sábado, 1 de diciembre de 2012

Rick Astley - Whenever You Need Somebody (1987)

Fenómeno comercial masivo del año 1987 y paradigma del sonido generado por los productores Stock, Aitken y Waterman, Rick Astley dominó claramente en su día en el terreno del pop pegadizo. Su “Never gonna give you up” es de las canciones más exitosas de los años 80 y sonó a rabiar en aquellos días. Recuerdos de mi infancia son cuando en el Pryca de San Fernando de Henares la zona de tebeos estaba al lado de la sección de música, su canción sonaba una y otra vez sin parar mientras que yo me entretenía leyendo a “Mortadelo Y Filemón” o “El Botones Sacarino”.

En un ejercicio psicológico personal al que me someto, podría decir que los grupos que me suenan de aquellos días son U2, Mecano y Rick Astley. Incluso para un chaval de 5-6 añitos, que todavía no tenía ni un 1% del porcentaje de interés que a día de hoy me causa lo musical, era inevitable escaparse de la marea mediática que rodeaba a estos fenómenos musicales.

Sería en 2001 cuando me compré el cd de Rick Astley, embriagado por los recuerdos de la infancia. El disco, es lo menos atemporal del mundo, con una portada digna de casette de gasolinera, consistente en una sosaina foto de Rick sobre fondo azul. Creo que me costó 12 eur. o 1999 ptas. de la época. No les voy a hablar de virtuosismo, sino de pop pegadizo y facilito, que no suena nada mal. Realmente, es un lp el de debut de Rick Astley (sí, publicó unos cuantos más aunque no se lo crean) que tiene un nivel digno dentro de los parámetros sonoros del cantante. Vamos con él.

Pues, ¿para qué empezar flojos? Las cosas claras desde el principio. En primer lugar escuchamos el “Never gonna give you up”. Una canción de pop romántico, con un estribillo sencillo en su letra “Nunca te voy a abandonar, nunca te voy a decepcionar…, nunca te diré mentiras”. Vamos, una declaración de amor llana y directa, aderezada con las bases tan saltarinas de los Stock, Aitken y Waterman y un claro hit de finales de los 80. El videoclip, con Rick y su mítica gabardina de tonos claros, esa chica rubita tan mona y el camarero negro que luego se anima a marcarse unos bailes, es un poco (o bastante, ustedes pongan el nivel) hortera, pero es inconfundible ítem de aquellos días. Podríamos hablar de los virales que se han creado en internet a través de youtube con este video como protagonista, lo cual ha permitido que Rick sea actualidad de cuando en cuando, pero creo que no procede decir más al respecto. La canción título “Whenever you need somebody” confirma las formas sonoras que van a protagonizar el disco al que concede nombre. Se pierde parte de la leve épica emocional que tiene “Never gonna give you up” en su estribillo, pero en todo caso es otra canción muy accesible desde su inicio. Esta 2ª canción suena a hitazo también, pero la que también lo fue es “Together forever”. Realmente no podemos hablar de un disco disoluto, al menos en sus 3 primeras pistas, ya que la factura es la misma en todas las canciones y las melodías varían poco. Aún así, personalmente eso me da igual. Esta canción “Together forever”, con sus estridencias marca de la casa de los productores, es pegadiza, tiene mucho gancho y como 2º peldaño de éxito del disco está muy bien, ya que estimo no llega al nivel de excelencia de “Never gonna give you up” (por mucho que me caigan tortas, voy a defender en el post de hoy esta composición a capa y espada, aunque solamente sea por el hecho de que me retrotrae a mi infancia y aquellas largas tardes de lectura de los cómics de Ibáñez en el Pryca de San Fernando de Henares, mientras mis padres hacían la compra semanal). Ahora sí, cambia algo el registro. Con “It would take a strong man”, la carga sonora se reduce y se concede un mayor protagonismo a Rick como vocalista, donde se puede apreciar el encanto de la voz de este chico que tanto prometía en su día. Un medio tiempo que permite relajarnos tras los 3 envites de inicio y nos da paso al último capítulo de la cara “a” (sepan que escribo el post escuchando la edición original en cinta de cassette, con lo que el parón intermedio lo vamos a notar; sorprende lo bien que se escucha aún el cacharro, más cuando creo que no utilizaba la pletina de mi cadena hace al menos 3 años). La cara “a” se cierra con una joya oculta. Ahora llega el turno de una canción de corte melancólico y que nos evoca a atardeceres, al menos a mí. “The love has gone” nos deja un buen sabor de boca como cierre de la primera mitad del disco, además de sumar inestimablemente a la variedad sonora de la obra; realmente el disco termina con unos giros muy interesantes sus 2 caras. Los sonidos cálidos de los sintetizadores, y unas bases más calmadas, sientan el terreno para esta pieza más calmada del disco, situada en el sector de perfil bajo del lp. Rick está muy bien al micrófono, como en casi todo el disco, ya que algo que no se le puede echar en cara a Astley es su buena voz y forma de cantar. En todo caso, “The love has gone” está muy bien. Quizás sea de mis favoritas del disco. Ya desde mis primeras escuchas al disco me llamó gratamente la atención.
Para comenzar con la 2ª mitad del disco, llega una pieza pop también muy directa llamada “Don’t say goodbye”. Tiene mucho gancho y una estructura muy buena, con un puente al estribillo muy bueno “el tiempo nos ha hecho desconocidos, quizás no podamos seguir…”. El estribillo es nuevamente sencillito, de hecho la canción abre con la presentación del mismo. En todo caso, “Don’t say goodbye” es una de las piezas que forman parte del conjunto tipo u homogéneo de “Whenever You Need Somebody” y mantiene el nivel pegadizo y resultón de casi todo el disco. Quizás en esta canción, salvo en unos instantes, las bases rítmicas no son tan acusadas y ahí es donde reside uno de sus principales activos: la ausencia de estridencia excesiva, cosa que le podríamos echar en cara en muchas ocasiones al trabajo del trío productor del disco. Jejeje, permítanme reírme, pero “Slipping away” era la banda sonora de una cuña publicitaria que mi padre Rafael Prats, tenía en uno de los anuncios que se emitían en los bloques publicitarios de su programa en Frecuencia Torrejón allá por 1993-1995 “Micrófono Abierto Al Fútbol Base”. Quizás por eso la tengo algo de afecto a ésta la 2ª canción de la cara “b”, por nuevamente retrotraerme a otros días, ya en este caso de mi adolescencia, pero abstrayéndome de esos efectos emocionales, quizás sea una de las piezas menos resultonas del disco. Destaca su solo de saxofón en mitad de la canción y aunque tampoco es que suene mal, está muy por debajo de otros momentos que hemos podido escuchar. El caso es que “Slipping away” tiene mucho menos gancho en su melodía y eso le concede estatus de “canción-relleno” dentro de un lp en el que casi todas sus canciones suenan a single. “No more looking for love” tampoco es que sea mucho mejor que “Slipping away” y sumada a su predecesora ofrece la sección más anodina del disco. Otra vez lo mismo, no es que suene mal y no desentona dentro del conjunto de la obra, pero su resultado global es inferior a la media. Más curiosa resulta la intensa “You move me”, sobre todo por un Rick Astley muy enérgico al micrófono. El sonido de los teclados y las bases se diferencia del resto del disco. Es otra de las composiciones que se aleja del sonido medio del disco, aportando variedad y frescura. Realmente si se paran a verlo, hay por cada cara 5 canciones, siendo las 3 primeras las que determinan el mayor compromiso sonoro de unidad y en las 2 últimas de cada cara, se marca una distancia, confiriendo al disco algo de heterogeneidad, que no viene nada mal. Como en muchas otras canciones, Rick se vale de sus coros femeninos de añadidura, para dar lugar a esta canción de menos sentir pop, al menos en su rictus tan serio que transmite su escucha. No está mal. Me comentó mi amigo y mano derecha radiofónica de “Discos, música y reflexiones” Mariano González que Rick Astley había sido concebido como el Sinatra de los años 80. Eso son palabras mayores, pero el caso es que “When I fall in love”, canción que da el cierre correctísimo al disco, podría ir encaminado a esa concepción artística de Rick. Sonoramente se sitúa en el sector clásico, evocándonos a cualquier canción que podría formar parte de cualquier película-musical de unas décadas atrás; imagínensela cantada por algún protagonista, en algún pasaje romántico de la película que fuera. Pega y mucho. No tiene nada que ver con el resto del disco, pero es bonita, demuestra que Rick es un buen vocalista y que eso de las comparaciones con La Voz no serían tan descabelladas como en un principio podría pensarse, sin necesidad de faltar al respeto al bueno de Frank. Buen final de disco este “When I fall in love”, el cual situado estratégicamente al final del disco, hace que subliminalmente no nos quedemos con una sensación sonora tan rimbombante de las bases rítmicas de Stock, Aitken y Waterman en las obras donde toman parte.

Hablar del éxito de este disco es hablar de uno de los de mayor repercusión de finales de los 80. El single “Never gonna say goodbye” es una de las canciones más recordadas de aquellos días y de la década en general. Rick Astley, este jovencito medio pelirrojo, se convirtió en un icono igualmente de fácil admiración por parte de las jovencitas.

El caso es que el bueno de Rick tuvo un “efecto gaseosa”; es decir, salió con mucha fuerza y luego poco a poco fue perdiendo el gas. El 2º disco “Hold Me In Your Arms” aún funcionó relativamente bien, pero ya se quedó a años luz de este lp que hoy nos ocupa. Y los discos de la primera mitad de los 90 y alguno editado en los años 2000, pasaron totalmente desapercibidos. Como diría mi buen amigo El gato Kilo, Rick se comió un buen cagarro más allá de los años 80. En parte le sucedió como a algún que otro grupo de nuestro país.

Sirva como reseña que la edición en cassette la tengo porque me la encontré en una caja de cartón llena de otras cintas al lado de unos cubos de basura en la calle Francisco Silvela de Madrid y me dió por coger unas pocas, entre ellas este ítem, porque estaba en buen estado, a pesar de ya tener el cd original. Pues eso, que la cinta de Rick terminaba en la basura por gracia de alguno por ahí y yo me encargué de enmendar el vilipendio. No suelo dejar nunca fotos de mis discos originales, pero he estimado curioso dejarles una imagen que he sacado de la cassette que salvé de la quema y el cd original que me compré.
En todo caso, y aunque Rick editara más de un disco, lo que está claro es que es recordado por este álbum que proponemos para esta semana. No estamos ante nada trascendental, ni van a descubrir un nuevo continente con él. Es un lp para, en la mayoría de sus capítulos, levantar el ánimo, aunque la producción de los Stock, Aitken y Waterman se haga algo dura de digerir en ocasiones. Se deja escuchar, su éxito está justificado, ya que muchas de las canciones tienen gancho en su melodía, que al fin y al cabo es lo que cuenta en el pop directo y sencillo. Pues nada, lo dicho, les dejamos con Rick Astley.

Esta semana podrán volver a escuchar en RUAH y en &radio el coloquio de Kraftwerk y su “Electric Café/Techno Pop”. Tanto hoy a las 16h, en pocos minutos, como el miércoles a las 23h. El próximo sábado haremos un nuevo programa en directo, a pesar del puente que hay de por medio. El lunes o así crearemos el evento en Facebook, estén atentos.

13 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

hay discos o cantantes que se mete en la retina, y como bien dices de un disco o un lp que te suena en la infancia puedes encontrar en el global aalgo más que interesante, en fin amigo Abacab ayer no pudo ser

serreina dijo...

Pues a mi me pasa como a ti con Astley, me trae tan buenos recuerdos, que poco me importa lo que digan si me pillan escuchándolo. Es más nostalgia que otra cosa. Me ha encantado el post, reconozco que no tengo el disco y que no he escuchado la mayaría de sus títulos, pero prometo hacer los deberes, pues sera un placer nostálgico.

Un abrazo

el gato kilo dijo...

Lo primero expresarte mi admiración por este post que es toda una reivindicación de uno de los interpretes mas denostados de los 80 porque seamos claros, ya casi nadie se acuerda de los artistas de la factoria Stock/Aitken/Waterman, tambien con razon porque su sonido no es que fuera ni superinnovador ni muy elaborado pero sin duda fue efectivo en un periodo de tiempo en que sus artistas dominaron las listas.

En mi opinion el mejor periodo de estos productores se lo llevo Rick Astley y en menor medida Kilie Minogue aunque luego al final esta ultima es la que ha sobrevivido con mas exito aunque despues de reiventarse ochenta veces y ser una especie de Madonna de baratillo.
Nadie puede negar el pedazo de bozarron que tiene Rick Astley como tampoco se puede negar que su album debut es un disco de hits incontestables con el correspondiente relleno, "never gonna give you up" es un trallazo que aunque desfasadisimo aun sigue enganchando, "whenever you need somebody" aunque no llega a ser tan brillante es otro pedazo de hit, al igual que "together forever" que sonaba a todas horas en la radio y es que por esos tiempos Rick tenia un exito brutal, ese año 87 asi que recuerdo lo que mas sono fue U2, The Communards, los PSB y a nivel nacional Mecano y mi adorada Marta Sanchez y sus Ole Ole, pero me atrevo a decir que la popularidad de Astley supero a todos estos.

Luego saco otro disco con los productores que incluia una cancion que no estaba mal "she wants to dance with me" creo que se llamaba pero ya era la epoca en la que los productores se repetian mas que el ajo y Rick tomo la decisión de abandonarlos.
Ya en los 90 coge y se retira con todos los millones se compra una granja y se dedica a la vida complentativa, es decir, estamos ante uno de mis admirados PUTOS AMOS, que grande dios, ojala tenga tiempo un dia para dedicarle un articulo.
Y luego pues ya se sabe algun disco esporarico, lo del Rickroll y los festivales ochenteros, vamos la vidorra padre.

Y bueno lo que me sorprende es que te pillases este disco en cd el año 2001 cuando él estaba tan denostado, yo confieso, tambien tengo el disco pero en Vinilooooor, lo cual pone de manifiesto que soy un viejo que puede decir que vivio el fenomeno Rick Astley en todo su esplendor.
Lo del episodio rescatando la cassette es hasta tierno, nadie deberia abandonar jamas una cinta con el "whenever you need somebody" de Rick Astley.

Un abrazo!

Abacab dijo...

Jairo, lo que tú dices es cierto. Y por el Atleti no te preocupes, que la cosa no va mal.

Serreina, la nostalgia siempre hace mucho en estos casos. Estoy seguro que en el disco encontrarás canciones que no conocías y que te gustarán. Un abrazo.

El gato Kilo, el próximo día que nos veamos tendremos que debatir sobre el sr. Astley, visto lo visto. Coincido contigo en lo de los fenómenos musicales de aquellos días y lo de que Rick puede que estuviera por encima en tanto a repercusión que todos los mencionados. Jajaja, entre tú y yo tenemos los 3 formatos posibles del disco. Hay que hacerles una foto a los 3 en fila. Otro abrazo para ti.

A los 3, gracias por escribir.

natymoon74 dijo...

Hola gracias por el post... llevo 26 años admirándolo...gracias al facebook pude encontrarlo... hasta el año pasado que lo pude conocer... fué un sueño en Londres... 2 conciertos con su banda The Luddites ( en la que canta y toca la batería temas Rock )... después lo pude ver en Madrid... me parece una excelente persona... con la cabeza muy bien amueblada... confienso que estoy colgada de este hombre... de su voz... de su forma de ser... saludos :)

Abacab dijo...

Natymoon74, celebro que te haya gustado el post y sobre todo que hayas comentado tu experiencia personal con el sr. Astley por estas tierras, lo cual completa de forma muy interesante el post. A mi también me gustaría tener la oportunidad de conocerle en persona.

Saludos y gracias por escribir.

natymoon74 dijo...

Abacab gracias por contestar...el volvió a estar activo desde el 2008...y ya ha hecho giras por muchos lugares del mundo y tiene muchas fechas por confirmar.Tiene facebook y twitter y web : www.rickastley.co.uk (yo participo en su foro ) Ya hace más de un año que lo conocí y ojalá lo hubiese hecho antes... oportunidades tuve la verdad...para el recuerdo tengo 3 fotos con él... hubiesen sido 4... está en excelente forma y se conserva muy bien...a mis amigas y a mi en Londres nos invitó a Cava Italiano aunque no estuvo presente... en Madrid en el backstage de Youfest nos invitó a lo cerveza y brindamos con él... pudimos también hablar un rato ... No quiero que pase este 2013 sin volver a verlo,conocerle es quererle porque es una gran persona... saludos !!!

natymoon74 dijo...

Ah y ya me he puesto foto de perfil ... y claro como no con él... vease mi cara de felicidad... por cierto no sabía que me había hecho Blogger hasta hoy... saludos !!!

Abacab dijo...

Natymoon74, primero de todo, disculpas por la tardanza en responder.

Yo también soy mucho de intentar conocer a mis ídolos y por supuesto que si tuviera la ocasión de conocer a Rick estaría encantando. Qué suerte la tuya de brindar con él y todo! Yo pocas veces he llegado a tanto.

Por cierto, foto inmejorable para tu perfil! Gracias por escribir.

Anónimo dijo...

que alegría ver todos estos comentarios,lo mejor de mi infancia y mis primeros ligues etc,fueron con la música de rick astley....aún estoy enamorado de esa chica rubia que sale en el vídeo she want to dance whit me,la que esta cantando con rick en el escenario,era mi amor imposible,me encantaría saber su nombre,a día de hoy (12/2/2016) sigo flipando con su música es fantástica,cuando la escuchó me entra muchísima nostalgia,como flipaba yo con su música...sin duda un fenómeno ya no se ven estrellas así,

Abacab dijo...

Anónimo, claramente se ve que Rick y su música nos ha marcado a los 2 y en gran parte por la etapa vital que atravesábamos.

Celebro tu comentario, gracias por escribir.

cvb dijo...

Valga por delante que veo del mismo interés socialógico o musical incluso, este artículo, o uno de Hombres G,por poner un ejemplo, que de grupos en los que la crítica y por su trayectoria tienen el respeto unánime o cuasi.
Es increible la "resurrección" artística del bueno de Rick, quien diría que ha vuelto a ser número 1 en UK, con un álbum de temas inéditos. Y es disco de oro allí. Y me alegro por él, porque en declaraciones que le he escuchado hay dos virtudes artísticas que valoro en él: 1) no tomarse demasiado en serio, 2) en ningún momento, criticar -como sería fácil ahora que su sonido está denigrado- a los productores de su éxito pretérito, los S/A/W.
En el terreno musical del disco debut de Astley, hay que ver el contexto. En la segunda parte de los 80, pierde terreno el synthpop más cool wave o heredero de Kraftwerk, pero se mantiene el auge de infinidad de megaéxitos (one hit wonder la mayoría) diseminados por Europa (la dance music europea: italodisco (Gazebo, Ryan Paris, etc. , aunque estos venían de ya de 1982-1983), y el eurodisco (en realidad musicalmente es muy parecido, sólo que la diferencia es que el centro de operaciones es Alemania, y aquí los artistas "tecno-disco" venían para quedarse al menos, durante tres o cuatro años, los denostados Modern Talking, Sandra, C.C.Catch, Bad Boys Blue, Fancy) etc.. En ese contexto de efervescencia "eurodisco-italodisco" , este trio de hábiles productores se ponen las pilas desde Londres y arrasan: Dead or Alive, Banananarama, R.Astley, Mel & Kim, Kylie Minogue, Jason Donovan y hasta reflotan la carrera de la gran Donna Summer en 1989.
La pregunta es: ¿mejorararon el Munich Sound, setentero de G.Moroder, o siquiera las producciones de Dieter Bohlen en Alemania igual de repetitivas, pero bajo mi punto de vista con un toque más "melódico-dulzón o moña (de acuerdo)", mejoran las producciones del gran Michael Cretu (el entonces marido de Sandra)?
Mi respuesta es que en absoluto. Y es una pena porque se aprecia hacia 1988 como las producciones desde Italia, pierden su sonido primigenio -dentro de que era a su vez un injerto de la hi-energy, y del tecnopop británico- y pasan a "copiar" el sonido S/A/W.
Ahora bien, eso no quita lo obvio. Rick Astley tenía- tiene- una voz impresionante. Sería con diferencia aplastante, el ganador por goleada de la "operación triunfo" particular de ese trío de productores. Quizás la belleza, glamour y habilidad para adaptarse a las modas hizo que Kylie -mucho más limitada a nivel vocal- se pudiera mantener, hasta la fecha en el candelero y Rick desapareciera. Por lo visto vuelve con un sonido tipo Adele, vamos lo que se lleva hoy. En verdad, su voz es que es de cantante de soul total, una de las grandes voces masculinas de los 80 como Mick Hucknall, Tony Hadley o a menor escala Morten Harkett de A-Ha.
Si podía haberse codeado en ventas con los supervendedores Simply Red-registro tenía para ello- durante más años, que su éxito brutal, pero relativamente efímero, es una incógnita.
Veo majo a Rick siendo agradecido a sus mentores. Y dentro de lo que cabe, aunque el sonido S/A/W cargue un tanto, hay que reconocer que este álbum es de lo mejorcito de la factoría.
Enhorabuena por estos artículos de artistas "prohibidos" no ya para reivindicar, sino tan siquiera para reseñar.

Abacab dijo...

Cvb, no voy a negar que en "DMR" nos gusta exponernos a palos a la hora de defender discos que nos gustan en particular y que son repudiados por mucha gente. Me ha gustado mucho la descripción de productores musicales de los años 80 y esas últimas reflexiones sobre Rick en particular. Cierto es que su voz es para el soul, si bien esos giros estilísticos cuestan mucho de asumir. Un tío majo, como bien dices, y con un directo digno de ver (por mucho que unas petardas situadas detrás de tí, hasta las cejas de coca, te intenten reventar el concierto).

Gracias por escribir.