jueves, 12 de marzo de 2015

Concierto La Broma Negra. Madrid (07-03-2015)

Tras varios meses sin ver en acción al grupo, comprobamos que La Broma Negra sigue creciendo a todos los niveles. Se ve desde la formación, ya que si en la sala Maravillas en mayo de 2014 vimos que Álex Gómez y Carlos Caballero ya incluyeron acertadamente al teclista David Infantes, ahora comprobábamos que Javier Pellín se ha sumado a la batería, dando lugar a una interesante formación de cuarteto que amplifica la potencia de LBN en directo.
Nos gustaba que el evento se diera lugar en la mítica sala Honky Tonk. Hacía por lo menos 11 años que no pasábamos por allí. Nos perdimos la actuación que un mes antes ofreció el grupo en Alcalá de Henares en la sala Tic Tac, pero en este sábado no podíamos fallar. Además, era la última ocasión de ver a La Broma Negra antes de enfrascarse en grabar el próximo álbum, centrados en la promoción del notable “Déjanos La Luz Encendida”.
Llegamos puntuales a la sala, tras una madrileña tarde que pasamos con unos buenos amigos en el museo Reina Sofía y posteriormente cenando a temprana hora unos buenos bocatas de calamares en la Plaza Mayor. A las 21h salimos del centro para la calle Covarrubias, con la pena de estar en solitario, ya que nuestro amigo y colaborador Alfredo Morales finalmente no pudo asistir por motivos familiares que le llevaron a no encontrarse en Madrid este pasado fin de semana.
Nosotros siempre estamos a la hora anunciada, que en este caso eran las 21.30h, aunque en estos casos siempre se retrasa la cosa. El concierto comenzó en torno a las 22h y la Honky Tonk ofrecía un aspecto notable de aforo, aquel que para la sala supone calidad, ya que más gente se hubiera tenido que situar en una distancia y posiciones que por la disposición de columnas de la sala no les hubiera permitido ver correctamente al grupo, por mucho que dispusieran del circuito de cámara con pantallas que tiene la Honky Tonk.
Carlos Caballero nos sorprendió con su actuación más intensa, entregada, arrebatadora y teatral de la ya notable lista de shows de LBN que hemos visto. Carlos en otras ocasiones se ha mostrado en una actitud más de pose, sobriedad y solemnidad, pero en la sala Honky Tonk apostó por el arrojo y la fuerza desde el minuto 1. Y se mantuvo ahí hasta el final del show. Según me comentó tenían muchas ganas de volver a tocar en el centro de Madrid, ya que internamente para él le había quedado un poso amargo del concierto en la sala Maravillas por fallos en el sonido y retorno que no le permitió estar a gusto en las tablas (aunque para nosotros, de puertas afuera -ya se sabe que las sensaciones son distintas-, nos pareció un completo éxito aquel directo). Carlos demostró en el escenario que las ganas eran patentes y se mostró cómodo con el nuevo set de LBN en escena, con mucha complicidad con el batería Javier Pellín.
Otra cosa que pudimos constatar es que La Broma Negra, elija lo que elija para el repertorio, acierta. Y hay ocasiones como en este concierto de la sala Honky Tonk donde arriesgan tanto en la elección de temas como en su colocación en el set list. Días después, repasando de memoria la actuación, pude ver que temas como “Los reyes en su cama no morirán” u otros hits de su discografía como “Hay más de una manera de provocar un incendio” de los que prescindieron. Y no se les echó en falta, ya que el grupo supo agradar incluyendo piezas como “Fantasma”, esa oda a Edgar Allan Poe, o “Los muertos” en el sector inicial de la actuación; canciones ambas más propias del final de concierto y que así ya las habíamos vivido en actuaciones pasadas. La Broma Negra en ese sentido son un poco como Morrissey o The Cure; es decir, que siempre merece la pena ir a sus conciertos ya que entre uno y otro van a existir notables diferencia de repertorio, aunque aún respeten el estatus de algunos temas irrenunciables. Abajo una foto donde se ve a LBN en directo y a su vez en la imagen de la pantalla del circuito cerrado de la sala en la columna.
En ese apartado de temas innegociables estuvieron temas como “Protege tus secretos” o “Nieto de maestro de escuela”, canciones que a día de hoy son clásicos de La Broma Negra y que cobran una mayor trascendencia a cada actuación que ofrece el grupo; no obstante, no exijan nada a Carlos Caballero y Álex Gómez, acompañados de David Infantes y Javier Pellín en el presente momento, ya que según me confesaron en conversación privada en la puerta de la sala tras acabar el concierto, no es extraño que haya días en los que les dé por dejarse uno de estos temas fuera del set list. Por otro lado se compensaría, eso seguro.
Álex Gómez y su guitarra mítica nos cogió en el sector contrario al que nos pusimos. Sus cuerdas eléctricas a ratos ofrecieron momentos de gran gloria y a favor suya jugaron las mezclas de la mesa confiriendo la importancia que se merece a su papel. Inciso importante en este punto para poner de manifiesto el perfecto e inmaculado sonido que desplegó LBN en esta actuación; aplausos para el técnico del sonido y para el grupo por la larga y exhaustiva prueba de sonido que llevaron a cabo por la tarde, sobre todo para encajar con la nueva incorporación en la batería de Javier Pellín. Lo que sí notamos es que Álex no aportó tanto en los coros como en otras ocasiones; por ejemplo nos sorprendió que en “He tocado el cielo” dejara de lado ese apartado. Eso sí, en “Tos de medianoche” estuvo sembrado en la introducción de la canción con el consecuente grito desgarrador que cede el testigo a la solemne interpretación de Carlos Caballero.
David Infantes y Javier Pellín juegan de alguna manera el papel que en OMD juegan Martin Cooper y Malcolm Holmes. En segundo lugar, pero muy necesarios. Y muy bien conjuntados con Álex y Carlos, los líderes de LBN. Parece mentira que lleven tan poco tiempo en rodaje con el dúo que hasta hace muy poco eran los que se bastaban y sobraban para mantener a La Broma Negra sobre el escenario y sobre todo en el caso de Javier, el batería, el cual debutaba con LBN en este concierto. Positiva su inclusión, y el mantenimiento de David, sin duda alguna. Arriba del párrafo una imagen de David en los teclados al comienzo del concierto y abajo vemos a Javier en la batería tras Carlos en primer plano.
Hablábamos de clásicos antes. Creo recordar que “Cenicienta” llevaba un tiempo desterrada de los set list que el grupo ofrecía últimamente a los que hemos asistido o al menos ahora me viene esa sensación. Para esta ocasión, esta canción que en su día en el Café La Palma dispuso de una coreografía anexa de representación, volvió a brillar con justicia; no sé si es que en actuaciones previas pasó algo de puntillas o es que no estuvo incluida en efecto en los repertorios. Aquí sí que sonó y bien además.
Nos gustó mucho nuevamente el papel que jugó “Balas para matar el tiempo” dentro de todo lo ofrecido por La Broma Negra en la noche del pasado sábado. Tanto nos gustó que hicimos un video de este clásico, primer single en su día del disco “El Envenenador De Manzanas” y aquí se lo insertamos. Como siempre, disculpen la pésima calidad del sonido y de la imagen de nuestro video.
 El escrutinio de temas, por lo general abundó por lógica en desgranar bien el disco de la presente gira “Déjanos La Luz Encendida” y también dispuso de una dosis generosa de temas del previo “Desilusiones De Grandeza”. Hubo hueco para otros temas como “El envenenador de manzanas”, que como curiosidad se obvió en su momento cuando le llegaba el lugar prefijado en el repertorio y que se subsanó de manera solvente como único bis a cargo de David Infantes en los teclados y Carlos Caballero en el micro, prescindiendo de Javier y Álex que se pusieron a recoger sus instrumentos para dejar libre el escenario de cara a otro concierto que había programado para las 00.30h.
Al efecto había un apuntador entre el gentío que reclamó en un par de ocasiones este último tema comentado, pero que no hizo las veces tan efusivas del núcleo duro de seguidores de LBN, que en esta ocasión, como apunte a no dejar de incluir, faltaron a esta velada; recordemos su efusividad reclamando “Una mujer enamorada es otra forma de terrorismo”. Por cierto, este tema fue uno de los que repuntaron el final del show y repertorio. Y si bien no hubo núcleo duro, sí que hubo un par de guiris que fueron al concierto, con un aspecto muy parecido al de un Andy Fletcher de Depeche Mode en la era de “Construction Time Again”, de los que sobre todo uno estaba pletórico y se vino muy arriba en las primeras filas del público. Carlos se afanó en que el público, a priori retirado del escenario, se congregara rozando las tablas y lo consiguió sin necesidad de insistir mucho. Al bueno de “Fletch” le tuvo que coger un momento por banda para frenarle en su efusividad desaforada, cosa que no sé si provocó que estos hooligans se marcharan antes del final de la actuación. Arriba del párrafo vemos una curiosa foto que sacamos con Carlos y el amenazante doble de “Fletch” en primer plano. En la siguiente foto, la de despedida de la actuación, con Carlos Caballero al fondo yéndose a los camerinos, se ve parte del público de LBN, donde hay algún ejemplo de MILF, que ya puso de manifiesto el señor Alfredo Morales en su contracrónica del concierto del grupo en la sala Maravillas y algunas otras chicas que aún no son MILFS, pero que en el futuro lo serán. Con el debido respeto.
La Broma Negra completaron una hora y casi 40 minutos de buen concierto. Un show muy intenso desde comienzo a fin, propiciado a partes iguales por la actitud potente de Carlos Caballero, la acertada inclusión de Javier Pellín como batería y el impecable sonido del que gozaron los chicos en esta ocasión. Tanto antes como después del concierto pudimos hablar con los líderes del grupo Álex Gómez y Carlos Caballero y en sentido formal hicimos una pequeña entrevista que les insertamos a continuación y que también les trascribimos por si la prefieren leer a escucharla. Termino agradeciendo una vez más al grupo que cuente con “DMR” para poder informar de sus andanzas.

Entrevista a La Broma Negra.
Discos, música y reflexiones: Nos encontramos en el exterior de la mítica sala Honky Tonk. Acabamos de acudir al concierto de fin de gira de presentación del último disco de La Broma Negra “Déjanos La Luz Encendida” y, bueno, yo creo que ha sido nuevamente un éxito de convocatoria, de repertorio musical, buena música y estamos aquí en el exterior de la sala pues con el vocalista del grupo, con Carlos Caballero, con el teclista que ahora acompaña a La Broma Negra en directo David Infantes y con el nuevo batería Javier Pellín, que también se ha sumado a La Broma Negra conformando el cuarteto en directo, una nueva propuesta musical del grupo. ¿Cuáles son las impresiones de este último concierto de gira de presentación de “Déjanos La Luz Encendida”?

David Infantes: Hombre, pues la verdad es que sobre todo, bueno, cerrar una serie de conciertos, también con ofrecer una variante un poquito de cuando arrancamos, la incorporación de Javier, también incorporar canciones que no estábamos tocando al principio, canciones antiguas… También hombre, la verdad es que ha sido un poquito una revisión de todos los conciertos que hemos venido haciendo en estos últimos meses, y bueno había que hacerlo en Madrid, había que hacerlo en una sala lógicamente de trayectoria contrastada. La verdad es que muy contentos.

DMR: Mencionas el set list y la verdad es que a nosotros nos ha sorprendido, siempre sorprende La Broma Negra con su repertorio, y a nosotros nos ha sorprendido mucho la inclusión de temas como por ejemplo “Los muertos” y Edgar Allan Poe (“Fantasma”) al comienzo del concierto. Normalmente unos temas que utilizabais en el final de las actuaciones, también porque son final de disco. Entonces, ¿cómo ha sido esa idea de reestructurar el set list de esta manera? ¿Intentar sorprender? ¿Porque os ha dado así?

Carlos Caballero: Tú sabes que has venido a varios conciertos y sabes que cambiamos el set list de un concierto para otro, de una semana para otra. Y hemos hecho incluso conciertos que hemos tocado 15 canciones en un concierto y 15 distintas en el concierto de la semana siguiente. Mmmm, funcionamos así. Lo hacemos por nosotros principalmente y también por la gente que si viene se encuentre con otra historia totalmente distinta y yo creo que las canciones funcionan bien al principio, al final… Es verdad que esas canciones en los discos a lo mejor cierran los discos de una manera un poquito más solemne o lo que sea, pero en directo funcionan en cualquier posición.

DMR: Hablábamos, bueno, hablábamos en esta pequeña entrevista de concierto de fin de gira, pero me ha chivado un pajarito ya por ahí que no es del todo así, que dentro de poquito tenéis prevista una actuación por ahí en una sala en la que habéis estado no hace mucho tiempo. Casi un año después de esa actuación, ¿qué podéis decirme?

Carlos Caballero: (risas) Javier poco.

David Infantes: Sí, efectivamente es una cosa que un poco estábamos negociando en las sombras, sobre todo lógicamente por que bueno había que poner toda la carne en el asador para el concierto de hoy, pero bueno, sí, a falta de confirmar un pequeño detalle sí que parece que vamos a estar en el Festival del Día Gótico que organizan nuestros amigos de Melodías De Sombras y la verdad es que bien, bien porque compartir el escenario con grupos contrastados, bueno también un público más especializado, un público que, bueno, por diversas circunstancias hoy no ha acudido al concierto y la verdad es que, bueno, se puede entender como un complemento importante al concierto de hoy como cierre de gira.

DMR: Bueno y, Javier, te incorporas a La Broma Negra en el set list, en el repertorio en directo, ¿cómo ha sido esta primera actuación junto al grupo en la sala Honky Tonk, ni más ni menos, con este concierto de fin de gira? ¿Cuáles son tus impresiones? ¿Cuáles son los planes de futuro junto a estos caballeros?

Javier Pellín: Bueno, pues la impresión ha sido buena. Ha sido todo un concierto fluido. Me ha gustado la marcha que tienen, ¿no? Me gusta como se mueven, ¿no?. Eh… Me ha gustado. Se puede decir que estoy encantado. Esa es la palabra.

DMR: Muy bien, pues nada, desearos que vaya la cosa muy bien. Sé que ahora en breve os ponéis a grabar vuestro siguiente disco. A grabarlo, a editarlo y, bueno, y también vais a tener esa especie de epílogo en la sala Maravillas no dentro de mucho, casi un año después, curiosamente de...

Carlos Caballero: En mayo también el díaaa...

Carlos Caballero y David Infantes: 22.

Carlos Caballero: sí, el 22 de mayo.

DMR: Sí, la otra vez tocasteis justo el 23 de mayo.

David Infantes: Este año por suerte no tenemos que repartirnos a los seguidores del fútbol y hacerles elegir entre la música y el fútbol y sabemos, no por nosotros, sabemos que siempre va a ganar el fútbol.

Carlos Caballero: Sí, sí, es cierto, pero bueno, no pasa nada.

David Infantes: Por suerte si que es cierto que con muchas ganas de volver a dar ese fin de gira, habrá sorpresas en el set list, seguro, seguro.

Carlos Caballero: Sí, seguro porque grabamos en abril y en mayo seguro que algo metemos, algo metemos. Depende de circunstancias, pero bueno, queremos sacar el primer single la primera semana de mayo entonces va a depender un poco de... Tenemos confianza en ese single. Queremos hacer algo especial de video, queremos hacer… La canción en sí es especial. David, ¿es especial?

David Infantes: Sí, sí, sí.

Carlos Caballero: Es una canción que tenemos ahí, queremos un poco petar un poco… No sé. Queremos… Vamos a ver qué pasa. Estamos ahí un poco desquiciados con el nuevo álbum. Vamos a ver. Y seguro que si todo va bien en ese concierto meteremos, meteremos alguna canción.

DMR: Pues nada, nosotros “Discos, música y reflexiones” confiamos en estar allí para dar nuevamente cuenta de lo que nos propongáis sobre el escenario. Desearos mucha suerte Carlos, David, Javier y nada pues, también tenéis pendiente una visita a la radio, lo sabéis, ¿verdad?

Carlos Caballero: Cierto y ahí nos vemos a finales de mayo más o menos a lo mejor nos vemos en el programa.

DMR: Perfecto.

Carlos Caballero: Os contaremos ahí todo lo que haya pasado de aquí a entonces.

DMR: Pues nada chicos, muchísimas gracias como siempre por contar con nosotros y estamos aquí para lo que queráis.

Carlos Caballero: Más gracias a vosotros por estar siempre ahí.

DMR: Muchas gracias.

No hay comentarios: