sábado, 7 de julio de 2012

La Broma Negra - Desilusiones De Grandeza (2012)

Ya desde hace un tiempo, Alex Gómez y Carlos Caballero, formación actual de La Broma Negra, decidieron fusionar las composiciones líricas de Carlos con melodías y bases electrónicas, pero siempre acompañadas por las líneas de guitarras eléctricas de Alex. “Joyas De Princesas Muertas” además de mostrar nuevos temas, suponía recuperar temas anteriores y adaptarlos a los nuevos tiempos.

En este 2012 el grupo ha editado su nuevo trabajo “Desilusiones De Grandeza”, en el que las intenciones artísticas y compositivas del grupo prosiguen en la misma línea de creación y estilo, propiciando que el grupo cada vez se vaya posicionando mejor en el sector electrónico y oscuro de la música de nuestro país.

En sendos artículos sobre el concierto que el grupo ofreció en la sala Taboo en febrero y la presentación del disco en el café La Palma, ya en el mes de abril de este año, les fuimos comentando someramente las composiciones que forman parte de este nuevo trabajo. Estimo que hoy es ya la hora de que pasemos a hablarles del disco “Desilusiones De Grandeza” al completo.

“Señor danos la victoria” destaca por su estribillo que remarca de forma tan clara eso de no tener miedo a morir. Sobre una base rítmica levemente marcial, se dibuja este tema que introduce honestamente a la obra, siguiendo con la tradición compositiva de los últimos tiempos de La Broma Negra. Del cierto tono amargo, aunque cargado de la épica citada que tenía el primer corte de “Desilusiones De Grandeza”, pasamos a un capítulo de textura más pop y más amable que es “Hay más de una manera de provocar un incendio”. Y es que la proclama que Carlos afronta al micrófono de “cantar sin miedo”, se rodea de unas notas sintéticas claramente más desenfadadas y animosas. Sorprenden las formas fastuosas que muestra en sus primeros segundos “Su decisión mi capitán”. No creo que sea irrelevante que se mencione en la letra el título literal del anterior disco del grupo. Bajo una línea vibrante rítmica, resulta interesante el contraste que muestra entre sus partes el 3er. capítulo de la obra que hoy nos ocupa, ofreciéndonos pasajes más oscuros y otros instantes más álgidos que se resisten a dejar el sentir de la canción que la precede. En las estrofas finales de esta canción son muy notables ciertos registros altos que alcanza Carlos Caballero frente al micrófono. Se hace notar mucho el toque guitarrero de Álex Gómez en “Lágrimas de Miguel de Molina”, que se superponen quizás a una de las programaciones más bailables de este lp; por ejemplo, en torno a los 2 minutos y medio hay un excelente solo de guitarra que se marca Álex del cual no pueden pasar de largo sin reparar bien en él. El poso amargo se ve en la letra de Carlos, pero eso no va reñido con el hecho de que quizás sea una de las canciones que de primeras oídas les entre mejor. Solemne, muy solemne y muy sentida y dolida es “¿Quién era yo cuando era niño?”, sobre todo en su intro. Luego las melodías sintéticas cogen el vértigo rítmico para acompañar a la voz de Carlos en uno de los momentos que en conjunto de sonido y letra pueden llegar más fácilmente a tocar la fibra sensible del que escucha. Si quieren que les busque un paralelismo fácil con el repertorio del grupo, podríamos decir que sería algo como una prima hermana esta composición de “Nieto de maestro de escuela”, pero quizás decir eso sería demasiado fácil. Es ligera y emotiva, y en su tramo final hay otro momento perfecto de idilio entre los acordes eléctricos de Álex a su guitarra y la melodía de teclados principal. Las notas más clásicas de piano que pueblan “El lento y medido caminar del vigilante” son su característica principal. Estamos ante una pista no demasiado inmediata, que alterna momentos lentos con algunos auténticos arreones de intensidad, que a su vez nos permite alcanzar el ecuador del disco.
Se retorna al mayor ritmo con “Protege tus secretos” y en ésta se ve el carácter oscuro del grupo. Esta canción podría ser un buen ejemplo del sonido medio que La Broma Negra profesa en esta etapa actual de su trayectoria. Les confieso que de las veces que he escuchado este tema en directo, ha resultado la parte de la letra que más me ha impactado del disco, esa en la que Carlos dice aquello de “has plantado un rosal, cada espina es un puñal rodeando tu cama”; también en favor del cantante de La Broma Negra, hay que decir que el ímpetu y rabia con la que afronta esa frase en directo, ayuda mucho a ponerla en su merecido relieve. “El caballero de la mano en el pecho”, con menos recargo sonoro, presenta una letra que por momentos puede resultar bastante intensa y figuradamente explícita. Ofrece un sonido distinto “Rinconete y Cortadillo”, que en algunos momentos a pasajes o melodías me evoca al “Construction Time Again” de Depeche Mode. Resulta exótica, ofreciendo una pausa de silencio a su mitad, pero quizás es la que menos tiene que ver con el sentido del “Desilusiones De Grandeza”; una frivolidad en gran parte de su duración (menos en su tramo final, donde el corte abraza formas más familiares al grupo), que se permite La Broma Negra en este tramo final. Ya les he hablado mucho en las crónicas de los conciertos que hemos vivido de La Broma Negra de este año que “Una mujer enamorada es otra forma de terrorismo” es claramente uno de los momentos memorables del último trabajo del grupo. Un tema menos oscuro, más pop y que, como verán, ya llama la atención desde su título. Las melodías electrónicas son claramente amables y luminosas y lo que Carlos plantea en la letra y en el título, pues es un debate que queda ahí sobre la mesa para que tengan largas y sesudas tertulias (les recomiendo que se anden con cuidado). “Los muertos” suena menos contundente en estudio, ya que en los directos realmente impacta. Se me hace más pop en estudio y quizás sea el único capítulo del disco en el que vuelvo a recordar esas semejanzas que vi en su primer momento entre Wolfsheim y La Broma Negra; no obstante, en este disco éste es el único momento en el que veo eso, con lo que el cariz de “Desilusiones De Grandeza”, aunque partiendo de la base y los caminos de “Joyas De Princesas Muertas”, no es el mismo. Ahí queda en el final del disco y de esta canción ese monólogo o proclama que no sé exactamente de dónde habrá sido cogido, pero que en parte me recuerda al que Rutger Hauer suelta al final de “Blade Runner”. Todavía ando intentando saber de dónde es. ¿Alguien ayuda? Si es así, que lo demuestre en los comentarios.

Hay que reconocer que este “Desilusiones De Grandeza” ya es interesante incluso desde la portada, con esa imagen antigua en tonos amarillentos de una escena muy futbolera. El formato en el que se ha editado regularmente (vinilo y cd) también viene a demostrar una elegancia y es sinónimo de ser un trabajo que ha sido muy cuidado. No podemos dejar de lado que La Broma Negra saben cuidar muy bien su imagen y puesta en escena, no solo por su presentación en directo, sino que es una labor que se aprecia claramente en las portadas de sus trabajos y en los carteles que promocionan sus actuaciones, siempre llamativos.

En su conjunto es algo menos directo o inmediato que muchas de las piezas que formaban parte del anterior “Joyas De Princesas Muertas”; es decir, precisa de más escuchas para cogérsele el punto, pero es que también el anterior trabajo del grupo en parte era como una recopilación de readaptaciones de temas anteriores. Quizás no sea un disco muy para el verano y no sea demasiado adecuada la publicación de mi post para estas fechas, pero antes de que nos tomemos vacaciones de verano en el blog he estimado hablarles del mismo y les adelanto que intentaremos realizar un programa sobre “Desilusiones De Grandeza” en la 4ª temporada de nuestro programa de radio en compañía de Carlos Caballero y Alex Gómez, tal como ya hicimos a inicios de esta 3ª temporada con “Joyas De Princesas Muertas”.

No obstante, para eso todavía quedan unos meses y además hemos de encontrar el hueco para realizar la grabación del programa, lo cual no se crean que será fácil teniendo en cuenta la vida profesional del grupo y la saturación de la utilización de los platós principales de Radio Universitaria de Alcalá de Henares (aún así, supongo que habrá tiempo de octubre de 2012 a junio de 2013 para localizar un hueco). De momento métanse de nuevo en el universo de La Broma Negra y déjense seducir por las elaboradas letras y las melodías eléctricas y electrónicas de tintes oscuros de las canciones de su nuevo trabajo “Desilusiones De Grandeza”. Es muy buen disco.

De nuestro programa de radio informarles que este miércoles será el penúltimo o último programa de la temporada, en el que podrán escuchar la hora final del Especial Vangelis sobre la banda sonora de “Blade Runner” (recuerden, si siguen nuestros perfiles y páginas en las redes sociales, que la 1ª hora se perdió por un fallo del programa de grabación del directo). Lo de que sea el último o penúltimo estriba en que pueda cerrar la entrevista final que tengo pensada con otro artista, lo cual no sé si se llevará a cabo. De momento este miércoles a las 23.00h en RUAH y una hora más tarde en &radio no se pierdan lo que se salvó de la quema del Especial Vangelis.