sábado, 18 de febrero de 2012

Thomas Dolby - The Golden Age Of Wireless (1982)

Retornamos hoy a la figura del alocado e hiperactivo (siendo este último un adjetivo para nada oportunista o gratuito) Thomas Dolby, ya que hace mucho tiempo que “debutó” con post por estas tierras con su artículo o revisión del 2º disco que editara en 1984 bajo el título de “The Flat Earth”.

Hoy nos proponemos abordar su debut. Nos vamos a enfrentar a un disco electrónico, con clara influencia del techno pop de aquellos días, pero con un toque manierista y snob a cargo de Dolby que le hace especial y único. Yo recuerdo que conocí a Dolby gracias al video del gran clásico de la obra “She blinded me with science”, el cual venía en un dvd recopilatorio de videoclips que me compré allá por la primavera de 2002 (creo que ya lo he comentado en artículos previos, por lo que no me voy a enrollar otra vez con lo mismo).

El caso es que Dolby selló una ópera prima interesante, movida, cuidada en las formas y que quizás a día de hoy no esté lo suficientemente valorada (¡qué habitual es esta expresión en los artículos de este blog!). Con el presente post intentaremos concederle algo más de importancia y ralea, o por lo menos haremos que a más de uno que no sabrá quién coño es Thomas Dolby, le comience a situar en el mundo de la música.

Se comienza con la rimbombante, preciosista y ratos complicada “She blinded me with science”, que además es el tema más recordado de la obra. El videoclip, ya reseñado en la introducción, con Dolby alojado en la mansión para científicos chiflados, ayudó inestimablemente a asociar a Dolby a esa imagen de tipo extravagante que a día de hoy sigue teniendo. El ritmo de base puede ser algo funky y en todo caso la melodía es algo enrevesada, con una música alejada de las corrientes electrónicas principales de aquellos días. Un tema este que de primeras puede chocarte, pero que si ves o conoces con el simpático videoclip, se suele ir digiriendo poco a poco. En 2º lugar se nos presenta el tema más oscilante, cíclico y también hipnótico de la obra. “Radio silence” aporta también unos coros de voz de pito femeninos que se inmiscuyen en la línea vocal cíclica mencionada de Dolby. Con “Airwaves” se presenta la sección más madura y bella de temas que forman parte de “The Golden Age Of Wireless”. Dolby se aleja de estridencias y exageraciones vocales al micrófono, y dentro de lo que es una elaborada y sensata melodía, ofrece una comedida y correcta interpretación para este tema que es tan relajante y maravilloso a la par. El techno pop más puro de la obra quizás pueda representarlo “Flying north” y sus teclados tan agudos y cristalinos, que se engarzan en una melodía muy acelerada. Destaca en el 5º lugar “Weightless”, sobre todo por cierto devaneo vocal lánguido de Dolby, con un alarido lejano que suelta, que nos sumerge en los segundos más íntimos e introspectivos de la obra. “Weightless” se sitúa en la línea de la previa “Airwaves”, conformando un tema algo más pertinaz en algunas estrofas, pero que destila un sentir bastante hermanado con la 3ª canción del álbum.El primer single de Dolby no fue “She blinded me with science”, sino “Europe and the pirate twins” que es el tema que nos encontramos al llegar a la mitad de la obra. Estamos ante una composición del sector más pop del disco, en el que Dolby no escatima a la hora de soltar alguno de esos gritos desgañitados catárticos que le gustaban meter de cuando en cuando. “Windpower” es rotunda en su base rítmica y quizás resulta algo repetitiva y reiterativa, abundando en todo caso en el sector pop, al igual que lo hará su sucesora “Commercial breakup”. Esta última mencionada, situada en el 8º lugar del track list, nos muestra Dolby algo atropellado al micrófono, pero en todo caso se valora su importancia de cara a apuntalar las sensaciones melódicas principales que Thomas Dolby aloja en el subconsciente de cada uno tras escuchar su disco. La gran joya oculta del álbum, nos la encontraremos justo a continuación con “One of our submarines”. Esta composición se la inspiró a Dolby un tío suyo que trabajaba en un submarino y que murió en el mismo, pero no por motivos bélicos, sino por un hecho derivado de maniobras. Se ve que en el subconsciente de Thomas quedó eso marcado a hierro candente y terminó por exponer su impresión en esta maravillosa canción techno pop. En la parte instrumental ofrece un entramado de melodías sintéticas realmente fabulosas, que confluyen milimétricamente para crear una canción rotunda, que no está exenta de cierta épica e incluso solemnidad en ciertas notas o sonidos que incluye. Una pieza muy a tener en cuenta y uno de los motivos principales por los que el disco de esta semana jamás debería caer en el olvido. “Cloudburst at Shingle street” es un tema único en su especie en la obra, bastante exótico en sus sensaciones tan británicas costumbristas en sus sonidos, que por otro lado se encarga de dar cierre a este disco tan valioso. Chocan de esta última canción sobre todo esos sonidos de coros marciales que jalonan sus últimos segundos.

Con este “The Golden Age Of Wireless” hay que advertir que Dolby se ganó un nombre dentro del panorama de la música, sobre todo en lo que al Reino Unido se refiere. Su repercusión más allá de las islas fue menor, aunque también fue tenido en cuenta de forma relativa. Tampoco es que ninguno de los singles arrasara en los charts, ya que solamente registraron posiciones decentes, pero quizás la relevancia se la ganó Dolby por otro lado.

Y es que no había ningún tipo con esa especie de halo entre profesor de física metido a músico, con pelos alocados y gafas notables que venían a rubricar la figura tan característica de Dolby; algo que además se reforzaba con la portada del disco hoy protagonista. Si al aspecto le sumamos la música, la cual para nada era vulgar y ofrecía unas posibilidades y unas formas alejadas del mero comercialismo ramplón, tenemos la mezcla perfecta para situarse en un punto estratégico dentro de la historia de la música, que si bien no le sirvió a Dolby mantenerse en primeras líneas durante mucho tiempo, sí que permite acordarse de él a fechas presentes.

Dolby es hiperactivo y en los ochenta lo era más. Su gran single del 2º disco, el cual ya analizamos en el blog, como ya hemos comentado, “Hyperactive!”, no es para nada algo gratuito y está claro que tiene mucho que ver con Dolby, el cual además de componer e interpretar, producía a otros de forma maravillosa, como se puede ver en los trabajos en la mesa de mezclas que hizo con los Prefab Sprout. Thomas Dolby, un ser peculiar al que hay que tener en cuenta y conocer, que editó allá por 1982 un disco de debut que es bastante interesante.

El programa de radio de esta semana será el Especial Queen que dedicamos a “The Game” hace ya un tiempo. Este miércoles es su verdadero estreno oficial semanal, como siempre a las 21.00h en &radio y a las 23.00h en RUAH. En breve estará subido el programa sobre Michael Jackson y “Thriller” en Ivoox. Pido paciencia.

2 comentarios:

caglisotro dijo...

hola abacab , aqui llego desde casa del gato kilo, y mi primer comment va a se par este post sobre un artista muy desconocido al qual dedique un post en mi blog por la razon siguiente.

Ademas de que me guste la musica electronica me encanta un tipo de cienca fiction que tambien es un modo de ser y de arte (digamos como los goticos), el steampunk. Hace poco descubri que el Dolby era un adelantista porque tenia en su video de "she blinded me" muchos elementos de un genero que seria inventado por autores de S-g algunos anos despues ! Tambien descubrir que Dolby sigue haciendo musica y que su universo visual es ahora totalemnte steamunk assumido.
Bueno todo esto lo cuento en y articulo, pero.....en frances
http://www.we-can-utopia.com/article-thomas-dolby-steampunk-avant-l-heure-106638584.html

Abacab dijo...

Caglisotro, celebro ver comentario en uno de los post de Thomas Dolby. Muy interesante todo lo que aportas en tu comentario sobre lo que Dolby aportó a ese universo del steampunk. Visitaré tu blog e intentaré que el traductor funcione bien, ya que no sé francés.

Gracias por escribir.