sábado, 12 de mayo de 2012

Depeche Mode - Construction Time Again (1983)

Está muy claro que tras el a ratos fallido “A Broken Frame”, aunque ya saben que a mi particularmente no me disgusta, Depeche Mode tenían que remontar el vuelo y demostrar que el éxito de “Speak & Spell” no fue casualidad. Aunque el que fuera el 2º disco de estudio del grupo tuvo algún que otro éxito y también incluyó algún tema muy querido por los fans más añejos del grupo, como son “Leave in silence” o “The sun and the rainfall”, había una generosa dosis de relleno y temas vergonzosos como la rocambolesca “Monument” (que coloquialmente llamo “Menumento” para mis adentros) y “Satellite”; realmente malas.

Entre medias de este trabajo y el que hoy nos ocupa, el cual también tiene una cierta lógica de título vinculada a la situación del grupo en aquellos días, como ya sucedía con “A Broken Frame”, el grupo terminó de reclutar y oficializar a Alan Wilder como miembro del grupo a plenos derechos, fortaleciendo al trío formado por Dave Gahan, Martin Lee Gore y Andrew Fletcher, y editó un single que no me parece del todo malo, “Get the balance right”.

Estimo que “Construction Time Again”, más que un conjunto sólido y bien nivelado de canciones, ofrece su importancia en la historia del grupo en la novedosa producción y el sonido global del disco. Y es que, como podrán escuchar, si es que aún no conocen la obra, en lo que a canciones individuales se refiere, el disco palidece en ciertos instantes claramente, aunque también aporta un temazo inmortal como la copa de un pino.

Un comienzo no demasiado deslumbrante es “Love in itself”, que además fue elegido como 2º single del disco. Para mostrar las facturas sonoras principales del disco, no está mal. Se nota la influencia centroeuropea, a la que Martin Gore estaba echando el ojo, y que terminarían de plasmarse en el que sería el siguiente disco de estudio del grupo. El videoclip, grabado en unas galerías o cuevas subterráneas, es cuanto menos curioso. Esos sintetizadores tan fastuosos, casi haciendo las veces de instrumentos de viento, se superponen a bombo y platillo sobre el resto de notas electrónicas. Por cierto, mejor la versión del álbum que el single, sobre todo por cómo engancha con el 2º corte del disco. Frenética, acelerada y que además permite ver a un Dave Gahan desaforado al micrófono, es “More than a party”. Nos enfrentamos a un tema obsesivo, que va ganando beats a medida que avanza la canción. Una especie de martilleo hipnótico y en todo caso uno de los momentos notables de la obra. Muy interesante es la electroacústica, por definir su estilo de alguna manera, “Pipeline”. Martin Gore aborda temas obreros en la letra; “trabajando en el oleoducto” es lo que más se te queda de la canción, y es que esa fabulosa portada, con el obrero martillo en mano en lo alto de las cumbres nevadas, no es gratuita y además de ser una portada de fuerza tremenda y muy rotunda, tiene mensaje y contenido social que no se puede dejar de lado. No obstante, cualquier cosa se nos quedará en nada al lado del cuarto tema del disco. Señoras y señores, quítense los sombreros y pónganse en pié, ya que hemos llegado al capítulo del álbum en el que se encuentra “Everything counts”. Es cierto que la potente versión en directo de “101” es la que más ha quedado para el recuerdo, con ese Rose Bowl de Pasadena coreando la canción durante minuto y medio (ya podría haber tomado nota la gente en el Palacio de los Deportes en febrero de 2006...), pero en todo caso, la versión de estudio es fabulosa. Estamos ante uno de los grandes temas de pop más luminoso y azucarado de Depeche Mode de su historia junto a “Just can’t get enough”. Temas laborales circundan esa letra de melodía vocal a modo de telegrama y las melodías tan bonitas y alegres, jalonan el tema, al igual que los coros de Martin Gore. Me gusta mucho ese videoclip de imágenes superpuestas de Dave Gahan bailando y cantando sobre un fondo que me recuerda al viaducto de la calle Francisco Silvela de Madrid y esa parte final del grupo en la playa, que sin duda influye en el recuerdo y sensación cálida de esta maravilla en forma de canción. Tan solo por la inclusión de esta pieza en su conjunto, “Construction Time Again” ya merecería la pena. Sin embargo, y para que no nos confiemos, el grupo se empeña en encadenar 3 patinazos consecutivos para equilibrar la balanza. La menos mala es curiosamente la siguiente “Two minute warning”, que a ratos me da risa y cuyo estribillo tan trascendental no viene muy bien a qué.
Peor es “Shame”, que en lo único que acierta es en su título y en incluir la palabra “estúpido” en su letra. No termina de romper y por mucho empeño que le pone Dave al micro, es una de las claras lacras del disco. Pero, cuando creían que habíamos tocado fondo... ¡No! Llegamos a uno de los ejemplos (por si no habíamos tenido suficiente con “Two minute warning”) que muestran por qué Alan Wilder funciona muy bien como arreglista de temas ajenos y no como compositor puro y duro. “The landscape is changing” es un lamentable alegato medioambiental, que alcanza uno de los momentos más ruborizantes de Depeche Mode en un disco de estudio. Por fortuna el disco remonta en sus 2 últimos temas. “Told you so” merece mucho la pena, y sobre todo después de los 3 grandes disgustos que nos hemos pegado tras la alegría de “Everything counts”, y en parte nos puede recordar a “More than a party”, por ser en definitiva otra composición obsesiva y sesuda en sus formas rápidas y vertiginosas. Una especie de intentar reportar la calma y mesura de la fundamental “The sun and the rainfall” que finalizaba “A Broken Frame”, es “And then...”. Bueno, es cierto que la canción mejora por su estribillo, su punto fuerte, ya que algunas melodías de puente y ciertos pasajes de la letra son mejorables, pero en su conjunto me agrada y satisface escuchar. Me parece un buen capítulo final y recuerdo que en un viaje de verano que hice en julio de 2001 a Denia, me sirvió como banda sonora al llevarme la discografía de Depeche Mode en Mp3 para amenizar la estancia y el viaje. Se finaliza con el “reprise” de “Everything counts”, con un claro objetivo de enjuagarnos la boca y terminar con buen pié y recuerdo.

Disco inconstante el 3er. larga duración de los Gahan, Fletcher, Gore y el nuevo chico Wilder. Cierto es que ofrece momentos interesantes y rítmicos, pero sus momentos bajos pueden estar casi al nivel de las lacras de su obra predecesora. Quizás hubiera sido mejor incluir “Fools” en el listado del disco, y alguna de las piezas de esa mancha de 3 temas que median la obra, dejarla como cara b de alguno de los 2 singles.

Sin embargo, en conjunto el disco aprueba y el conjunto o el formato mejora inestimablemente por la fabulosa portada que ofrece, durante mucho tiempo mi favorita del grupo, en dura pugna con la que protagonizaría el siguiente disco “Some Great Reward”. Lo importante sobre todo es que el grupo buscaba crear una personalidad propia inspirándose en las vertientes electrónicas centroeuropeas y que la producción de la obra, incluso hasta en las canciones flojas, es bastante interesante.

Sin embargo, el disco repuntó, gracias sobre todo y lógicamente al papelón de “Everything counts” como sencillo. En su día tampoco se fue tan a fondo en criticar el relleno que a ratos te despacha la obra; bueno, quizás es que esas canciones son buenas y es sencillamente que a mi personalmente no me gustan, lo que pasa es que he hablado con muchos, muchos y muchos fans de Depeche Mode a lo largo de mi vida y todos han estado de acuerdo conmigo. No obstante, como suelo decir, para gustos los colores.

Depeche Mode sentaban las bases de su proyecto y retomaban fuerzas tras la marcha de Vince Clarke. El grupo salió con mucha seguridad y de ello deriva que el siguiente disco fuera su primera gran obra de principio a fin. Como curiosidad hay que mencionar que el grupo vino en la gira del disco que nos ocupa a Madrid a tocar a la Escuela de Caminos, que en la actuación a David Gahan le tiraron un vaso y tengo entendido que en la rueda de prensa no les trataron demasiado bien, tomando los periodistas al grupo muy poco en serio; el grupo no lo encajó bien (normal) y hasta 1987 no volverían por nuestras tierras. Resumiendo, “Construction Time Again” no es tan buen disco como la gente dice, pero merece la pena rescatarlo de cuando en cuando. Es cierto que hay que valorar su técnica e ideas, pero las mismas no estaban afianzadas y a ratos estimo que se nota. Juzguen ustedes por si mismo, yo solamente soy otro gran aficionado más de Depeche Mode desde hace muchos años de tantos y tantos millones que hay, que tiene sus gustos personales.

De nuestro programa de radio, decirles que este miércoles a las 23.00h en RUAH y a las 23.59h en &radio, podrán escuchar la primera parte del Especial Alaska Y Dinarama de 2 horas que hicimos hace unas semanas atrás en directo en la sintonía de &radio. El Especial Miguel Bosé estará subido lo antes que pueda a partir del domingo, día en el que a las 16.00h en &radio podrán volverlo a escuchar.

5 comentarios:

el gato kilo dijo...

Es un disco muy interesante dentro de la discografia depechera aunque esta lejisimos de ser en mejor, coincidimos en muchas cosas en otras no: yo a "shame" la salvo de la quema, sera porque siempre me encanto su versión en directo sacada de mi vhs de "live in hamburg 84" en fin me gusta esa canción, tiene un toque minimalista muy interesante y la interpretación de Gahan es de las mejores.

Sin embargo "the landscape is changing" o como se diga y "and then" me parecen lo puto peor, canciones vergonzosas donde las haya, no entiendo ni como pasaron el corte teniendo "get the balance right" que tampoco es para tirar cohetes pero les da mil vueltas a estas dos y a "2 minutes warning" tema muy regulero.
"Love in itself" siempre me parecio un tema bastante insoportable, su edición como segundo single no tiene perdon de dios teniendo una joya como "told you so" que aunque no fuera tan comercial, era toda una magnifica acercación al pop industrial.
Del resto no tengo ninguna pega, temas de lo mejor de su discografia: "pipeline" industrial puro y sublime, "more than a party" obsesivamente irresistible y no hablemos ya de la joya de la corona "everything counts" que aunque no la toquen mucho en directo sigue siendo uno de sus temas clave y de los que pasaran a la historia junto a "just cant get enough", "people are people" o "personal jesus" por decir algunos.

"Construction time again" es a mi juicio mejor disco que "a broken frame" aunque no mucho mejor.
El disco es muy innovador, de hecho la innovacion mayor de DM en el mundo de la musica esta en esos años 83-86 en el que les dio por mezclar la musica industrial con el pop electronico y los ambientes oscuros, no es que ellos fueran precisamente unos Neubauten y hasta a veces podian resultar un tanto pateticos golpeando esa especie de tablas metalicas en los shows pero consiguieron llegar a ese punto entre innovación y accesibilidad que es la clave y que se puede resumir en un tema "everything counts", esa tema ensombrece todo el album y es que es mas que un tema, es la primera vez que claramente hacen una canción que supera lo conseguido con Vince Clarke, en la que demuestran que podian ser tan buenos como lo eran Yazoo.
Martin Gore se empieza a destapar como el gran compositor que es en este album aunque ya habia dado muestras de ello en temas como "sun and the rainfall" o "leave in silence" del disco anterior.
Las letras y estetica de "Construction time again" tambien tienen su peso con ese giro hacia el socialismo y es que no podiamos olvidar que en UK reinaban posturas conservadoras contra las cuales el pop ingles se manisfestó de una forma u otra, ahí estaba The Smiths o Heaven 17, estos ultimos espejo en el que se miraron y mucho los DM de este "Construction..." porque no nos engañemos, al fin y al cabo "Everything counts" no es mas que una versión mejorada y refinada de "Crushed by the wheels of industry" y el resto del album bebe claramente en cuanto a textos de "The luxury gap" e incluso "Penthouse and Pavement", sin embargo DM fueron mas listos y aligeraron su mensaje politico, de hecho en 1986 ya no quedaba nada de él, por eso DM llego donde llegó y H17 se quedaron por el camino, a parte de que DM fueran mas ambiciosos musicalmente.

Para terminar te confieso que toda la estetica depechera en cuanto a portadas que van del 82 al 86 me encantan, el trabajo del fotografo Brian Griffin y el diseñador Martyn Atkins son soberbios, mejores en mi opinion que lo que hizo posteriormente el señor Anton Corbijn.
Como siempre gran articulo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Decir de canciones como "Monument" (A Broken Frame) y "And Then", por ejemplo, a mí me parecen auténticas joyitas de la época.
Yo crecí escuchándolas, y ahora me siguen pareciendo igual de buenas (por ingenuas que sean).
El problema de los tres primeros discos de DM en general es que hoy en día su sonido es demasiado simple, por aquella época era imposible crear las sensaciones sonoras más envolventes que cualquiera hace hoy en día.
Por ejemplo, John Foxx acentuó mucho los agudos de su "Metamatic" y hoy ese disco suena totalmente diferente a los demás.
Volviendo al CTA, la única canción que nuncó me gustó del todo es "Love in Itself", porque el título me parecía un sinsentido (con mi inglés de aquella época), y la canción no es para tirar cohetes, pero pensaba que algo tenía que tener siendo un single y teniendo un maxi con portada tan chula.
Ya que se habla también de H17, decir que ese sí que es un grupo especial de la época, pues su sonido tampoco no tiene nada que ver con el resto, suena muy diferente, aunque nunca ha sido de mi especial gusto. H17 podría haber sido el grupazo de los primeros 80, con las ganas e ideas que tenían, pero simplemente su música no se puso a la altura.
Un saludo, gracias por el blog, "a sight for sore eyes", como dicen los ingleses (una paisaje que cura la vista).

Abacab dijo...

Kilo, pues sí, estamos muy de acuerdo con este disco. Otro tema es el de las canciones que salvamos y no, pero eso ya es cuestión de gustos personales.

Anónimo, coincidido en "And then...", pero no tanto con "Monument", pero sobre las canciones te digo lo mismo que a Kilo, es cuestión de gustos. "Love in itself" tampoco me ha hecho nunca especial gracia, aunque su video, en esas cuevas subterráneas es bastante curioso. Sí, a Heaven 17 les faltó concretar y pulir las buenas ideas que tenían. Buen grupo, pero dan la sensación de que podrían haber llegado más lejos. ¡Ah! Y muchas gracias por tu última frase.

A los 2, gracias por escribir.

cvb dijo...

Es un disco de transición, obsesionados como estaban con quitarse la etiqueta de niñatos pop, se adentran en nuevos territorios, y el resultado es irregular. Aunque yo lo salvo y con creces. Evidentemente, "Some great reward" es un gran disco ya, mucho mejor que éste, pero tb porque Martin tras "capas industriales" al cabo, hace lo que mejor sabe -aunque le moleste- hacer temas pop.
Es por ello, que siempre he defendido "A broken frame" como un disco fabuloso, con un encanto especial. Me da igual que las letras, igual que en "speak and spell" sean chorras o de amor juvenil. Es que para mí "See you" es un temazo, y como yo muchos depecheros piensan igual (no hablo de la letra, sí de la melodía) y el clip es entrañable con el supermercado, y la carita de Dave al ver a la nenita cajera preciosa. O "Leave in silence", "My secret garden", "The sun...", "Monument" o la instrumental "Nothing to are", que no se porque me recuerdan a los Mecano del principio -aunque más bien será al revés-
En un buen programa de PyD Julián Ruiz hacía votar el mejor álbum de DM y sorprendentemente ABF quedaba en una quinta o sexta posición. Y es que es un álbum que cada vez se me hace más defendible. El duo femenino griego Marsheaux, ha homenajeado este segundo álbum, publicándolo en versiones interesantes.
Ya se que el debate iba más por CTA, pero una cosa lleva a la otra. Yo en la etapa 81-90, a DM no le pongo tacha alguna, 1993 buen disco con riesgo, pero ya algunos truños como "Condemnation" o temas que por himnos que sean, no serán jamás mi estilo como el rockista "i feel you" con Fletcher fumando, sin trabajo al teclado. En "Ultra" defendieron bien pabellón en un momento muy difícil. Luego una de arena, una de cal -para mí-: Exciter (truño), PTA (recuperación), SOTU (truñete) y Delta (recuperación).

Abacab dijo...

Cvb, muy de acuerdo en todo nuevamente. Alfredo te enmendaría con "See you", pero yo no. "A Broken Frame" (lo he puesto hace un rato en otra respuesta a un comentario tuyo) es un gran disco que valoro mucho y del que me gustan varias canciones como muchas de las que citas. También estoy de acuerdo en el breve escrutinio de la línea temporal discográfica de los últimos años de DM, en mayor o menor medida (salvo algo más a "Sounds Of The Universe", sin defenderlo para nada, y soy algo más crítico con "Delta Machine").

Gracias por escribir.