lunes, 20 de febrero de 2017

Concierto Pet Shop Boys. Francfort (02-12-2016)

Aprovechando una visita a Heidelberg para ver al gran Fer, que dicho sea de paso fue un anfitrión excepcional, pude comprobar en esas tierras hostiles la inmerecida fama que tienen los alemanes de personas frías cuando la realidad es que es gente muy vital, alegre y sobre todo amable y educada. Me parecen mucho más fríos los franceses, demasiado metidos en ellos mismos aunque eso no ha impedido que mi atracción por la cultura francesa siga intacta.
Me moví a unos 90 kms para asistir al concierto que los Pet Shop Boys daban el 2 de diciembre en Francfort en su gira “Super Tour” que ha recorrido ya Norteamerica y parte de Europa sin llegar aun a España (pero llegará y supongo que desgraciadamente a base de festivales). Alguien me dijo que alguien había dicho que yo era un “talifan de los PSB” y la verdad que tenía razón: es el grupo que más veces he visto en directo, también hay que decir que las circunstancias lo han permitido por sus innumerables visitas a España; ahora que vivo rodeado de morisma, se hace más difícil verlos porque el hecho de ponerse a tocar “New York city boy” en estas tierras moriscas es motivo de cárcel, lapidación y castración química.
El concierto tendría lugar en la impronunciable “Jahrhunderthalle” que son tres palabras en una y que viene a significar “la sala de los cien años” o algo así, pero supongo que estoy equivocado y algún experto en alemán dirá que no tengo ni idea de lo que estoy diciendo; en conclusión, si te aburres mucho en tu vida ponte a estudiar alemán, tendrás diversión para los próximos 10 años. A las 5 de la tarde ya anochecía, con lo cual cuando llegue al recinto a eso de las seis y media, la noche era total. El recinto se encontraba muy a las afueras de la ciudad, a unos 15 kms, con lo cual había que coger un tren de cercanías. Una vez allí no era muy fácil orientarse. La suerte es que había tal cantidad de gente que iba al concierto que con solo seguirlos ya tenía solucionados mis eternos problemas de orientación. Viendo la inmensa doble fila que había para entrar en el pabellón donde se realizaría el concierto ya sabía con certeza que no cogería un sitio muy cerca del escenario y así fue. El lugar del concierto era una enorme cúpula blanca que parecía que iba a despegar en cualquier momento cual nave espacial, muy futurista y de un tamaño medio ideal para dar cabida a unas 5000 personas, que es justo lo que falta en ciudades como Madrid: pabellones de tamaño medio para grupos que no son Depeche Mode, pero tampoco Los Ganglios (con todo mi respeto para los Ganglios, grupo que adoro).
Viendo la cantidad de gente que había estaba claro que los PSB siguen manteniendo un enorme tirón en Alemania. Eso sí, casi todo el mundo pasaba la treintena aunque podías ver algún jovencito despistado. ¿Qué tipo de espectáculo nos traerían esta vez los Pet Shop Boys? Siempre se las arreglan para sorprender con sus shows, así que allí estábamos expectantes cuando de repente se apagan las luces y suenan los ritmos techno de “Inner Sanctum”, tema prácticamente instrumental de su último álbum. Dos círculos a derecha e izquierda del escenario se iluminan de mil colores y poco a poco van girando, un espectáculo de luces impresionantes para revelar tras estos círculos a los protagonistas de la noche: Neil Tennant y Chris Lowe. El primero con elegante traje y casco metálico que simula una peluca y gafas de sol, el segundo con un casco metálico cubriéndole toda la cabeza y que no sé cómo podría ver así, aunque supongo que es material especial que de alguna forma permite la visión. Ambos toman sus posiciones y esta introducción se funde con el que fue su primer éxito, el inmortal “West end girls”. Como era de esperar, tras este enorme hit el grupo recibiría una acalorada ovación de bienvenida, Neil Tennant en alemán nos dice “buenas noches somos los PSB, esta noche somos todos the pop kids” e inmediatamente suena este tema que fue el primer single de “Super” apoyado por una espectacular proyección con un dado gigante rotando, todo muy popart. El sonido house noventero de “The pop kids” se funde con “In the night” una de las excelentes caras b del grupo y en ese espacio en el que se van mezclando las dos canciones empieza a entrar una serie de músicos de apoyo ataviados con unos cascos futuristas que les cubren las caras. Se trata de Afrika Green (percusión), Christina Hizon (teclados y violín) y Simon Tellier (percusión y teclados). Con todos estos músicos en escena el baile no para e “In the night” se funde en “Burn” quizás el tema con más madera de hit de su último álbum (y sin embargo no ha sido single); en la primera parte de esta canción, Christina Hizon abandona los teclados para cantar a dúo con Tennant para luego volver a los teclados en la segunda parte del tema.
Tras todos estos temas encadenados el público ya estaba más que caliente, momento propicio para un tema como “Love is a bourgeois construct” de su anterior álbum “Electric”. Se trata de un auténtico temazo a la altura de los mejores del dúo que quedó muy lejos de su potencial en su versión de estudio por una producción poco acertada, pero que en directo demuestra toda su grandeza. Muy acertado los toques de violin haciendo el tema mucho más orgánico. Tras esta canción llega el controvertido “New York city boy”, una canción que a algunos fans gusta y a otros repele. A mí siempre me pareció un tema magnifico y en mi opinión su ultimo single con ambición de número uno. Una proyección de un bailarín gigante se instala y el grupo realiza una versión donde las percusiones tienen gran protagonismo. Igualmente lo tienen en el siguiente tema, la canción más reconocible del álbum “Bilingual”, se trata claro está de “Se à vida e” que tocan íntegramente y no mezclan con ningún otro tema como solían hacer últimamente; a mi lado tenía dos jovencitos que se sabían todos los éxitos del grupo: parecía que su único disco de PSB era la recopilación “PopArt” (2003), porque el resto de temas los desconocían. Delante mía dos armarios enormes que me impedían bastante la visión: en un gesto de amabilidad me dijeron sin que yo les preguntase (no se me hubiese ocurrido, soy demasiado tímido para eso) que me adelantase a ellos. Todo un detalle y es que en Alemania la gente es muy considerada con los que somos pequeños. En España me hubiesen dicho “haber crecido más”.
El show continuó con el rescate de “Love comes quickly” un tema poco habitual en los conciertos del dúo y eso que es de sus temas favoritos, en esta ocasión tocaron una versión algo más larga que la versión single, siguiendo la temática del amor la siguió “Love, etc” single principal del álbum “Yes” (2009), un disco que tuvo un éxito muy notable en Alemania. Cambio de vestuario para acometer el siguiente tema. Se trata de “The dictator decides” de su último álbum, una sátira donde un dictador está cansado de serlo, de las conspiraciones, de los discursos interminables, etc. Hace pensar en el fallecido recientemente Fidel Castro o Bashar Al-Asad por poner un par de ejemplos. Tennant sale vestido con un atuendo propio de dictador, abrigo largo, gorro enorme, firme y serio mientras una proyección nos muestra un torso masculino haciendo poses, demostrando su fuerza (el dictador) mientras unas hormigas van de un lado hacia otro como borregos (los siervos). Sin descanso entre canciones llega “Inside a dream”, uno de los temas de “Electric” que se dejaron fuera de los conciertos en la gira titular de ese álbum y que recuperan en este “Super Tour”. Todo un acierto, el tema es acompañado por una proyección de la cabeza de Tennant que poco a poco se va transformando hasta llegar a un aspecto de monstruo irreconocible. Tennant vuelve a cambiar de vestuario y esta vez tras el look dictador se presenta con una chaqueta plateada, los músicos y Lowe llevan cascos plateados futuristas.
Ahora llegamos a la parte tranquila del concierto con un par de baladas, la primera “Winner” de su álbum “Elysium” (2012), una canción que si bien no me parece mala pienso que es perfectamente sustituible por otras de ese álbum, sin ir más lejos la genial “Leaving”, pero claro ya formó parte de la gira pasada y los PSB no son de repetirse (excepto con los grandes éxitos). La sigue una versión sosegada de “Home and dry” de ese denostado álbum llamado “Release” (2002) que si bien tuvo su punto, yo hubiese preferido la versión original mucho más enérgica y detallista. Tras este impasse tranquilo el baile iba a volver y de qué manera. Con Tennant fuera del escenario, Lowe es el protagonista principal en “The enigma” un tema de su homenaje a Alan Turing “A man from the future”. Tras este momento protagonista de Lowe, Tennant vuelve para interpretar “Vocal” de su anterior álbum “Electric”, un tema dance infalible que cerraba los conciertos de su anterior gira y que podría volver a hacerlo sin problemas, de lo mejor del dúo en su faceta más dance y desenfadada. Seguidamente nos sorprenden con “The sodom and gomorrah show” una canción del álbum “Fundamental” (2005) que nadie se esperaba y que los más “talifanes” agradecimos pues no es un tema obvio para un concierto por más que en su día se pensase en publicarla como single siendo finalmente descartada por el propio título de la canción. Después de este tema cargado de “sexo, pecado, intervención divina, muerte y destrucción” no podría llegar otra canción que el clásico “It’s a sin”; casi treinta años después de su publicación sigue sonando pletórica, grandiosa. Un tema que jamás puede faltar en un concierto de PSB.
Estábamos llegando al final del concierto y estaba claro que ahora era el turno de los grandes éxitos que continuaron con “Left to my own devices” en una versión tremendamente diferente a la original, prácticamente desprovista de los arreglos orquestales de ésta y muy minimalista. No está mal como experimento, al menos no se te caen los cojones al suelo como cuando los Depeche Mode hicieron “Halo” en su última gira. Aun así, sigo prefiriendo la original, pero deben estar cansados de ella porque últimamente le dan un tratamiento bastante radical al tema o simplemente no lo tocan como en la gira anterior. Un par de frases introductorias pertenecientes a “Opportunities” dan paso a otro de sus grandes éxitos, su enorme versión del tema de los Village People “Go west”, donde los músicos fueron presentados uno a uno incluidos los propios PSB y dieron punto y aparte al concierto a la espera de los bises que no se hicieron esperar con una versión de “Domino dancing” muy beneficiada por la percusión y en la que Tennant se puso en modo karaoke para que el público se dejara la garganta. Curiosos eran los cascos que llevaban los músicos cubriéndoles la cabeza entera y simulando un cubo de rubik circular. El segundo bis no podía ser otro que su enorme éxito “Always on my mind” y nuevamente hubo bastante karaoke con el público entregado. Desgraciadamente esto se acababa y tras este éxito PSB hacen un reprise de “The pop kids” que les sirve para despedirse, salir del escenario y dejar que los músicos adicionales continúen con el tema creando un intenso final.
Fue sin duda un gran concierto donde los PSB se permitieron desgranar toda su discografía, cada álbum del dúo estuvo representado (excepto curiosamente “Behaviour”). Su nuevo show que están paseando por todo el mundo es una versión sin bailarines de los cuatro conciertos de presentación que dieron en el Royal Opera House de Londres, donde presentaron por primera vez el espectáculo. Parece que para esta nueva etapa en directo han preferido tirar de músicos adicionales (algo que se echaba de menos en sus anteriores giras) y dar así más empaque a su sonido; siempre he dicho que las percusiones le sientan de maravilla a los conciertos de PSB creando algo más de improvisación en unos shows programados al milímetro musicalmente. Si tienen la oportunidad de ver este nuevo espectáculo de PSB no se lo pierdan.

Texto y fotografías: Alfredo Morales.

2 comentarios:

julio gonzalez dijo...

Yo también creo que es el grupo extranjero que más veces he visto en directo. Sales de sus conciertos con una sonrisa en la cara.

En España de momento sólo los han confirmado en el Cruílla (que vaya cartel que están montando). Algo más caerá seguro.

Lo único que me da rabia, y que últimamente siempre hacen igual, es que empiezan las giras con unos conciertos de duración larga, con bastantes canciones, y según va avanzando la cosa disminuye hasta encontrarnos con conciertos de menos de hora y media (y sin ser en festivales).

Abacab dijo...

Julio gonzalez, yo los tengo pendiente y espero que regresen algún día por Madrid y fuera de festivales. Suerte que tiene Alfredo, que les ha visto un buen puñado de veces.

Gracias por escribir.