Pleasantly disturbed”, “Room”.
Parte 2: “The american”, “Calling your name”, “Sons and fascination”, “Sweat in a bullet”, “Changeling”, “Factory”, “Premonition”, “Scar”, “Promised you a miracle”, “Someone somewhere in summertime”.
BIS: “Theme for great cities”, “Glittering prize”, “Someone”, “Chelsea girl”, “New gold dream (81/82/83/84)”.Todo es subjetivo y está presentado desde mi punto de vista, pero creo que los mejores momentos fueron “I travel”, “70 cities as love brings the fall”, “Lovesong” y “Someone somewhere in summertime”. Quizás por el arrojo del grupo o quizás por la recepción que le brindamos los que allí estuvimos, fueron los temas que más claramente se pueden recordar dentro del imaginario colectivo, sin olvidar la locura que supuso el cierre con el tema título del 5º disco de la banda.Jim Kerr se conserva fabuloso (vean si no la foto de aquí arriba). Le vi con un aspecto mejor que en aquella ocasión en septiembre de 2005 en la extinta sala Aqualung, en la que le vi bastante más gordo y con un aspecto más decadente. Aquí siempre se presentó de riguroso negro, llevando en la primera mitad un abrigo muy ajustado al talle, con el detallito para nada baladí de un pañuelo marrón asomando del bolsillo superior externo del mismo y en la 2ª mitad con americana y camiseta negra. A Burchill sin embargo le noté que había ganado los kilos que Kerr ha perdido desde la primera vez que les vi. Estuvo fenomenal a la guitarra, realmente risueño en casi toda la duración del concierto, y además solventó con éxito esa parte de violín de “Pleasantly disturbed”. El batería Mel Gaynor, que es el otro miembro clásico que continúa del grupo, permaneció escondido en sus miles de timbales y bombos y desde mi posición casi ni le pude ver en todo el concierto. Su base rítmica sonó contundente y brutal y al final del show, cuando el grupo formó en fila para despedirse, pude ver al bueno de Mel, tan grande y fortachón como siempre (la foto de abajo, ilustra la despedida del grupo tras finalizar la última canción). Los músicos que acompañaron al grupo estuvieron correctos; quizás el bajista se anotó una mejor actuación, pero el teclista tampoco lo hizo mal, teniendo en cuenta que la sombra de McNeil, aún habiendo pasado más de 20 años de su partida, es alargada y la serie de melodías a tocar e interpretar no es para nada fácil.Fue un gran concierto, una estupenda experiencia que podría calificar de notable alto, rozando el sobresaliente, o dándole directamente la nota más alta si nos ponemos generosos. El único borrón fue la falta de intensidad en un pilar clave como “Glittering prize” (tranquilos, ya no lo diré más, que creo que ha quedado claro y no pretendo dar más leña al mono), pero el ambiente y la disposición y buen hacer del grupo hizo que el resultado global fuera altamente satisfactorio. La siguiente imagen muestra a un sesudo Charlie Burchill, enfrascado en sus acordes eléctricos.Seguro que alguna vez hemos dicho de algún grupo cosas parecidas a “me hubiera gustado poder ver a U2 en la gira de “The Joshua Tree”” o “me hubiera gustado poder ver a Depeche Mode en el tour de “Construction Time Again” tocando en la Escuela de Caminos”. Bueno, pues esto ha sido bastante fiel a lo que tuvo que ser en su día la gira de “New Gold Dream (81/82/83/84)”, con la salvedad importante principalmente de que Michael McNeil ya no está en el grupo, pero por lo demás fue un evento inimaginable de ver hace un tiempo y una moda que no hace mucho tiempo puso de moda OMD con su gira recuperando “Architecture & Morality” (curiosamente estuvieron de gira con Simple Minds, con lo que a lo mejor la inspiración a Kerr y los suyos les ha venido de ahí). En esta ocasión, debido al frío y que al día siguiente había que madrugar y acudir a la ceremonia de los Premios 20Blogs en su VI edición (por tanto, sin posibilidad de dormir siesta), no intenté volver a ver a Jim Kerr y Burchill como sí hice aquella aún tarde/noche cálida del septiembre de 2005, del que ya les dejé alguna foto en el artículo de “Black & White 050505”. No hacía falta, ya que con la experiencia musical quedé más que satisfecho; quizás lo único es que me hubiera gustado alabarles el gusto a los pilares históricos de la banda al poner en marcha esta idea de tour. Realmente fabuloso.Quizás en el plano de la presentación en escena, una pantalla telón de fondo en el que se pusieran motivos de los temas o discos interpretados, hubiera ayudado más a la recreación (algo que inestimablemente hicieron OMD en su concierto del pasado mes de junio), pero en todo caso, eso sería ponernos puntillosos; ahora lo que está de moda es iluminar el fondo, mandando destellos potentes de luz al público buscando sobre todo cegar los flashes de las cámaras de fotos, lo cual sumado la neblina que había todo el rato en escena, provocó que las fotos que haya sacado no sean de las mejores. Lo de los videos, ya están advertidos que el audio de mi cámara es un jodido desastre, así que no esperen nada de ellos; eso sí, estreno canal en youtube, me he encargado yo de subirlos con mucha paciencia. Resumiendo: lo pasamos en grande y mereció la pena pagar algo más de 30 euros por poder ver a Simple Minds en activo, con un repertorio que era necesario de dignificar con un evento como el que Kerr y los suyos inteligente y apropiadamente se han sacado de la manga.

5 comentarios:

Antonio Carralón dijo...

Impresionante concierto. Una vuelta brutal a la primera década de los años ochenta. Os dejo una crónica y unas fotos.

CRÓNICA:
http://www.revistaintime.com/?p=2930

FOTOS:
http://www.flickr.com/photos/buque/sets/72157629363042725/

Chary Serrano dijo...

Una magnífica entrada, muy completa y muy bien cuidada, me ha gustado mucho.

Abacab dijo...

Antonio Carralón, gracias. Visité tu crónica y me gustó mucho; más profesional que la mía, sin duda.

Chary Serrano, celebro que te haya gustado y valoro mucho tus palabras.

A los 2, gracias por escribir.

Anónimo dijo...

Buenas,

Mucha envidia me das con el concierto de SM. Muchas gracias por tu gran crónica.
Al menos estoy disfrutando en casa de su nueva recopilación X5 (su mejor etapa, sin duda).

¿Cómo puedo contactar contigo? O si no, me envías por favor un mail a

machenalia@yahoo.es

Gracias!

Abacab dijo...

Anónimo, de nada, la crónica es un placer y me viene muy bien para en el futuro recordar todo con mayor nitidez. Celebro que te haya gustado.

Bueno, a falta de asistencia a la gira, acertado es haberte hecho con la caja recopilatoria de los 5 primeros discos, todo un lujo discográfico sin lugar a dudas.

Como sabes, ya te escribí a tu e-mail y luego te volví a responder, por lo que estamos en contacto.

Gracias por escribir.