sábado, 22 de septiembre de 2012

Casal - Etiqueta Negra (1983)

Una tarde camino del municipio de Ajuy en la isla de Fuerteventura, me descubrí escuchando el que fuera 2º disco de la trayectoria moderna en solitario de Tino Casal. Quizás no sea un disco que pegara mucho para escuchar en esas latitudes y en esa época del año, pero no quedó mal encuadrado al fin y al cabo. Además, hoy 22 de septiembre de 2012, se cumple el 21 aniversario de su triste desaparición, con lo que a modo de homenaje, como ya hicimos en el inicio de nuestra 2ª temporada de radio y también en la última o 3ª, esta vez es en el blog cuando coincide nuestro granito de arena en la memoria de este grande de nuestra música.

Con “Neocasal” de 1981 Tino ya había dejado claro por dónde quería moverse a partir de ahí. Dejando de lado maniobras de las discográficas que querían prostituirle convirtiéndole en un forzado nuevo Nino Bravo, junto a Julián Ruiz dio luz a un disco muy bueno, al que solamente le falla algo la consistencia. Este aspecto ya no sería algo que se viera en su 2º trabajo discográfico.

“Etiqueta Negra” fue la confirmación de lo interesante de la nueva propuesta de Tino y para colmo de bondades, el gran éxito llegó de la mano de “Embrujada”, que con su sonido acelerado, electrónico e irresistible, llegó al corazón de la gente y permitió a Casal alcanzar un triunfo notable que hasta le llevó a Londres a grabar el tema en inglés. Son 10 canciones, si tenemos en cuenta que en las últimas ediciones se anexa la formidable “Tigre bengalí”, que como conjunto son una unidad férrea que funciona muy bien.

El comienzo lleno de sonidos misteriosos, rotundidad en las formas de los sintetizadores y con una letra a base de conjuros, invocaciones y otros detalles líricos tan del cierto gusto siniestro de Tino, dan lugar a una apertura de disco que es claramente una de las canciones que mejor podrían definir a Tino de forma global. Y en ese sentido funciona igual la canción título, que es la 2ª composición que nos encontramos. En esta 2ª pieza del disco el sonido o ritmo es de medio tiempo, con un misterio notable en su halo y unas bases potentes muy acertadas, con los teclados melódicos de muy gusto, ya comandados por el importantísimo y clave en la carrera de Tino Javier Losada, que se incorporo al proyecto en esos días. Aparte de “Embrujada”, también fue un cierto éxito la poperita y de sonido fantasioso, “Póker para un perdedor”. No está mal, pero es quizás de las que menos me llamen y tengo entendido que Tino terminó por cogerle algo de manía por lo fácil de su sentido y conjunto. El estribillo es pegadizo y no me digan que no se les repite en la mente ese “rumbo a otro lugar desconocido, lejos de un lugar tan aburrido, tenemos que hablar largo y tendido de nuestro adios” tras 2 o 3 escuchas. Curiosa e innovadora suena esa especie de odisea a la africana que describe Tino en “African chic”, con melodías y sonidos realmente válidos, pero que personalmente tampoco es de lo que más me gusta; sin embargo, recuerdo que hablando con Carlos Caballero, cantante de La Broma Negra y gran admirador de Tino Casal, se extrañaba de que no me gustara. Ahora es donde el disco remonta y más aún con el último añadido que se le ha incorporado. Primero nos damos de frente con uno de los grandes clásicos por los que la gente en general recuerda a Tino, “Embrujada”. La letra tiene un tremendo gancho, con esa historia de diva en decadencia, mitad bruja, y la mezcla de palabras y frases cortas en el estribillo, que con el ritmo endiablado de los sintetizadores y la base rítmica, da lugar a un tema anfetamínico y acelerado, que causa el doble de efecto si a la par ves el video de imágenes a modo de disparador que se grabó, en el que solamente vemos a un misterioso Tino subido a un árbol fumando en la escena final. Y, por si no han tenido suficiente, llega “Tigre bengalí”. Esta pieza originariamente no se incorporaba en “Etiqueta Negra”, ya que la misma se grabó para la banda sonora de “Sal Gorda” de Trueba (que tampoco está tan mal y vi no hace mucho por primera vez; parece más del Almodóvar de comedia que de Trueba). Luego sí que se añadió en posteriores reediciones del disco y con muy buen criterio, ya que dejar a esta joya suelta (considerada tradicionalmente una de las 5 preferidas de los seguidores de Casal) sin disco donde incorporarse, hubiera sido un crimen, y quizás queda mejor en “Etiqueta Negra” que en esa obra magna posterior que fue “Hielo Rojo”. He de reconocer que conocí antes que existía la canción, es decir, leí su título, antes de escucharla. Y me dije: “a saber qué coño es esto”. Bueno, pues aunque el título no me llamaba y me parecía algo ridículo, tras escuchar los primeros acordes de guitarra y hasta esos teclados petarderos que tiene (realmente y contra todo pronóstico encantadores), caí rendido a sus pies. Tiene momentos melódicos bárbaros, como la fuerza con la que Tino afronta su estribillo al comienzo del mismo en esa frase “Cuando en la jungla recuerdo tu voz, va subiendo la tensión” y cambios fabulosos. No tiene videoclip, como casi todas las canciones de Tino, pero su actuación en playback en “Tocata” no queda para nada mal. Les recomiendo que la vean, con Tino jugando con el mástil del micro y el cable. El final es veraniego, cálido, de un buen ánimo y buen rollo pegadizo con esas repeticiones aleatorias de parte de la letra “jungla de, ríndete”, que acompañan magistralmente a esa melodía juguetona, con unos acordes de guitarra mágicos. Un gran trabajo y un gran tema, que es comúnmente desconocido a la gente, pero que casi todo el mundo que la escucha termina por pasarle lo mismo que a mi: se queda prendado de ella y le da a repetir canción en su cadena o a “ver video otra vez” en youtube.
“Los pájaros” es del corte de temas que le gustaban mucho a Tino. De ese corte me quedo más con “Mañana” del posterior “Hielo Rojo”, que no en vano, a ratos, es mi tema favorito de Tino. Este “Los pájaros” tiene un vocoder que repite el título de la canción, que más bien parece nuestro actual presidente Mariano Rajoy haciendo coros (esto me lo comentó un buen amigo y colaborador de nuestro programa de radio, y la verdad es que tiene razón, o al menos yo se la doy). El tema está dedicado a Tino y a su tropa. Esa vida nocturna y a ratos disoluta la refleja Tino con esa metáfora a través de los pájaros y no sería la primera vez que Casal dedicara canción a sus amigos de correrías, ya que no tienen más que prestar atención a la letra de la apertura de “Hielo Rojo” “Teatro de la oscuridad”. Buena resulta “Legal ilegal”. Tiene una melodía algo arrítmica, pero funciona. Quizás sea una de las joyas ocultas o menos conocidas de este “Etiqueta Negra” y que suma claramente a subir la alta nota media que termina por conseguir el conjunto de la obra. Reconozco que “Azúcar moreno” de primeras no me llamaba la atención, pero ahora me gusta bastante, sobre todo porque creo que hay ciertos cambios o giros en la melodía que son auténticos aciertos, aunque bastante sutiles y hay que reconocer que Tino está sublime en los tonos vocales con los que afronta el estribillo. Hay que quitarse el sombrero con “Un minuto más”. Una balada triste, oscura y desesperanzada que narra la experiencia de alguien que comparte un último minuto al lado del cuerpo inerte de su pareja. Según escucho la canción y escribo esto, se me pone el pelo de punta del sentimiento tan brutal que transmite Tino al micrófono. La melodía empieza de forma esquelética, para que sin darnos cuenta alcance unos fastos realmente notables. Sin duda, aquí sí, la gran joya oculta de “Etiqueta Negra”. Supone un apéndice anexo a “Un minuto más”, la pasable instrumental “Malaria”, que no es más que un epílogo musical a este disco que, como habrán podido darse cuenta al escucharlo, nos ha supuesto un viaje en una montaña rusa, como esas que hay en el Parque de Atracciones de Madrid, lugar donde Tino actuó mucho en los meses que rodearon a la edición de este su 2º trabajo de estudio.

Hay que reconocer que “Embrujada” como single tuvo mucha culpa de que “Etiqueta Negra” tan bien. No obstante, pensar que el disco se reduce solamente a esa composición sería un comportamiento de vaguería melómana imperdonable, teniendo en cuenta las 9 compañeras de trabajo tan válidas que se suman a ella para conformar esta obra.

A Tino se le veía en la portada con el pelo ya más largo (tendencia de look que se alargaría más aún en “Hielo Rojo”) con un cierto aspecto a lo Sandokán que le quedaba bastante bien. De hecho, en las actuaciones en televisión de la época le podemos ver bastante sobrio para lo que él ha sido, aunque eso sí, con unos trajes de hombreras prominentes y colores muy vivos.

Hay que reconocer que el disco mejora a “Neocasal”, no quizás si analizamos las cosas canción a canción, pero sí en el conjunto. Reitero, creo que el trabajo de Ruiz en la producción es mucho mejor y da una consistencia clara al sonido de la obra, por mucho que encontremos temas de sentir distinto dentro de “Etiqueta Negra”. El paso siguiente sería quizás, al menos en mi opinión, la gran obra de Casal. En “Hielo Rojo” la temática sonora es muy clara debido al uso del fairlight y además las 9 composiciones son sencillamente maravillosas, quizás con la única excepción de “Flash de cámara”. Para más información, visiten y lean el post que hicimos ya hace casi 2 años del disco.

Esta vez no ha coincidido que hayamos empezado o empecemos hoy sábado nuestra temporada de radio y no hemos podido empezar las nuevas sesiones con un programa dedicado a “Etiqueta Negra”, como hicimos en nuestra 2ª temporada, o a “Neocasal”, con aquel gran programa con el que inauguramos nuestra 3ª temporada, en el que tuvimos el lujo de contar con la presencia a través del teléfono del amigo personal de Tino José Carlos Rodríguez Silva, el gran Julián Ruiz y la mano derecha de Tino en el plano musical Javier Losada. No obstante, “Etiqueta Negra” tendrá su programa en esta 4ª temporada que comenzaremos a mediados de octubre, lo que pasa es que lo vivido con “Neocasal” el año pasado, es irrepetible.

Hoy se cumplen 21 años desde que Tino nos dejara. Con este artículo le rendimos homenaje, como siempre muy sentido, debido al cariño y admiración que tengo por Casal, y además completamos la revisión de la trilogía de inicio del artista, esa formada por “Neocasal”, el disco que hoy nos ocupa e “Hielo Rojo”. Luego vendría la convalecencia y la 2ª etapa con “Lágrimas De Cocodrilo” e “Histeria 1990”, que también pasarán por aquí en un futuro. No olvidamos tu música y tampoco te olvidamos a ti, Tino.

4 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

gran y sentido homenaje a un mito de la musica española, a u adelantado a su tiempo, en fin Victor gracias por pasarte por el calderon este finde y volverte a ver estoyt supercontento de como salio el dia, un fuerte abrazo

Abacab dijo...

Jairo, celebro que valores el pequeño homenaje que le hacemos a Tino una vez más desde aquí. Yo también estoy muy contento de la experiencia vivida en el Calderón el otro día. Lástima que no vivas más cerca y no lo podamos repetir más frecuentemente.

Un fuerte abrazo y gracias por escribir.

el gato kilo dijo...

Me sigo quedando con “neocasal”, porque en esa época ese disco fue muy novedoso para el pop español, no asi ya en “etiqueta negra” aunque sea en general un buen disco pero ya no me parece tan relevante, eso si me siguen gustando mucho temas en mi opinión de lo mejor de su discografía como “los pajaros”, “tigre bengali” o “un minuto mas”.

Por el contrario este álbum incluye algunos temas que me parecen directamente horribles como “african chic” o “azúcar moreno” que es directamente para matarlo, vete tu a saber que narices se habían fumado Tino y Julian Ruiz cuando grabaron estas dos canciones.

En cuanto al gran éxito de este álbum “embrujada” te confieso que yo le he cogido algo de mania de tan quemada que esta la canción, aparte de ser todo lo que quieras menos atemporal, me chirrian esos teclados horteras y desde luego creo que si Tino estuviera aun entre nosotros le daría urgentemente un lavado de cara a esa canción para ponerla al dia, porque es una buena canción que se ha quedado tremendamente anticuada, caso contrario que su otro gran éxito “eloise” por el que no pasan los años.

“Etiqueta negra” fue como tu dices la confirmación de Tino pero vaya, yo prefiero sin lugar a dudas discos como el mencionado “neocasal” o “lagrimas de cocodrilo”.

El programa de “neocasal” fue insuperable, o quizás no, ya veremos esta temporada…
Un abrazo!

Abacab dijo...

El gato kilo, parte de razón no te falta. En tanto a lo que comentas, entraré en lo del mal o buen envejecimiento de "Embrujada". Si nos paramos a reparar en su sonido, es cierto, pero la verdad es que es un tema con un halo tan especial que nunca reparo en esos detalles y sigo disfrutando mucho cuando lo escucho. Coincido no obstante en que si Tino siguiera entre nosotros, probablemente le diera algún lavado de cara. Cuando le llegue el turno a "Etiqueta Negra" de ser tratado en la radio en esta 4ª temporada, haremos lo que buenamente podamos.

Un abrazo y gracias por escribir.