jueves, 7 de abril de 2016

Concierto Second. Madrid (02-04-2016)

Creo que no pudimos asistir por algo personal a aquella primera vez que Second agotaron las entradas en La Riviera hace casi un año. Nos dio lástima, pero de alguna forma, que haya pasado un periodo de tiempo mayor entre la última vez que vimos al grupo en noviembre de 2013 y esta nueva ocasión, nos ha permitido comprobar con más claridad el grado de crecimiento del grupo. Es algo muy parecido a cuando no has visto a un sobrino en un tiempo y ves el estirón que ha pegado.
Pues eso, Second han pegado el estirón y ya demuestran un nivel de alcance más que notable. Nosotros les conocimos cuando estaban en la rampa de despegue tras la edición de ese “Fracciones De Un Segundo” de 2009. Con aquel lp, los de Murcia comenzaron a agrandar su núcleo de “secondistas”, que así se hacen llamar los fans de este quinteto santo de nuestra devoción desde hace mucho tiempo; por tanto, permítannos llamarnos también secondistas. Aquí abajo Sean con Nando al fondo.
No hacía mala tarde en Madrid, pero una vez más Second se encontraba con el fútbol como rival. Siempre hay partido (eso comentamos con Pilar y Gloria de G-News en el acceso de prensa de La Riviera), pero el caso es que Second siempre apuntan el dardo en el calendario coincidiendo con partidos importantes. Esta vez había un FC Barcelona-Real Madrid, pero eso no fue impedimento para que Second consiguieran poner el cartel de “No Hay Entradas” en menos de un año en el mítico recinto madrileño. Un poco antes de las 20h ya estábamos dentro y nos situamos en 4ª fila bastante bien centrados. La espera hasta las 21h se hizo muy amena en compañía de Daniel, otro secondista que iba solo al concierto y de Aurora y Carlos, que venían de Sevilla para asistir a tan destacada ocasión de la gira de la banda. Con la inefable sesión musical de mi buen amigo Dj Pichurra, que nos deleitó con una selección selecta de buenas canciones (Radiohead, Psychedelic Furs, entre muchos), pudimos intercambiar impresiones sobre cómo conocimos cada uno a Second y de paso también hablar sobre otros discos del panorama indie que han salido en los últimos 12 meses como “El Poeta Halley” de Love Of Lesbian o “Copacabana” de Izal. Yo apunté que Second son muy aplicados y respetarían la puntualidad. Y así fue, a las 21h se apagaron las luces y salieron al escenario Fran Guirao a su batería, Jorge Guirao a la guitarra, Javi Vox también con su eléctrica y frente a sus sintetizadores, Nando Robles con el bajo a cuestas y en última instancia ese cantante de lujo para una banda de pop-rock que es Sean Frutos (aquí abajo un primer plano suyo, para que le vean bien).
Estamos en la gira de presentación de “Viaje Iniciático” y justificándome en mi estresada vida personal de los últimos tiempos, reconozco que me pasó como con “Montaña Rusa”: acudí al concierto de Madrid sin haber escuchado más que los singles que habían salido. En aquella ocasión me gustó la experiencia de oír por 1ª vez los temas en directo y para esta nueva cita, aunque no fue premeditado, tampoco me importó demasiado. No obstante, Daniel me iba chivando cada uno de los títulos de los nuevos temas a los pocos segundos de que sonaran los primeros acordes de cada uno. En la siguiente fotografía pueden ver a uno de los invitados especiales de la noche, cosa que les narraremos un poquito más adelante.
La 1ª canción que tocaron, “Esto es solo el principio”, no puede tener mejor título para abrir una actuación. De su fuerza pasamos a la también potencia de “Mi primera vez”, quizás el single principal de este “Viaje Iniciático”, pero yo creo que con el tiempo el verdadero single tótem será la melancólica “Nivel inexperto” la cual estuvo situada al inicio de un 2º bloque, tras unos instantes en que los Second abandonaron el escenario. El show empezó arrollador y “2502”, uno de los singles más directos y acertados de la historia del grupo, se encargó de implementar el nivel de histeria que se respiraba en La Riviera en esos primeros minutos. Nuestros videos no son para nada una maravilla, pero aquí les insertamos el que tomamos el sábado de “2502”.

Algunos conciertos de Second son más uniformes en sensaciones, y otros son más del tipo “montaña rusa”, no por el título del disco anterior del grupo, sino en el sentido de que se afrontan sectores de locura y tralla con alternancia de otros combos de canciones del perfil recogido del grupo. Éste que les estamos narrando del pasado sábado es del 2º tipo, de aquellos en los que los Second atraviesan por distintos sentires melódicos. De esa forma, no se tardó mucho en intentar frenar la locomotora para evitar descarrilamientos y hubo lugar para un sector más emotivo dibujado con “Muérdeme” y la soberbia “Más suerte”.
Es muy interesante ver cómo Second van confeccionando su set list de actuaciones teniendo ya un repertorio tan extenso y en el que cualquiera de sus canciones sonaría con solvencia. Hay sacrificios grandes y quizás el más notable de la velada que estamos narrando fue que “Demasiado soñadores”, canción que titula quizás al mejor disco (bajo mi humilde opinión) del grupo, no apareció en esta ocasión. “Palabras” del anterior “Fracciones De Un Segundo” hace 1000 años que no se la escucho (y si quieren busquen todas las actuaciones que en DMR les hemos narrado de los de Murcia, que ya van unas cuantas). Quizás sean las ausencias más notables, aunque también reparé en que “Invisible”, con sus marcados “why not?” de la letra, tampoco es de la partida y lleva un tiempo en el baúl acumulando polvo.
De hecho, de “Invisible” de 2006 solamente hubo lugar para una versión íntima de “Algo” que surgió en el bis a cargo de Sean acompañado solamente de Jorge Guirao dándole a la acústica; no sé si se creerán que en esos momentos, antes de que empezaran a sonar los acordes de “Algo”, le comenté a mi vecino de concierto Daniel algo de si rescatarían contenido de aquel disco. “Algo” arracó tras el ya habitual speech del carismático bajista Nando Robles, que se dirigió a la audiencia una vez más y que casi se olvida de invitarnos a visitar el merchandising del grupo tras el concierto. Ahí aprovechó Sean para confesar que las gafas de sol que llevaba Jorge eran motivadas por una conjuntivitis que le afectaba al reflejo de los focos. Quizás “Algo” fue la gran sorpresa de la noche. Y fue una muy agradable sorpresa. Encima de este párrafo verán una imagen del momento narrado.
El resto del set list no se aventuró en cabriolas raras. Second apostaron por asegurar un show contundente y lo plagaron de hits, a la par de no olvidarse de ni un solo tema de “Viaje Iniciático”. Es relevante mencionar que cada vez que sonaba uno de los temas del nuevo disco, sobre la pantalla de fondo aparecía presidiendo la interpretación la portada del disco. En otras ocasiones era el logo del grupo que preside “Montaña Rusa” en su portada y en otras ocasiones otras proyecciones que resultaron muy acertadas en el plano visual. Ciertas cosas no pueden faltar en un concierto de Second. “Autodestructivos”, aunque no fue single (todavía no me explico el porqué), es un tema que adoran con sana locura todos los seguidores de Second. Y además pone patas arriba el recinto en el que actúe el grupo. Por ello, no faltó y se situó en el bis para ir terminando en lo más alto. Respecto al tramo final, me aposté con Daniel que el concierto no terminaría con “Rincón exquisito” y me equivoqué. Me imaginaba un final con “Tu alrededor”, que fue otra de las damnificadas en la selección y que especialmente lamentó Luis, primo de un compañero de oficina al que conocí para este concierto y con el que tuve una buena tertulia tras la actuación sobre Second.
Bien por “N.A.D.A.”, una de las canciones con mayor aplomo y desarrollo interesantísimo de menos a más para terminar abajo, que no faltó a la cita y estuvo situada en los compases finales. Lógico. Antes hablaba de la locura que desata “Autodestructivos”, pero hay que reconocer que “Las serpientes” de “Montaña Rusa” llega prácticamente al mismo nivel de respuesta por parte de la gente. Ese frenesí que desata Sean con sus “no” repetidos en el estribillo son como granadas de mano que lanza a las masas y que les hacen botar como posesos. Momento destacado de la noche, sin duda. En el territorio de sorpresas también destaco en positivo que no se haya caído de la criba “La distancia no es velocidad por tiempo”. Quizás ésta sea la canción de sonido más agrio y de las más sesudas del grupo en toda su historia, que formó parte del lp anterior. Me gustó mucho, ya que a día de hoy junto a “Antiyo” y “2502” es de mis favoritas de “Montaña Rusa”; por cierto, “Antiyo” no cayó, pero eso era de esperar.
Y es que son muchos y muchos los temas que se echan de menos. Y no porque el grupo toque poco. No. Ni mucho menos. Cerca de 2 horas y media estuvieron Sean y cia. sobre La Riviera. Pero, claro, se echa de menos aparte de las ya citadas a “Horas de humo”, “Nuevos secretos”, “Todas las cosas”, “Palabras”, “En pequeñas cosas”, “Her diary” y tantas y tantas… Yo confío en que Second terminen convirtiéndose en unos Cure o Morrissey españoles, es decir, que sean capaces de tocarte cualquier canción de su repertorio y valientes de dejar de tocar alguno de sus hits para revisitar temas fabulosos recónditos de sus discos. “Rodamos”, que durante mucho tiempo fue final de las actuaciones de Second, puso final al bloque principal antes del primero de los 2 breves descansos. Se acogió con ganas y también supuso un punto álgido cuando todavía quedaban varios minutos para que la preciosa “Rincón exquisito” nos diera la despedida y nos dejara perdidos en la noche madrileña. Cómo verán, no hemos ido narrando el set list por riguroso orden, sino que hemos ido a salto de mata narrando los momentos de forma aleatoria según las sensaciones agolpadas van empujándose por saltar a las teclas y a la hoja en blanco de procesador de texto del ordenador. Por si tienen dudas, arriba de este párrafo les hemos dejado una fotografía que tomamos del set list que una de las secondistas de la 1ª fila consiguieron al terminar la actuación. Terminando de comentar el listado de canciones, diremos que sonaron también “Nueva sensación” o “Psicopático” (que aguanta el tipo con soltura como representante de su lp).
Second a día de hoy son una banda reconocida en todos sus miembros. No son como otros grupos en los que cuesta más saber quién es quién. Aquí todos sabemos el papel de cada uno. Fran Guirao demostró nuevamente su templanza y elegancia desde la batería y tuvo el gusto de verse acompañado por Alejandro Jordá de los Izal para uno de los temas nuevos; Alejandro Jordá no desplazó a Fran, sino que se situó a la par de pié (al estilo de como toca “El baile” en la presente gira de su grupo) y ayudó a que “Nos miran mal” sonara arrolladora. La foto de arriba de este párrafo está demasiado oscura, pero si se detienen en ella, quizás reconocerán a Alejandro junto a Fran en la batería. En el apartado de invitados de la noche también estuvo Miguel Rivera de Maga, que disfrutó de una muy cariñosa introducción por parte de Sean Frutos. Miguel interpretó al micrófono acompañando a Sean y dándole a su guitarra “Lo único”. Ya les hemos dejado 2 imágenes atrás en la crónica de Miguel de Maga junto a los Second.
Javi Vox, en la imagen superior, es claramente el miembro más desinhibido y crápula de los Second en escena. No pasa desapercibida la interacción y miradas que lanza a las secondistas de las primeras filas y siempre tiene algún momento de venirse arriba más que nadie, como cuando en esta ocasión cerca estuvo de lanzar su sintetizador al público; yo me lo creía, ya que alguna que otra vez lo ha tirado contra el escenario. De Javi se puede esperar de todo. Quizás sea el que tiene más actitud rockera de Second. Aunque quizás sea con el que menos he tenido ocasión de hablar en persona de la banda, simplemente por saber que es colchonero como yo, me cae bien. Jorge mantuvo el nivel instrumental de exigencia que ofrecen las composiciones de Second. Sus guitarras son importantísimas y eso se nota en la mezcla. Se marcó alguna pose clásica suya de rodillas al borde del escenario y aunque fue por una conjuntivitis, la verdad es que no le quedaba nada mal el rollito de llevar las gafas de sol puestas. Aquí abajo hay otro momento de “Nos miran mal”, por cierto, gran canción de “Viaje Iniciático”, en la que verán la silueta de Alejandro Jordá de Izal al fondo.
Y no podemos olvidarnos de Nando Robles. Ese bajista de tremendo carisma (el que cuente con su momento de dirigirse al público es por algo), sin el que muchos de los temas más moviditos de Second no tendrían ese punto saltarín que las notas de su bajo ofrecen. Por cierto, Nando fue el único que rompió la línea de indumentaria del grupo, ya que todos fueron de negro de arriba abajo. Nando optó por una camiseta gris oscura; tampoco es que se pusiera una camisa hawaiana al estilo de la que Santi Balmes llevaba en una época.
Se encendieron las luces y tras las habituales fotos del grupo con la audiencia de fondo y con Bowie de banda sonora (con dedicatoria de Sean al héroe) la gente se fue marchando poco a poco. Me pude despedir bien de Carlos y Aurora, los secondistas sevillanos (realmente de Cádiz, pero residentes en Sevilla), pero no de Daniel, lo cual me apenó, ya que tuve una tertulia musical con él que mereció muchísimo la pena; cuando quise darme cuenta, ya había desaparecido entre las masas. Con Luis tiramos para el centro dando un paseo, él en busca del “Ocho Y Medio” para asistir a la fiesta post-concierto, y yo buscando mi casa para descansar, que mi día había comenzado a las 6:50h para jugar un torneo de pádel en San Sebastián de los Reyes (del que, por cierto, quedamos subcampeones).
Second están a un nivel alto. Lo he dicho al comienzo y quiero terminar este artículo remarcando esa sensación. Son una banda grande que han dado el paso definitivo y que están ligeramente a la zaga de las bandas masivas del indie como Vestusta Morla, Izal, Love Of Lesbian o Lori Meyers. La Riviera es la prueba del algodón y conseguir agotar entradas 2 veces en menos de 12 meses es la rúbrica del éxito. Lo celebramos mucho. Desde aquella primera vez que entrevistamos a José Ángel (todavía no era conocido como Sean) Frutos en febrero de 2010 les hemos prestado nuestro sincero apoyo y lo seguiremos haciendo. Lo merecen. Son muy buenos. Agradecemos a Gloria González y Pilar González de G-News que hayan contado con “DMR” para poder narrarles este concierto.